Herbert Morote (1935, Pimentel, Perú). Cursó sus estudios en el colegio La Salle de Lima y después en el Colegio Militar Leoncio Prado. Doctor de Ciencias Económicas y Comerciales de la Universidad de San Marcos, obtuvo el Postgrado en Administración de Negocios en la Universidad de Indiana, Estados Unidos. Sobre nuestro escritor tardío, así es como se considera el propio autor, Juan Mejía Baca, ex-director de la Biblioteca Nacional de Perú, escribió «Más vale llegar a ser escritor tardío que no llegar a serlo, quedándonos el consuelo de saber apreciar lo bueno, como considero tu primer trabajo». Fue catedrático fundador de la Universidad de Lima.

Como sucedió con muchos jóvenes ejecutivos, el desgraciado gobierno del general Velasco animó a Morote a buscar nuevos horizontes. En 1990 se instaló en Madrid, desarrollando sus primeros proyectos literarios en la Escuela de Letras, institución ya desaparecida, y coincidiendo con autores como José María Guelbenzu, Juan José Millas, Constantino Bértolo, Juan Luis Conde y Alejandro Gándara. Fue director de la Revista Literaria 90 LAGARTOS, de la Escuela de Letras de Madrid-. En el apartado teatral trabajó y colaboró con José Sanchís Sinisterra, Juan Mayorga y Yolanda Pallín. Actualmente sigue residiendo en Madrid.

 

Sin duda alguna, tu vida ha sido un ejemplo de esfuerzo y superación. ¿Cómo un hombre de negocio decide dejar atrás su vida anterior y decide dedicarse a la literatura?

– No fue una decisión difícil ni rápida. Lo había decidido muy joven cuando por consejo de mi padre preferí terminar Economía en vez de Filología. Mi padre me hizo ver que primero tenía que ganarme un sustento económico y luego dedicarme a lo que quisiera, por ejemplo: escribir.

 

A finales de los años sesenta se produce el alzamiento del General Juan Francisco Velasco Alvarado, ¿Cómo viviste el Golpe de Estado?

Fue terrible, pero no extraño. Perú ha vivido casi todo el tiempo bajo dictaduras. La última con Fujimori hasta el año 2000. Es una pena que en nuestro país no hay cultura política, por eso seguimos gobernados por corruptos e ineptos que no hacen sino seguir protegiendo un neoliberalismo que prefiere una economía extractivista explotando nuestros recursos naturales, sin mejorar la calidad de vida del pueblo, en su mayor parte indígena. El gobierno del general Velasco hizo que dejara el país en 1971.

 

¿Cómo ha incidido esa experiencia en tu obra?

– Ver mi país de lejos, visitarlo y constatar que no mejora, que el indígena sigue explotado, que los modelos de la sociedad son los de EEUU, que los medios hayan logrado que se hable de fútbol y de comida cuando ni ganamos en fútbol y la gran mayoría no tiene qué comer, da rabia, tristeza.

 

¿Reprochas algo al Régimen Dictatorial de esa época? ¿Te arrepientes de las decisiones que tomaste?

– No solo reprocho la larga lista de dictadores que hemos tenido, también me irrita los presidentes que hemos elegido en la democracia. Todos los presidentes vivos, están presos, fugados o con causas judiciales abiertas. Lo peor es que no veo solución, los intelectuales peruanos miran a otro lado. Las medicinas son una de las más caras del mundo, no hay seguridad pública, estamos entre los peores países en cuanto a educación, según el informe Pisa. Y el peruano aguanta y aguanta. Es un pueblo muy bueno.

 

Cultivas en novela el género negro y el histórico. ¿Crees que a la hora de accionar el disparador de tu máquina fotográfica, el fotógrafo debe estar ligado de alguna manera emocionalmente con la persona que vas a autorretratar?

– Es imposible no autoretratarse cuando uno escribe sobre su patria, ya sea novela o ensayo. Uno puede disimularlo, pero siempre se termina desnudándose, tomando partido. Mi causa es la denuncia, intento desenmascarar a los responsables, a esos que pasan de rositas por la vida, evitando entrar en temas difíciles. Esos intelectuales que no quieren ofender al poder económico, porque de ellos viven y a ellos sirven.

 

Tu proceso creativo parte de la novela y del ensayo. Pero, ¿qué impulso te lleva a acabar escribiendo obras de teatro?

– Siempre quise escribir teatro, de hecho mi primer libro fue una obra de teatro que nunca pudo ser representada porque como teatro era realmente mala. Sin embargo, se publicó con éxito gracias al director de la Biblioteca Nacional del Perú que vio en ella un texto de ensayo. Luego en España me di cuenta que el teatro tiene claves, secretos, técnicas, así que tomé cursos con grandes dramaturgos españoles: Juan Mayorga, Sanchís Sinesterra y Yolanda Pallín. A ellos les debo todo.

 

Has escritos ensayos, novelas, relatos, cuentos, cartas. Sin embargo, tu extensa carrera literaria se ha desarrollado también en el teatro. ¿Qué te aporta el teatro que no te conceden el resto de disciplinas literarias?

– La voz que persigo sale más clara y efectiva. Los temas son más variados y me dan descanso emocional.

 

Los Ayacuchos es una obra de teatro donde se representa de una forma medida y contenida la manipulación que sufrieron los indígenas peruanos, tanto por las fuerzas del Virrey, como por la de los llamados patriotas. ¿Crees que la Historia le debe algo a los pueblos autóctonos de las diferentes regiones?

– ¡Buena pregunta!, pero requeriría tiempo responderla. Según qué país la reacción a la Conquista es diferente. En México ha quedado cierto rencor y malestar. En Perú tenemos enterrado a Pizarro en la Catedral de Lima, en la primera capilla, entrando por la izquierda. Nosotros somos descendientes de esos españoles, no de los españoles que se quedaron en casita. Los indígenas quechua-hablantes siguen discriminados en Perú por los criollos y eso me irrita, me desconsuela y hasta me violenta.

 

¿Quiénes deberían ser los responsables, si los hubiese, de reponer la dignidad y la memoria de esos pueblos?

– Hay que confiar en el pueblo. Lo que hay que hacer es dar a esos indígenas las mismas oportunidades de desarrollo que a los criollos. Hay que darles la misma educación, la misma salud publica y la misma seguridad. Parece que nadie se da cuenta que la discriminación se inicia con el presupuesto del país. Las compañías mineras y las empresas que exportan productos agrícolas son las que más ganan en Perú y las que peor pagan. Los pueblos que producen la riqueza del país son los más pobres e incultos. Y no tengo que ser comunista, que no soy, para decir esto.

 

¿Sobre qué pilares fundamentales se sustentan los personajes de tus obras teatrales?

– Son variados los temas que trato, quizá el punto en común es que son buenas personas que enfrenta situaciones difíciles que a todos nos pueden pasar.

 

¿Pueden tus personajes, llegado el caso, ser la representación tu alter ego?

– Sin duda, es imposible despegarse de sus personajes, uno los siente y sufre con ellos, aún con los malos.

 

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto?

– Estoy metido en un proyecto muy largo. Deseo contar la independencia del Perú desde distintos puntos de vista. Uno de ellos el de los españoles que lucharon en Ayacucho (1824) y que se sintieron abandonados por el gobierno español de Fernando VII. Otro, los patriotas criollos. Otro, los indígenas que eran reclutados a la fuerza y luchaban por ambos bandos. Creo que la historia de la independencia de América está mal contada, tiene mucho de heroísmo y poco de análisis.

Escritor, novelista, ensayista y dramaturgo, Herbert Morote es un autor de raza, de los que empuñan una pluma para salvarse a sí mismo, para no desfallecer, para mostrarnos todos aquellas deidades que le atormentan y que, en un acto de catarsis, plasma en sus obras buscando lectores que le leen o que le oigan. Herbert Morote es un escritor honesto cuya máxima personal es no traicionar sus principios y sus valores, pase lo que pase, pese a quien le pese, escriba lo que escriba.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAdmitida a trámite la querella contra Quim Torra que interpuso la fiscalía por no retirar los lazos amarillos
Artículo siguienteReig Pla: de la Bolsa al diván
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre