Javier Cañadas Martín es técnico en programación informática, orientado al ámbito del diseño y la comunicación. Durante décadas ha estado vinculado al movimiento asociativo, sindical y vecinal.

Forma parte de Podemos desde 2015, cuando colaboró en la coordinación de los vocales vecinos de las juntas de distrito de Madrid, así como en tareas organizativas en la Comunidad.

Actualmente es diputado en la asamblea de Madrid, portavoz de medio ambiente y responsable de comunicación de Podemos en Madrid.

La reducción de la movilidad ha provocado un importante descenso de la contaminación a nivel mundial, ¿ha supuesto un respiro para el planeta o sólo es un pequeño paréntesis?

La realidad es incontestable y arrolladora. La reducción del tráfico por el confinamiento ha mejorado la calidad del aire en nuestro país a un nivel que no veíamos desde hacía años. Los datos nos dicen que los niveles dióxido de nitrógeno, uno de los contaminantes causados por el tráfico, que afecta principalmente al sistema respiratorio y mata prematuramente a 7.000 personas al año se han reducido en un 58% de media en toda España.

Para que esto no se quede en un paréntesis como dices debemos repensar y cambiar la forma en que funcionan las ciudades a día de hoy. Que estemos viviendo esta ligera mejora demuestra que aún estamos a tiempo de cambiar las cosas, de reconstruir nuestro país, regiones y ciudades con proyectos que mejoren nuestra vida. Está demostrado que el modelo anterior ha fracasado social y medioambientalmente hablando y hay que ir hacia unas ciudades sostenibles y accesibles. La Comunidad de Madrid necesita una estrategia medioambiental sostenible para la región. Ya llegamos tarde

En conversaciones informales ha habido personas que me han comentado que el hecho de que en abril haya sido más lluvioso es una consecuencia de la reducción de la contaminación… ¿puede haber una relación real o es sólo una casualidad?

Se ha oído algo esa hipótesis. Pero la realidad es que no hay ninguna prueba científica que demuestre el vínculo. Es más, son numerosos los meteorólogos que lo desmienten. Una cosa esta clara y debemos celebrar y es que la menor existencia de contaminantes en el aire ha favorecido que se den menos lluvias acidas.

La reducción de vías para el tráfico y la peatonalización parece que van a ser una realidad una vez que la pandemia esté controlada, ¿ese es el camino a seguir de cara a la «nueva normalidad»?

El vínculo entre el tráfico terrible en nuestras ciudades y la alta contaminación es algo claro.  Por no hablar del estrés y del tiempo que perdemos en los atascos yendo al trabajo. En España el 41% pierde más de 60 minutos diarios. En Madrid, que es una de las regiones donde más se ha notado el cambio, es fundamental implementar zonas de bajas emisiones, en la línea de Madrid central pero aún más ambiciosas, potenciar el uso de la bicicleta y las zonas peatonales pero sobre todo blindar, ampliar y mejorar el transporte público, diseñar una red de transporte que conecte nuestra periferia, que es siempre la gran olvidada.

Nuestros gobernantes han diseñado ciudades priorizando dos cosas: los intereses de las empresas inmobiliarias y que todo gire en torno al vehículo privado.  Esta pandemia nos ha dado a todos un golpe en la cara. ¿Qué clase de barrios han construido donde no hay comercios y hay que desplazarse en coche a centros comerciales a comprar lo más básico? Al ver las carreteras vacías hemos sido conscientes de que lo atraviesan todo y no dejan apenas espacio para vivir nuestro barrio. La peatonalización es, al fin y al cabo, recuperar la ciudad para las personas.

Con un gobierno del PP en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid, contrario a cualquier medida en favor de la lucha contra el cambio climático, ¿esto será posible o sólo son buenas intenciones provocadas por la situación de crisis sanitaria?

Hay algo peor que el negacionismo climático de la ultraderecha de Vox. El inmovilismo o pasotismo climático de la derecha del PP.La presidenta de la Comunidad de Madrid está acostumbrada a sorprendernos con declaraciones como en la que decía que los atascos son patrimonio de Madrid o que no moría nadie por la contaminación. Sin embargo, suscribió la declaración de emergencia climática que yo mismo presenté en la Asamblea de Madrid. Al final la estrategia es clara, no quiere quedarse fuera del sentido común sobre el cambio climático, pero lo minimiza para que los cambios se retrasen todo lo posible.

El PP en las elecciones al Ayuntamiento hizo una campaña muy dura contra el proyecto de Madrid Central de Manuela Carmena. Al día siguiente de ganar la alcaldía no solo no lo ha desmantelado, sino que va a tener que ampliarlo, acorde a las directivas europeas sobre las zonas de baja emisión en las ciudades. Y porque había tal consenso, incluso entre los comerciantes que tenían sus dudas y que al final vieron que tenían calles con más vida y que crecían sus ventas, Al final es la sociedad en su conjunto la que les obliga a cumplir.

