miércoles, 27octubre, 2021
26.3 C
Seville

Hidalgo Bayal, el gran tapado de la literatura española

El reconocido escritor extremeño publica ‘Hervaciana’, un hermoso y memorable canto a la amistad germinada entre las paredes de un tenebroso internado en pleno franquismo

- Publicidad -

análisis

El Repaso del 27 de octubre: impuesto de plusvalía local, nueva ley de vivienda y actualidad

Como cada día en El Repaso te presentamos las principales noticias del día y hacemos un análisis de la mano de nuestros lectores y...

Escaseará el licor por Navidad, pero no en la mesa del rico capitalista

Las empresas automovilísticas paralizan la producción ante la falta de microchips, en muchos países empieza a escasear el gas y el carbón y el...

Podemos no entiende que se juega las habichuelas con Sánchez

Las palabras de Arturo Pérez Reverte sobre la capacidad asesina de Pedro Sánchez deberían ser tenidas en cuenta por Unidas Podemos, el Frente Amplio...

El Repaso del 26 de octubre: Consejo de Ministros, Vacunas de moderna en menores de 30 años y actualidad

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad con nuestros lectores y lectoras. A continuación puedes ver El Repaso de...
- Publicidad-

A sus 70 años, podría pensar perfectamente que los premios no son lo que parecen ni lo que más se ansían, pero sin duda ayudan a abrir la senda del reconocimiento. Tras una dilatada y halagada carrera literaria, tardía también, la proyección del cacereño Gonzalo Hidalgo Bayal (Higuera de Albalat, 1950) discurre como las aguas mansas de los arroyos: prácticamente en silencio, pero límpidas y claras, sin mácula externa. Probablemente piense también que no hay mejor galardón que recibir el cariño constante de una fiel tropa de lectores que se incrementa obra tras obra y aplaude su arte singular.

A día de hoy, se puede afirmar sin riesgo de error que el autor de títulos como Paradoja del interventor, Campo de amapolas blancas o Nemo tiene una de las carreras literarias más impecables, de altura y personales. Posiblemente sea también el gran tapado de la literatura española. Posee indudablemente su lugar de honor entre los grandes autores de la literatura española en la actualidad, pero apenas se hace notar. Está pero no está.

Ahora presenta otra obra de belleza singular, de impoluta factura, con un estilo plenamente identificable y una elegante emotividad para retratar un tiempo gris oscuro casi negro lleno de caspa, adversidad, privaciones y represiones variadas. Hervaciana (Tusquets) es un delicatessen apto también para cualquier paladar, sobre todo para aquellos fieles amantes de lo bien escrito y las historias que llegan directas al fondo de nuestra memoria.

Hervaciana es un delicatessen apto también para cualquier paladar, sobre todo para aquellos fieles amantes de lo bien escrito y las historias que llegan directas al fondo de nuestra memoria

Evocador, con un pleno uso del tempo narrativo y un estilo exquisito que da buena cuenta de su condición de licenciado en filología románica, el escritor cacereño reúne en estas trece “hervacianas” recuerdos concretos de compañeros de clase y profesores que se mantienen impolutos en la memoria del autor, internado en el Real Colegio de San Hervacio durante su infancia del franquismo de sotana y privaciones.

El poeta Adames, el apocado Pastor, el ladrón Buendía, los primos Romero y Pelayo, pobres de toda pobredad, el talentoso Viñas… Un manojo de nombres apenas magistralmente perfilados que sirven a Hidalgo Bayal para conformar un cuadro tenebroso de toda una época a través de las vivencias concretas de un grupo de muchachos recluidos en la oscura educación del franquismo de curas. El perfecto dominio de la lengua, de la recreación de un universo perfectamente reconocible en nuestro pasado más olvidable, hacen de esta Hervaciana una obra mayor en la trayectoria de nuestro tapado ejemplar.

Porque, en definitiva, de lo que trata el escritor extremeño es de hacernos partícipes de la forja de un carácter, el suyo propio, a través de lo vivido entre aquellas paredes junto a aquellos niños y aquellos religiosos que imponían un mundo cruel y ajeno a cualquier libertad, maniqueo, dogmático hasta la locura, pero entre cuyos corazones, el de los chavales, podían crecer valores supremos y admirables como el don de la amistad con mayúsculas, la solidaridad, la entrega, sin descontar algún que otro oprobioso caso digno también de mención.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Proclividad

Hay determinadas personas y colectivos que tienen, de manera habitual, tendencia a lo negativo. Si se produce cualquier avance, no ponen el acento en...

Un punto fijo de Granollers

Las aerolíneas low cost hicieron una propuesta hace poco: llamar al aeropuerto de Gerona Barcelona Salvador Dalí y al de Reus, Barcelona Gaudí, o...

Yolanda Díaz tras el acuerdo de los socios de Gobierno: “Siento esta discusión y doy las gracias al presidente del Gobierno»

La reacción de la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Empleo, Yolanda Díaz, tras conocer que será ella quien lidere la reforma laboral,...

Carmen Mola y el lector zombie

Mi primer premio literario fue el segundo lugar en el concurso de relatos 23 de junio dedicado a la temática LGTB hace ya unos...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Proclividad

Hay determinadas personas y colectivos que tienen, de manera habitual, tendencia a lo negativo. Si se produce cualquier avance, no ponen el acento en...

Un punto fijo de Granollers

Las aerolíneas low cost hicieron una propuesta hace poco: llamar al aeropuerto de Gerona Barcelona Salvador Dalí y al de Reus, Barcelona Gaudí, o...

Yolanda Díaz tras el acuerdo de los socios de Gobierno: “Siento esta discusión y doy las gracias al presidente del Gobierno»

La reacción de la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Empleo, Yolanda Díaz, tras conocer que será ella quien lidere la reforma laboral,...

Carmen Mola y el lector zombie

Mi primer premio literario fue el segundo lugar en el concurso de relatos 23 de junio dedicado a la temática LGTB hace ya unos...