Nos gusta Hamilton, por supuesto. Opinamos que es magnífico que haya conseguido su sexto título mundial. Pero…

Pero Fernando Alonso podría haber estado perfectamente ocupando ahora su lugar. Celebrando este año su séptimo u octavo campeonato mundial, si lo que de verdad contase en la Fórmula1 fuesen:

las manos del piloto

el corazón del piloto

el alma del piloto.

Las almas y la F1” llamamos a estos pequeños textos en los que muchas veces la información ocupa un lugar puramente residual.

Nos dicen los llamados antialonsistas, y también otros aficionados de la F1, que deberíamos olvidarnos, sus seguidores, de Fernando Alonso. Pero no vamos a hacerlo; nunca jamás neverland.

¿Por qué sucede que cualquier cosa que hace Fernando Alonso tras un volante aparece en todos los medios del mundo como si fuera una noticia de Fórmula1? Es sencillo, porque en todas partes lo saben, piensan lo mismo que nosotros: si hubiese tenido el coche adecuado hoy sería Alonso quien estuviese celebrando otro mundial más.

Pero como no ha sucedido así…

como Newey no quiso trabajar para Ferrari cuando Alonso estaba en la Scudería,

como no aceptó la oferta de RedBull

como no le ofrecieron un Mercedes de la era híbrida

Fernando Alonso, que como mínimo es tan bueno como Hamilton, no está hoy y ahora, en este noviembre de 2019, celebrando otro mundial.

Pero podría haber sido. Podría… hasta debería quizás. Y por eso en Las almas y la F1 lo hemos querido, una vez más, recordar y contar.

Tigre tigre.

Dijimos que sería Ferrari y ha sido Ferrari, divino Leclerc

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 12 =