Visa Alonso Rodríguez, directora del centro concertado de educación especial, ALEPH.

El centro escolar ALEPH de la Asociación ALEPH-TEA, trabaja en Madrid desde los valores del respeto, la inclusión, el compromiso y la solidaridad con alumnos con TEA (autismo) , trastorno que hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, cosa que no impide que estas personas puedan ser felices y disfrutar de la vida con el trabajo y la colaboración de familias y profesionales.

Ser capaces de dirigir su propia vida, tener metas, formar parte de la comunidad, tener experiencias vitales valiosas o la inclusión social, son solo algunos de los factores necesarios para poder garantizar la calidad de vida de alumnos y familiares, objetivo primordial del centro.

El proyecto educativo del colegio tiene una referencia importante en el artículo 24 de la Convención de la ONU, en el que queda recogido el derecho a la educación inclusiva, una educación que aboga por la individualidad del alumno ya que cada persona necesita unas necesidades y unos apoyos diferentes para poder progresar, aprender y alcanzar sus metas personales sin que ningún alumno quede excluido.

Desde sus inicios, el colegio lucha por este principio. De hecho, en 2006 el colegio se convirtió en pionero en la Comunidad de Madrid al crear una nueva modalidad educativa, las aulas estables, y han conseguido dar un gran paso hacia la inclusión. Aulas creadas en centros ordinarios dónde los alumnos reciben los apoyos específicos necesarios para su proceso de aprendizaje, teniendo la oportunidad de participar en las actividades del aula ordinaria de referencia y compartir otras actividades complementarias y extraescolares.

LAs personas con autismo serían excelentes trabajadores si les dieran la oportunidad

Visa Alonso Rodríguez, directora del centro ALEPH, afirmó: “La presencia de un aula estable en un centro ordinario, además de ofrecer a los alumnos la oportunidad de compartir el proceso de enseñanza/aprendizaje con otros niños que acuden al centro ordinario, contribuye a que esas comunidades educativas, donde se ubican estas aulas, pongan en valor el respeto y reconocimiento a la diferencia, se potencien relaciones de colaboración y cooperación y se fomenten valores de justicia y solidaridad”.

Según explica la directora, se impulsan las actividades cotidianas, participación social y aprendizaje, que permita desarrollar al máximo las capacidades de la persona, podremos hablar de una inclusión favorable.

 

Inclusión

Si bien es cierto, todavía sueñan con la inclusión plena, sin distinción. Quieren escalar hacia el progreso, aunque ello conlleve un gran cambio en las bases del sistema educativo del país, en la organización de recursos y en las mentalidades de todos los agentes que participan en la educación y también de la sociedad, en su conjunto, para poder ser capaces de avanzar, respetar y acoger la diversidad.

Por otra parte, nada de esto podría ser posible si los apoyos ofrecidos no piensan en cada alumno, nos explica la directora del centro. Cada persona necesita apoyos personalizados, ajustados a sus necesidades emocionales, cognitivas, sociales y de acompañamiento. Se ofrece “igualdad” cuando realmente se necesita equidad.

 

Cifras sobre al autismo

Según cifras de Autismo Europa, entre el 80 y el 90 por ciento de las personas con TEA están desempleadas a pesar de tener capacidades excepcionales que les permitirían ser excelentes trabajadores si se les diera la oportunidad. Esto es solo un ejemplo de la desigualdad y los prejuicios que todavía se tienen en esta sociedad.

El próximo lunes 2 de abril, se celebrará el día Mundial de Concienciación sobre el Autismo con el lema “Rompamos juntos barreras por el autismo. Hagamos una sociedad accesible”. La falta de comprensión y aceptación de la diferencia es una de las barreras que día a día más afectan a las personas con TEA y sus familiares.

Hagamos de esto una lucha conjunta… una lucha por compartir, por sus sueños, por su trabajo, por sus derechos, por su felicidad…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cinco =