El meejor cooche, gaaana porque tiene el meejor coche…

Nos hemos gastado la garganta todos de decirlo. Pero hoy no. Hoy al otro tío que lleva un coche igual, el bueno de Tuerze Bottas, le ha doblado en carrera.

Más: a Hamilton le valía prácticamente cualquier resultado para proclamarse por Séptima vez campeón del mundo; pero no se ha conformado…

Ha hecho lo posible y lo imposible… y gracias a lo imposible ha acabado ganando el gran premio de Turquía 2020, una carrera en la que nadie apostaba por él.

El marco perfecto para conseguir su séptimo mundial, igualando al Kaiser Schumacher.

Hoy Lewis Hamilton ha sido incontestable. Y es el hombre que ha batido todos los records, sólo Ascari, que ganó el 40 por ciento de las carreras en las que participó, y Fangio, que ganó el 47,06 por ciento, aún pueden considerarse estadísticamente y de algún modo superiores a él. Ha superado hasta a Jim Clark en porcentaje de carreras ganadas: 34,72 para el Escocés Volador contra el 35,61 por ciento del primer corredor negro o mulato de la historia.

No hay nada qué decir, no hay nada que criticar. Lo de hoy ha sido una prueba más de que Lewis Hamilton es un piloto inmenso y a nadie se le puede reprochar que lo considere el más grande de todos los tiempos. Cierto que todos tenemos nuestros ídolos, y nosotros -desde la vieja España enferma de mascarilla y toque de queda- estamos seguros que si Alonso hubiese fichado con Mercedes habría conseguido lo mismo; pero eso son especulaciones y sueños.

Hoy Hamilton:

INCONTESTABLE

INMENSO.

Tigre tigre

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre