La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, ha anunciado esta misma tarde el ansiado acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido.  Un acuerdo justo y equilibrado: «Por fin podemos dejar el Brexit atrás y la Unión Europea puede seguir avanzando», ha afirmado la presidenta de la Comisión.

El histórico pacto se implementará a partir el próximo 1 de enero lo que «evitará perturbaciones”, ha afirmado Von der Leyen, que también ha destacado que conseguirlo “ha sido un camino largo y sinuoso, pero era un acuerdo por el que había que luchar”.

Así de eufórico se ha mostrado el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson al anunciar el deseado acuerdo con la Unión Europea para su salida ordenada tras el Brexit. «El trato está hecho».

Cuatro años y medio después del referéndum que dio al traste con la Europa de 28 y casi once meses desde la salida oficial del país, los equipos negociadores han logrado sortear el último obstáculo en torno a la pesca, tras una larga noche de negociaciones en Bruselas para ajustar el reparto de cada especie en el Canal de la Mancha y los últimos detalles técnicos.

Tal y como ocurrió con el Acuerdo de Retirada, el consenso ha llegado a última hora, en plena Nochebuena, y a solo una semana de que expire el periodo de transición en el territorio británico, lo que impide una tramitación completa en la Eurocámara antes del 1 de enero.

Los desencuentros de los últimos días a uno y otro lado del Canal de la Mancha hacían presagiar un desenlace sin acuerdo, con una temible realidad que se ha puesto de manifiesto esta semana con el colapso en los puertos británicos ante el cierre de la frontera francesa por la nueva variante de la COVID-19. Pero, a pesar del pesimismo y las advertencias del Gobierno de Boris Johnson, la cesión parece haber llegado precisamente del lado británico, que habría reducido sus exigencias sobre las cuotas pesqueras. 

Aplicación provisional a falta de ratificación

El tratado comercial entrará en vigor el 1 de enero de 2021, pero de forma provisional, ya que requiere del visto bueno de los Veintisiete, la Cámara de los Comunes y el Parlamento Europeo.

Bruselas tiene previsto acelerar el escrutinio del texto y su traducción a todas las lenguas oficiales de la UE en los próximos días para evitar repetir el desastre de estos días con el bloqueo de miles de camiones en las carreteras inglesas.

Los embajadores de los Estados miembro serán convocados en cuestión de horas y lo mismo ocurrirá en los próximos días en Londres, donde los diputados británicos ya habían sido avisados de la posible interrupción del receso navideño en caso de acuerdo.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Haber que hace ahora el gobierno de esta mierda llamada España.

    Negociarán en lengua vehicular celaá.

    Llámese Sahara Occidental y Peñón de Gibraltar por ejemplo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre