lunes, 25octubre, 2021
14.7 C
Seville

Héroes y villanos

- Publicidad -

análisis

Sánchez comienza a gobernar utilizando métodos franquistas

Pedro Sánchez se encuentra en una situación límite en la que podría encontrarse en los próximos días sin socios en el gobierno y en...

Los gobiernos condenan al planeta a un desastre climático total

Los gobiernos proyectan un aumento colectivo de la producción mundial de petróleo y gas a lo largo de las próximas dos décadas, a pesar de haber...

Ocurrió en Madrid: el harakiri del PSOE

Susto o Muerte. El pasado 4 de mayo el Partido Socialista de Madrid sufrió un susto: De ser primera fuerza política en 2019, perdió...

Las víctimas invisibles del terrorismo: la gran injusticia de España

Este artículo lo voy a escribir en primera persona porque yo he vivido y sufrido las consecuencias invisibles del terrorismo en España. No sólo...
- Publicidad-

Ante un incendio la gente se comporta según su naturaleza, su temperamento, su manera de ser. De tal modo que unos se organizan para formar una cadena que acarrea cubos de agua, otros ayudan a la policia a alejar a los curiosos que acuden atraídos como polillas a la luz del fuego y todo su afán es encontrar un buen sitio en primera fila para disfrutar del fascinante espectáculo. Algunos, muy pocos, a los que empuja su espíritu benefactor, humanitario, altruista y solidario entran corriendo en el edificio en llamas y salen unos minutos después con una persona en brazos y vuelven corriendo hacia las llamas para intentar salvar otra vida arriesgando la suya. Estos héroes se entregan hasta el punto que en uno de sus rescates ya no pueden salir, el fuego les tiende una emboscada y mueren y lo hacen luchando hasta el último aliento y no les pesa lo que han hecho, solo sienten no haber podido salvar a más personas. Luego están otros que observan desde lejos el fuego y piensan en la gran oportunidad que se les presenta y quedan ese mismo día, esa misma tarde, para juntar cuatro perras y ofrecérselas al dueño del edificio quemado y quedarse con él para especular, comprar barato y vender caro, y después repartirse el botín obtenido. En todo grupo humano se dan estos comportamientos porque siempre hubo, hay y habrá héroes y villanos, generosos y egoístas, solidarios y carroñeros.

En la actual situación, en esta descomunal catástrofe, en este inabarcable incendio nunca antes visto y padecido, este cataclismo de dimensiones planetarias al que asistimos a diario, cada uno de nosotros también se comporta según su carácter, según su calidad humana. Y se dan varios tipos de personas que se podrían asociar a animales, así hay leones como los sanitarios, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, el ejército, protección civil, los empleados de tiendas de alimentación y supermercados, los transportistas, los que limpian hospitales, supermercados, casas, comisarías, parques de bomberos etc. los voluntarios organizados que se ofrecen para llevar la compra o asistir en lo que sea menester a los ancianos o personas de movilidad reducida, los que donan sangre, plasma, plaquetas, los profesionales que se ofrecen a trabajar sin descanso y gratis para montar kilómetros de conductos en Ifema, por ejemplo; los se quedan en casa cumpliendo solidariamente la orden de las autoridades que coordinan la lucha contra este terrible enemigo invisible que se cobra a diario una enorme cantidad de vidas y nos amenaza a todos. Todas estas personas son lo mejor de nosotros, los que nos salvan como sociedad.

Luego existen otros animales inferiores como ratas, hienas, buitres y demás carroñeros que en vez de sumar esfuerzos, en vez de arrimar el hombro y empujar para salir del atolladero, empujan pero para que el desastre sea aun mayor, porque cuanto mayor sea la ruina y el caos mejores tajadas sacarán. Son esas personas miserables que aprovechan la situación para sacar sus inmundos beneficios, como esos asquerosos fondos de inversión, ratas codiciosas, buitres oportunistas, hienas repugnantes y rastreras que están haciendo el agosto comprando hoteles, restaurantes, líneas aéreas y todo tipo de negocios que esta pandemia ha llevado a la ruina. Ofrecerán a los arruinados empresarios una, como mucho, décima parte de lo que vale su negocio diciéndole que es una generosa oferta, porque mañana valdrá todavía menos. Aquí se ve que esta sociedad está muy lejos de ser la sociedad que debería, una sociedad donde esta gente no tuviera cabida, donde no pudieran ejercer en modo alguno sus malévolos planes.

