La imagen está sacada de la web Reduno.com.bo y es de una inundación en Arabia Saudí.

Sentado en una banqueta, apoyando los codos en el alféizar de la ventana, cigarrillo sin filtro en la comisura de los labios y boina a medio calar, observa melancólico el vasto paisaje labrado que se extiende a derecha e izquierda y ladera arriba en el horizonte. Lo que ahora es un cascajal árido por la falta de lluvia, hace treinta años era monte bajo. Encinas milenarias que fueron más que descuajadas, extirpadas para que nunca más volvieran a salir. El Tío Robamulas les convenció. Y ellos aceptaron la propuesta. Una idea absurda convertida en catecismo por ignorancia y avaricia. Sobre todo por avaricia. Destroncar el monte les daría nueva tierra de labor que sumaría ceros en sus cuentas corrientes. Pero un arenal lleno de cantos rodados no es terreno apto para hacerse rico. Y menos si los escasos nutrientes acumulados durante siglos por la putrefacción de las hojas mudadas de las encinas, son abrasados, primero por el fuego con el que hicieron desaparecer la leña y después con los tres lustros de arrendamiento por aquellos que pagaron de su bolsillo el desastre ecológico.

Ahora ya no hay encinas. Uno de los pocos labradores que quedan en el pueblo, voltea la tierra todos los septiembres con intención de sembrar en cuanto el cielo acompañe. Pero la lluvia no aparece. Y así llevan cuatro años. Con una media anual hídrica de apenas 200 litros, sembrar la cascajera es tirar miles de euros en semillas, abonos y herbicidas para sacar unos cientos de kilos de cebada o trigo que no llegan a cubrir ni la cuarta parte de los costes de la siembra.

El abuelo Fabri (Fabriciano según consta en su DNI), hace esfuerzos para no llorar. Los recuerdos de su niñez se agolpan entre el humo del cigarro y la vista del terreno. Los nidos de aguilucho que observan con pasión, izados en la rama que sujeta el nido, mientras los padres águilas van a buscar comida. Los paseos del otoño en busca de las gallaritas para jugar al Gua en la escuela. El duro trabajo de cortar las carrascas con hacha, llenar el carro, descargarlo en la era y picar y serrar a mano los troncos para meterlos en la leñera. La estufa de leña junto al maestro en aquellos inviernos en los que la nieve teñía de blanco el mes de noviembre y no devolvía el verde y el marrón hasta bien entrado abril. El frío de la escuela. Los juegos en la era. Los carnavales y aquellos mozos vestidos con los cuernos y la piel de un toro que recorrían las calles de Sorroval atemorizando a los chavales y divirtiendo a mozos y mozas. La Hermelinda, la primera mirada de reojo, el primer beso, los hijos. Las penurias, los mulos y el arado. Los bueyes, la paja, el trillo, la vendimia, la matanza del cerdo. La familia. Todos son recuerdos adorables de otros tiempos en los que llovía con regularidad y nevaba todo el invierno. Ahora nada de eso sucede. Hace años, que no nieva. Y si lo hace apenas si dura uno o dos días. El verano se alarga casi hasta San Martín y en invierno hiela tres días y a destiempo.

Un gran trueno le devuelve a la actualidad. De pronto, por el flanco izquierdo han aparecido nubarrones negros. Al fondo relumbran los relámpagos y retumban los truenos. Una gota le enfría la mano. Se mete dentro y cierra la ventana. Mira la lluvia protegido por el cristal de la ventana. Arrecia. Cada vez cae con más fuerza. Por la ladera comienzan a formarse pequeños riachuelos que arrastran barro y arena. Sale a la puerta. La calle lleva ya una cuarta de agua. El vecino, Robamulas hijo, está maldiciendo en juramentos. El agua le está entrando en el garaje. Dice que la culpa es de Fabri por los dos centímetros de cemento que ha puesto para que el agua de su canalón salte a la calle y no corra acera abajo. Del que baja en torrente por la ladera que antes era monte, y que ha inundado la calle, llenándola de barro, no dice nada. Sin embargo la inundación del garaje es el menor de sus males. Sigue lloviendo como si no hubiera un mañana. Empieza a moverse toda la ladera hacia las casas. Robamulas hijo, intenta desviar el flujo asegurando unos tablones que cercan su casa. Una gran masa de agua, barro y hierbas discurre deprisa ladera abajo. Robamulas corre para ponerse a salvo. La gran ciénaga ha topado primero con los tablones y después con su casa, llevándose la pared. Las traviesas han saltado por los aires.

El abuelo Fabri llora. Robamulas jura en hebreo. No le servirá de nada.

 


 

Hacia la sexta extinción

 

«Cada vez que perdemos una especie rompemos una cadena de la vida que ha evolucionado durante 3.500 millones de años».

Jeffrey McNeely

 

«Destruir las selvas tropicales para obtener dinero es como usar una obra de arte del Renacimiento para hacer fuego para preparar comida”.

E.O. Wilson

 

Que el cambio climático es un problema que, de seguir así, probablemente destruirá la civilización humana, solo lo niegan los necios. Aquellos cuya ceguera intelectual les impide ver más allá de su cuenta corriente, su coche y su casa y los que solo tienen ojos para el partido de fútbol de los domingos. Curiosamente esta gente se consideran muy españoles, muy brasileños, muy estadounidenses, muy franceses o muy polacos. Sentimiento nacionalista que de nada les va a servir si, como vaticinan los expertos, el nivel del mar acaba subiendo un par de metros y la tierra se convierte en un secarral en el que a pertinaces sequías, le sobrevienen lluvias torrenciales que arrasan todo lo que pillan.

En su carcoma mental en la que únicamente caben balances, especulación y explotación humana con la que beneficiarse, sin embargo, se han dado cuenta que esta situación puede ser peligrosa para sus bienes y sus integridades personales. La escasez de agua potable generará una falta generalizada de alimentos. De ahí que estén intentando convencernos de que un chuletón de vaca, el jamón ibérico o el chorizo de la abuela es veneno y sobre todo un lujo insostenible para el planeta. Están intentando por todos los medios convencernos de que las vacas son el mayor peligro para el cambio climático debido al CO2. Las vacas emiten metano y su equivalencia en CO2 está en alrededor de 5 kg por día y animal. Los 1.450 millones que hay en la tierra emiten un equivalente de 7.250.000 Toneladas de CO2. Es mucho desde luego.

Pero, sin embargo nada dicen de esa aviación civil que emite una media de 386 gr de Dióxido de Carbono, por pasajero y kilómetro. Al día hay alrededor de 120.000 vuelos que transportan a 11.000.000 de personas. Si por cada pasajero son 0,386 kg y pongamos una media de 5.000 km, resulta que diariamente están vertiendo 1.881.000 toneladas de CO2 al día. En términos relativos el impacto es aún mayor ya que esos 11 millones de pasajeros suponen un 0,15% de la humanidad. Es decir que volar es un lujo del que solo se beneficia una cabeza de cada cien cuerpos humanos.

A esto deberíamos añadir los vuelos militares, cuya emisión de dióxido de carbono duplica el de la aviación comercial.

En realidad las vacas son una nimiedad en este problema. Por ejemplo España emite 127,3 millones de toneladas de C02, Arabia Saudí 600 millones de Tm, Brasil 529 millones, Australia 360, Canadá 537, China 10.300, Korea 587, Egipto 201, EAU 211, USA 5.254, Rusia 1.705,…

En España la mayor parte de estas emisiones provienen de las eléctricas. Esas que nos venden la electricidad con el calificativo de “energía verde”.

Es necesario que todos pongamos nuestro granito de arena para evitar el desastre de la humanidad (el planeta de una forma u otra, seguirá adelante). Pero en este sistema de hijoputismo especulativo en el que los poderosos nunca dan puntada sin hilo, debemos tener claro que no somos los ciudadanos de a pie el principal problema en la emisión de gases de efecto invernadero aunque nuestras conductas si provocan una gran incidencia en ello. Desde luego comerse un chuletón no entra dentro de las acciones más peligrosas. Aunque pretendan que cambiemos los hábitos de consumo. Aunque pretendan darnos grillo por entrecot. Consumir productos que no son de temporada y que vienen de países como Estados Unidos, Chile o Sudáfrica si. Consumir gasolina o gasoil como si no hubiera un mañana, llevando el coche hasta para ir a por el periódico, también. Usar carbón para la calefacción, consumir productos envasados y reenvasados en plásticos, pajitas, botellas de plástico, ropa de a 1 € que tiene que recorrer cientos de miles de kilómetros desde su origen hasta nuestra casa, también. Y sobre todo es perversamente antiecológico votar a todos esos cantamañanas que apuestan por la globalización, la explotación laboral, el despilfarro de hormigón en obra pública (como el Hospital de Burgos), el nacionalismo ideológico que contrasta con su laxitud a la hora de explotar a las personas fuera de sus países, su empeño por llevarse la cuenta corriente a paraísos fiscales o su tolerancia a considerar la naturaleza como un bien propio que pueden destruir. La caza masiva, la pesca exterminadora, las quemas de bosque para convertirlo en praderas en las que pasean los animales que llenan de clembuterol y otros anabolizantes o para plantar especies de las que sacar aceites que perjudican seriamente nuestra salud pero les reportan pingües beneficios, también son elementos principales del cambio climático.

En realidad es este sistema de hijoputismo especulador que ignora y explota a la mayoría de los seres humanos, que acaba con las especies animales y que fomenta la deforestación y el abuso de pesticidas, químicos y medicamentos, el principal problema no solo de la humanidad, sino del planeta. Vamos a toda velocidad hacia la sexta extinción. De lo que no somos conscientes es de que uno de los extinguidos será el ser humano.

Salud, feminismo, república y más escuelas (públicas y laicas)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTsunami Democrático
Artículo siguienteUn fantasma recorre Latinoamérica; el fantasma de la revolución subvertida
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentista y un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Si me equivoco rectifico. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

1 Comentario

  1. Tantos seres humanos siguen a un error (por ejemplo, millones siguen admirando a dictadores o a un negacionismo de una realidad) objetivamente porque lo creen real o cierto, o sea, ellos han pasado por un CONVENCIMIENTO SOCIAL o por un adoctrinamiento que les ha llevado objetivamente a tal BUENIZACIÓN DE UN ERROR.
    Algo terrible, porque los que están más implicados en eso no son los ganaderos o los carpinteros, ¡no!, sino las altas clases de la sociedad (más formadas, con más dinero, etc) que sí son las únicas que más poderes (o más influencias con los poderes) tienen para que tal buenización del error sea objetivamente viable o encajable en la sociedad.
    Analizando eso, tal buenización del error o del mal, muy poco a poco va creando o fortaleciendo unas infraestructuras invencibles (de recompensa y premiación) que inevitablemente solo trabajan para que siga tal buenización-idiotización del error o del mal. Así es, ¡y toda la realidad tapada por ello!, África y todo.
    Al final, el pobre y desamparado sabio que intenta luchar contra todo eso (abrazado a su corazón y a los valores éticos que no venderá por nada), va a recibir palos hasta en la sopa, de día y de noche, palos y palos y solo palos, silenciamientos, vetos y solos palos, o todos los maltratos y antirrespetos posibles e imposibles, ¡todos! https://delsentidocritico.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − ocho =