El PP no tiene proyecto en materia medioambiental para la Comunidad de Madrid

La anunciada reforma de la ley del suelo por parte de Isabel Díaz Ayuso, ¿es la claudicación definitiva de lo público respecto a los grandes fondos de inversión?

El gobierno de la señora Ayuso no brilla por su transparencia normalmente. Pero durante este estado de confinamiento la falta de información ha sido escandalosa. En la oposición no recibimos información y conocemos por los medios de comunicación que pretenden reformar la ley del suelo. Es decir, la manera en que se construye en Madrid. Además, lo plantean sin debate previo y sin que podamos presentar propuestas. Con alevosía y confinamiento.

Conocemos, eso sí, que se han reunido con las promotoras inmobiliarias. Lo que pretenden es que haya menos control para las construcciones y que no sean necesarias las licencias urbanísticas. Una ley de la jungla con graves problemas de responsabilidad si ocurre algo. Es el sueño de Jesús Gil. Sabemos que hay problemas de tiempos para algunas obras menores, pero eso se soluciona dotando de más recursos y personal a la administración. El PP dice que hace falta construir más pisos. Pero no es cierto. No hacen falta más vivienda privada. Hace falta crear empleo que se dedique a rehabilitar las viviendas que ya existen. Hay muchísima necesidad de hacer que en Madrid tengamos viviendas con mejor eficiencia energética. ¿Te imaginas un rebrote y que estemos confinados en agosto en Madrid? Esta crisis tiene que hacernos replantearnos todo esto.

Una de las medidas más polémicas del gobierno del PP fue el envío de comida basura a los menores sin recursos, ¿no hubiera sido más adecuado aprovechar los excesos de producción de los agricultores y ganaderos y que los niños comieran de un modo más sano, además de ayudar al sector primario?

Lo que ha hecho la Comunidad de Madrid ha sido una autentica barbaridad.
Rompieron de manera unilateral los contratos que tenían con los comedores escolares que daban menús nutricionalmente aptos a menores en situación de vulnerabilidad. Nosotros siempre hemos defendido que no había que suspenderlos y que en cualquier caso se retomaran. Incluso que se buscaran alternativas como el cheque comedor para que las familias pudieran comprar alimentos como hacen en otras comunidades. Pero no, somos la única comunidad que ha hecho el ridículo, gastando dinero público en contratos con empresas de comida rápida para alimentar a estos niños durante meses. No es una pizza de vez en cuando como han querido hacernos creer. Es comida basura diaria durante meses. Algo que ha escandalizado a asociaciones de nutricionistas y que se ha llevado al Defensor del Pueblo.

Si le sumamos los problemas que están teniendo los productores locales madrileños, creemos que una salida positiva seria dar salida a esos productos de cercanía, precisamente, a los pequeños que más lo necesitan.

La gestión de residuos de la Comunidad de Madrid está siempre envuelta en la polémica, ¿cómo se ha estado haciendo durante el confinamiento?

En la línea que nos tiene acostumbrados la Comunidad de Madrid. Se han llevado una vez más los residuos sanitarios de toda la comunidad a Vallecas.  Son siempre los mismos los que reciben el impacto de los deshechos que generamos.  Hay un grave problema en esta comunidad con los residuos. Durante décadas la única política del PP ha sido enterrar los cientos de miles de toneladas de basura bajo nuestro suelo. Macrovertederos que contaminan el aire y los suelos de las zonas de Madrid donde, casualmente, el PP tiene menos voto. Cuando pase esta situación excepcional hay que avanzar a un modelo de gestión donde la reutilización, el retorno y el reciclaje de residuos sea una realidad. Es importante avanzar en el tratamiento separado del residuo orgánico (proyectos de compostaje para que el quinto contenedor sea efectivo) Y desde luego, donde no solo recaiga la responsabilidad en el individuo, sino que se ponga en orden a los mayores generadores de residuos (supermercados, industrias etc…)

¿Qué opinión tiene de la ampliación de los permisos de caza?  

Aquí hay un problema grande con las asociaciones de caza. Son un lobby que tiene mucha influencia sobre el PP en Madrid. Si por ellos fuera, la Consejería de Medio Ambiente sería la de caza y pesca. Los sindicatos agrarios nos trasladan ciertos problemas con la fauna salvaje y los cultivos. Y creemos que hay que abordar esto de manera seria y buscando un equilibrio entre nuestros productores locales y nuestro medioambiente. Pero eso no puede ser vía libre a los cazadores con unos permisos que no respetarán parques regionales ni espacios protegidos, más aún estando en plena época de cría para muchas especies que están en peligro de conservación. Tenemos un problema serio cuando el PP sigue confundiendo la política en Madrid con la gestión de un cortijo.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Todavía es peor la conformidad y aceptación de las imposiciones de un mandatario dictatorial, que no negocia, ni pacta, a sabiendas que te va a llevar al desastre por su inutilidad. Sería una adhesión mortal apoyando el propósito perverso de alinear a la opinión pública en vez de compartir con la oposición. Porque, independientemente de lo que ideológicamente quiera inducir un diario, es realmente lo que hay encima de la mesa.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre