El apetito insaciable y constante puede estar provocado por una hiperfagia o por el raro Síndrome de Prader-Willi. Eso es lo que parece que le está afectando a Globalia, el grupo empresarial de la familia Hidalgo que está demostrando ser un gigante con los pies de barro.

Diario16 ya avisó de que el rescate que se había aprobado de 475 millones de euros concedidos a Air Europa con cargo a los fondos de rescate de empresas estratégicas gestionados por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) partía con el peligro de que no pudiera ser devuelto en los 6 años pactados teniendo en cuenta el volumen de facturación y beneficios de la aerolínea. Es decir, los mismo que ocurrió con el rescate a la banca o a las autopistas. El pueblo siempre paga los desmanes de las élites.

Lo mismo ocurre con los créditos ICO a los que accedió la aerolínea de los Hidalgo, por valor de 140 millones de euros, y que están avalados en un 70% por el Estado. Santander y el resto de las entidades bancarias se frotan las manos porque saben que es muy difícil que Air Europa los pueda devolver, dado que la recuperación del sector de transporte aéreo de pasajeros necesitará varios años para recuperarse…, si es que lo hace.

Diario16 reclamó que el Ministerio de Hacienda debía ser muy transparente y publicar quiénes habían sido los lobbies o las consultoras que mediaron en la negociación del rescate a Air Europa, lo mismo que las facturas emitidas por las grandes empresas que han auditado si la aerolínea era o no merecedora de recibir ese dinero público. Sin embargo, Hacienda dijo, según publicó VozPópuli, que no existía información sobre el planning presentado por la empresa ni se haría público en el BOE porque eso podría dar información relevante a la competencia de Air Europa. Esa opacidad en la concesión y en los datos facilitados por la familia Hidalgo es la que hace que dentro del sector se hayan generado serias dudas de que ese dinero vaya a ser devuelto al pueblo.

Sin embargo, el apetito de dinero público de Globalia no se ha quedado en Air Europa, sino que esperan recibir otros 700 millones para Halcón Viajes (230 millones) y para Be Life, su cadena hotelera.

Este troceo de solicitudes de rescate tiene una causa principal: el rechazo por parte del Gobierno de un paquete de ayudas conjunta para las diferentes empresas de Globalia. De este modo, y a través de presiones ejercidas desde terceras partes, se pretende acceder a los fondos de la SEPI por lo civil o por lo penal. Sin embargo, Hacienda ya recela de tanta presión y, sobre todo, por el destino final que se vaya a dar a esos fondos.

La familia Hidalgo tenía buenas perspectivas para este año 2020. Dos grandes operaciones que resolvían la vida de las próximas 5 generaciones. Por un lado, la venta de Air Europa a AIG (la empresa matriz de Iberia) por 1.000 millones de euros. Por otro, la fusión de Halcón Viajes con Ávoris, del Grupo Barceló. Además, tenía pendientes importantes proyectos de expansión hotelera en República Dominicana.

Sin embargo, todo se les ha torcido y, aunque las operaciones no se han roto, están en serio peligro de llevarse a efecto y, tal vez, de ahí vengan las necesidades de la familia Hidalgo de captar liquidez para evitar que todo se venga abajo. El futuro de la familia está en peligro y con sus influencias, personales y políticas (que las tienen en todos los partidos que ocupan el poder, sobre todo entre el grupo de exministros socialistas y populares que ahora se ganan la vida en grupos de presión) llenar la bolsa con dinero público para, finalmente, lograr el objetivo de colocar Air Europa y llevarse 1.000 millones de euros y crear la gran red de agencias de viaje que generaría más de 3.500 millones de facturación.

El dinero público no está para que una familia mantenga su estatus en la élite o que se garantice ganancias mil millonarias. Los fondos públicos están para rescatar a las empresas que realmente lo necesitan, dando prioridad a las más pequeñas que, en definitiva, son la mayoría del tejido empresarial español y, por tanto, son tan estratégicas como lo puede ser Globalia o alguna cadena hotelera, competencia de los Hidalgo, que también ha solicitado un rescate que dé oxígeno a un proyecto de expansión una vez que pase la pandemia.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre