jueves, 24junio, 2021
20.8 C
Seville

Hombres feministas

Los hombres siguen empeñados en ser protagonistas de todas las historias, incluso las del feminismo

Juan Miguel Garrido
Fundador de Hombres por la Igualdad de la Diputación de Sevilla
- Publicidad -

análisis

Alemania se rebela contra la UEFA e ilumina su estadio de la Eurocopa con la bandera del orgullo gay

Los símbolos son fundamentales cuando se trata de luchar por los derechos civiles. Ayer, en una decisión sin precedentes que revela el proceso de...

Derechas españolas: entre la intolerancia a la democracia y el analfabetismo constitucional

Tras comprobar que los discursos de PP y Vox (máximos exponentes de las derechas españolas) se parecen ya como dos gotas de agua, cabe...

El Repaso del 23 de junio: Libertad para los presos políticos catalanes

Como cada día en El Repaso analizamos la actualidad. Hoy, evidentemente, la noticia más destacada y destacable es la puesta en libertad de los...

Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, acorralado, recurre al insulto como único argumento. Como era de esperar, la sesión de control al...
- Publicidad-

Disforia que proviene del griego y es el antónimo de euforia, es como una emoción desagradable o molesta, tristeza, ansiedad, irritabilidad o inquietud.

Disforia es lo que siento ante la evidencia de que para lo bueno y para lo malo, los hombres seguimos empeñados en ser protagonistas de todas las historias, incluso la del feminismo. Siempre más preocupados en hablar de nosotros, que de lo realmente importante.

En la vida no siempre las cosas son como las pensamos, y aunque nos parezca raro, por ejemplo, la primera vez que se utilizó el termino feminista no fue para referirse a una mujer sino a los hombres. Fue en 1871, un médico francés en alusión a aquellos hombres que padecían de tuberculosis. Enfermedad que producía como síntoma secundario una feminización del cuerpo masculino, cejas y cabello fino, pestañas largas y afiladas, piel blanca y un contorno del cuerpo suave. 

La primera vez que se utilizó el termino feminista no fue para referirse a una mujer sino a los hombres. Fue en 1871, un médico francés en alusión a aquellos hombres que padecían de tuberculosis

Luego posteriormente se llamó “feministas” a aquellos hombres que sintonizaban y apoyaban las causas y luchas por la igualdad de las mujeres. Uno de los primeros hombres feministas, fue el filósofo John Stuart Mill, que en 1866 se convirtió en el primer diputado en pedir el voto femenino en el Parlamento británico.

El movimiento de hombres por la igualdad de género nace desde la comodidad del opresor, por la necesidad de dar respuesta al malestar de una masculinidad disidente, que no se siente a gusto del todo con el modelo tradicional de hombre.

El reconocimiento de nuestros privilegios masculinos, la necesidad de migrar en lo personal desde el machismo a posiciones más igualitarias, la construcción de nuevos ámbitos de libertad alejados de roles y estereotipos, son sus principales objetivos.

Los hombres “feministas” no somos mejores, peores, ni diferentes que los otros hombres, y tenemos los mismos o más defectos que ellos. Es lógico hemos sido educados en una cultura que nos otorga todos los beneficios, y se necesita mucha honestidad y honradez para un cambio sincero, que pueda ser percibido como tal por las mujeres y la sociedad.

La historia se escribe siempre desde el punto de vista de los vencedores. Y en el sistema sexo-género que gobierna el mundo es evidente quienes son los vencedores y quienes las vencidas. Por tanto, la historia que conocemos en todos los ámbitos, aspectos y circunstancias, es nuestra historia, la de los hombres, no la historia verdadera.

Por eso seguir hablando, escribiendo, siendo protagonista es más de lo de siempre, ser coherentes es otra cosa, dejar que sean ellas las que hablen y escriban la historia, ocuparnos de limpiar la taza del inodoro todos los sábados, no preguntar más “qué comemos hoy”, renunciar al trabajo en beneficio de nuestras parejas, disfrutar de más permisos vinculados a la conciliación que ellas, cuidar a las personas dependientes, es más complejo y exige de unos sacrificios y renuncias particulares para las que aún no estamos todos dispuestos o preparados.

Pensar que no somos violentos, pero al enfadarnos dar un golpe en la mesa, ser igualitario y sentarte mal que en público tú pareja destaque sobre ti, creer que eres un buen padre, y no tener ni idea del nombre de los tutores y tutoras de tus hijos e hijas en el colegio o instituto, ser contrario a la violencia de género, pero seguir ejerciendo nuestra coacción y crueldad sobre ellas, son algunas de las hipocresías y contradicciones que también tenemos los hombres igualitarios.

Decir que somos corresponsables es lo insignificante, serlo de verdad, es lo importante. Ponerte el delantal cada día, programar la lavadora, tender la ropa en la azotea sin miedos a miradas ni comentarios, salir con el carro de la compra por las calles de tú barrio, compatibilizar tú trabajo familiar y el laboral, hacen más por la igualdad y contra la violencia de género, que todos los discursos, artículos, libros o talleres que podamos realizar.

En definitiva, que aun siendo bueno que existamos, y cuántos más mejor, es nuestra obligación ser más honestos, y dejar de presumir ante el espejo de lo feminista que somos, porque a ser honrados, la imagen que el cristal nos devuelve no es para sacar pecho ni tirar cohetes.

Y todo esto a raíz de la lectura del artículo de June Fernández, “El maltratador políticamente correcto”, y de la reacción entonando el “mea culpa”, que muchos estamos teniendo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Gracias por tu refleción, Juan Manuel.
    Me imagino que cunado hablas del «mea culpa» te refieres a las reflexiones que, como la tuya, están escritas en primera persona. Pero, por favor, preferiría que no utilizas ese término tan eclesiástico y con sabor tan judeo-cristiano.
    He compartido tu escrito en nuestro muro de Facebook, el de AHIGE, donde, como seguramente sabes, varios compañeros estamos reflexionando sobre nuestras violencias, a raíz del artículo de June.
    Si me permites, te diría que quizá todos y cada uno habláramos de cada uno de nosotros en primera persona del singular. Porque si lo personal es político, si hemos de hacer público el compromiso, éste ha de empezar en lo individual para poder ser luego colectivo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

John McAfee se suicida en una prisión catalana tras conocer su extradición a EEUU

El magnate del antivirus que lleva su nombre, John McAfee, se ha suicidado en la cárcel de Brians2 tras conocer la confirmación de...

La mascarilla dejará de ser obligatoria siempre que se pueda mantener 1,5 m de distancia

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha comparecido tras el Consejo Interterritorial de Salud y ha explicado las situaciones en las que a...

VIDENTES BUENAS 806: Tarot 806 de Agustina Sáez vidente buena 806 y tarotista fiable recomendada

Para que puedas descubrir quién es una de las videntes buenas 806 en España y con un tarot 806, deberás prestar mucha atención a...

¿Es posible hacer justicia?

Hay que reconocer que a la justicia se le presentan también situaciones monstruosas, nada fáciles de resolver. En Francia se está juzgando ahora a...
- Publicidad -

lo + leído

John McAfee se suicida en una prisión catalana tras conocer su extradición a EEUU

El magnate del antivirus que lleva su nombre, John McAfee, se ha suicidado en la cárcel de Brians2 tras conocer la confirmación de...

La mascarilla dejará de ser obligatoria siempre que se pueda mantener 1,5 m de distancia

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha comparecido tras el Consejo Interterritorial de Salud y ha explicado las situaciones en las que a...

VIDENTES BUENAS 806: Tarot 806 de Agustina Sáez vidente buena 806 y tarotista fiable recomendada

Para que puedas descubrir quién es una de las videntes buenas 806 en España y con un tarot 806, deberás prestar mucha atención a...

¿Es posible hacer justicia?

Hay que reconocer que a la justicia se le presentan también situaciones monstruosas, nada fáciles de resolver. En Francia se está juzgando ahora a...