Urge más que nunca separar el grano de la paja, aventar convenientemente esta sociedad para separar a los que suman y multiplican, que son por fortuna la gran mayoría, de los que restan y dividen, los que sin pudor alguno añaden más dolor al dolor, más desastre al desastre. Este tipo de personas también existen en política, al fin y al cabo los políticos son parte de nuestra sociedad, no llegaron hasta aquí en ningún vehículo extraterrestre. Y estos políticos muestran su mal pelaje no dudando en lanzar bulos, mentiras, falsedades y cualquier maldad que se les venga a la cabeza, cualquier cosa, todo vale con tal de destruir al que ellos consideran enemigo en vez de adversario político con el que intentar acuerdos, aportar ideas y posibles soluciones a debatir, ser constructivos, porque ahora lo que se necesita es eso, la ayuda de todos por encima de colores e ideologías. Esperemos que la gente no olvide que hay un grupo político que en vez de ayudar, en vez de ofrecerse como parte de la solución, después ya habrá tiempo para dirimir responsabilidades, se constituyen como parte del problema y seguramente lamentan que el problema no sea aún más gordo para forzar lo que sería otro desastre como un delirante golpe de estado, quizás otro esperpento, otra ópera bufa como la de Tejero, algo que no descartan y se han esforzado en alentar con bulos y más bulos, mentiras y falsedades, cuantas más y más demenciales mejor. Más vale que sobre que no que falte. Todo vale con tal de destrozar, de aniquilar, de quemar en la hoguera de los herejes a un gobierno que ha tenido, tiene y tendrá sus fallos, que sin duda los ha tenido, pero al que ahora hay que ayudar y apoyar porque solo sumando y no restando y dividiendo saldremos de este pozo en el que estamos metidos.

“La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde” dice Cervantes y viene bien esta frase a propósito de las palabras falsas, despiadadas, malvadas, llenas de mala sangre y odio “el infierno está vacío y todos los diablos están aquí, dice Shakespeare, que dijo, y sirva esto de ejemplo a lo anteriormente dicho, una mastuerza llamada Macarena Olona del partido Vox: “Este gobierno socialcomunista quiso introducir en España la eutanasia y por desgracia lo ha hecho de la manera más feroz, les acuso de haberse puesto de perfil y abandonar a los mayores”.

Unas palabras llenas de veneno y que solo buscan sembrar la separación, el odio y la violencia entre los españoles que bastante tenemos con lo que tenemos para además sufrir los bulos, las mentiras y los odios de gente enferma de rencor, cautivos de un malsano resentimiento, que haría cualquier cosa, propagaría cualquier bulo y acusaría de lo que fuera con tal de acabar para siempre con sus adversarios políticos. Esta gente no son políticos porque el político debe ser negociador por definición y debe aceptar y atenerse a las reglas que rigen la democracia. Y la democracia está para dar voz y voto y espacio a todas las ideas y sensibilidades que respeten las reglas del juego democrático, y por supuesto a la gente que no piensan como ellos y que tienen todo el derecho a no hacerlo y eso, por otra parte, les honra. No se es demócrata si a la que gente que no piensa como uno se la tacha de enemigos, antiespañoles, separatistas, terroristas, asesinos y cualquier apelativo y falsedad que se les venga a la cabeza porque para ellos no hay límite alguno a nada, todo vale y cualquier cosa, cualquier mentira, cualquier insulto, cualquier acusación incluso a sabiendas que no es cierta, sobre todo a sabiendas que no es cierta, vale, porque confian en que su engaño, su perfidia llegará a la gente volando y pasará un tiempo hasta que la verdad, que camina arrastrándose como dice Cervantes, acuda a reparar, a restaurar y enmendar la falsedad, el entuerto.

No hace falta decir que sobra todo ese odio, siempre ha sobrado y estorbado pero mucho más ahora que tenemos que unirnos todos, al margen de nuestras ideas políticas, para salir de esta gravísima situación en que nos ha puesto un virus contra el que, de momento, nada puede hacerse. Estamos muy bien surtidos y preparados de cartuchos, proyectiles, balas, obuses, cohetes, misiles, torpedos…etc pero muy poco preparados para este enemigo esférico de unos pocos nanómetros de diámetro. Demasiado tarde nos hemos dado cuenta de nuestra indefensión ante esta amenaza. Un año o dos se calcula que tardará la llegada de la salvadora vacuna. Mucho tiempo para un bicho que se cobra al día miles de vidas.

El gobierno puede que se haya equivocado y se equivocó de hecho no tomando medidas al menos dos semanas antes de cuando las tomó, pero entonces nadie podía imaginarse lo que estaba por llegar. Ahora es fácil hablar y todos somos toreros a toro pasado. Se puede criticar, censurar y reprochar lo que se estime conveniente, faltaría más, estamos en democracia, pero no se puede usar esa libertad para atacar de forma desleal, utilizando todos los bulos y las mentiras que se nos ocurran con la innoble, indigna y maligna intención, como ya se ha dicho, de acabar con el adversario político. Hay que recordar que el fin de semana del ocho de marzo en que se celebró el día de la mujer, y que ahora sabemos que nunca debería haberse permitido la celebración de concentración y manifestación alguna, el partido Vox que tanto vocifera se congregó no uno ni dos sino los tres días de ese fin de semana en la plaza de toros de Vistalegre y arremetió contra el “akelarre” de las movilizaciones “ilegítimas y criminales” de mujeres “locas de odio” y su movimiento, que recordemos busca la igualdad tal y como reza La Constitución, fue tachado como una “locura totalitaria”.

Con estas barbaridades y otras muchas más, se presenta Vox como el partido “salvador” de España, cuando es un partido que se aprovecha de una democracia a la que desprecia y que en caso de llegar al poder no dudaría un minuto en deshacerse de ella, como el que tira un pañuelo usado a la papelera, para poder gobernar sin ataduras, controles, impedimentos y obstáculo alguno. Pero qué puede esperarse de un partido que promueve la mano dura contra los políticos derrochadores y promete acabar con todas las subvenciones a políticos cuando su máximo dirigente e ideólogo ha estado viviendo muchos años entre las cuatro paredes de un despachejo llevando una fundación subvencionada por el gobierno del PP de la Comunidad de Madrid de la gran Esperanza Aguirre y después de eso gozó de un cargo también otorgado por el mismo dedo de la simpar Esperanza por el que cobraba más que el presidente del gobierno. Y ése entre siniestro y ridículo personaje subvencionado que ha trabajado más bien poco y que da muestras sobradas de su pelaje mordiendo la mano del PP que le dio, y muy bien por cierto, de comer llamándolo “derechita cobarde” tiene el atrevimiento de erigirse como defensor de los “españoles de bien”. Ojála que sus votantes, que en su inmensa mayoría son gente de bien, se replanteen su apoyo a semejante propagador de odio y enfrentamiento. Y del que no hace falta decir que solo busca el poder para instalarse y servirse de él. Justo lo que denuncia con muy malos modos de los otros partidos. A ver si éste nos va a descubrir ahora la pólvora.

Ahora no debería haber otra cosa que unidad, solidaridad y determinación para salir de ésta. Todos a una y sobra todo lo demás. Esta puede ser una gran oportunidad para lograr una sociedad más justa, más humana, con una bien asentada consciencia de especie por encima de cualquier otra diferencia que pueda separarnos, una sociedad más preparada para afrontar catástrofes como ésta y otras que sin duda vendrán. “Nos prometieron que los sueños podrían volverse realidad, pero se les olvidó mencionar que las pesadillas también son sueños” dejo dicho Oscar Wilde. También, cuando todo esto pase, hay que homenajear a las miles de víctimas que se ha llevado por delante este invisible asesino en serie y a las que no se las ha podido despedir como es debido. Hay que “dar palabra al dolor: el dolor que no habla gime en el corazón hasta que lo rompe” dice Shakespeare. “Que la vida iba en serio, uno empieza a comprender más tarde”, hermoso y devastador verso de Jaime Gil de Biedma. Y ojalá se hagan realidad estas palabras de Cervantes, que tampoco era manco, “En las desventuras comunes se reconcilian los ánimos y se estrechan las amistades”. Así sea, a pesar de tantos empeñados en lo contrario.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Sánchez comienza a gobernar utilizando métodos franquistas

Pedro Sánchez se encuentra en una situación límite en la que podría encontrarse en los próximos días sin socios en el gobierno y en...

Jorge Verstrynge: «La izquierda en Europa ha abandonado a la clase obrera, que se ha ido, lógicamente, a la extrema derecha»

Agudo y conspicuo analista político, Jorge Vestrynge es, a sus 73 años, uno de los pocos políticos españoles que pasó de la política activa...

Los gobiernos condenan al planeta a un desastre climático total

Los gobiernos proyectan un aumento colectivo de la producción mundial de petróleo y gas a lo largo de las próximas dos décadas, a pesar de haber...

Ocurrió en Madrid: el harakiri del PSOE

Susto o Muerte. El pasado 4 de mayo el Partido Socialista de Madrid sufrió un susto: De ser primera fuerza política en 2019, perdió...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Sánchez comienza a gobernar utilizando métodos franquistas

Pedro Sánchez se encuentra en una situación límite en la que podría encontrarse en los próximos días sin socios en el gobierno y en...

Jorge Verstrynge: «La izquierda en Europa ha abandonado a la clase obrera, que se ha ido, lógicamente, a la extrema derecha»

Agudo y conspicuo analista político, Jorge Vestrynge es, a sus 73 años, uno de los pocos políticos españoles que pasó de la política activa...

Los gobiernos condenan al planeta a un desastre climático total

Los gobiernos proyectan un aumento colectivo de la producción mundial de petróleo y gas a lo largo de las próximas dos décadas, a pesar de haber...

Ocurrió en Madrid: el harakiri del PSOE

Susto o Muerte. El pasado 4 de mayo el Partido Socialista de Madrid sufrió un susto: De ser primera fuerza política en 2019, perdió...