De un tiempo a esta parte, no dejo de sorprenderme.

Veo que hay quiénes están alzando la voz en Andalucía, pidiendo una renovación y asegurando tener un proyecto ilusionante y fresco para recuperar nuestra tierra y arrebatársela a la derecha.

Evidentemente, no me sorprende por el mensaje, porque los que me conocen saben que llevo muchos años alzando la voz reclamándolo y ayudando a concretarlo por fin, en el 39 Congreso, aunque para pena nunca llegó a Andalucía.

Lo que me sorprende es de dónde parte y su falta de contenido real, y me explico

Es curioso, cuanto menos, que la renovación la demanden, precisamente, quiénes llevan más de 25 años con cargos públicos sin apearse siquiera del coche oficial. Los mismos que, en algunos casos, pedían cabezas y aseguraban no irse sin llevarse a unos cuántos por delante, son los que ahora piden renovación.

Por consiguiente, es de suponer, que harán un ejercicio de reflexión, análisis y asimilación de lo acordado en el 39 Congreso y serán los primeros en renovarse a sí mismos. A no ser que se trate de “un quítate tú para ponerme yo’’.

Si a todo ello le sumamos que, se supone, hay un proyecto nuevo e ilusionante o que están escuchando a todos y todas para ponerlo en marcha, cuando la realidad es que solo siguen hablando con los cargos orgánicos e institucionales que se suponen que son los que hay que renovar.

Pues disculpen pero, al menos yo, no me creo nada.

Gran parte militancia un día alzamos la voz, al ver la deriva que estaba tomando nuestro partido, muchos han sido los kilómetros recorridos, apostando por un proyecto renovado, real e ilusionante y con un líder creíble, apenas apoyado por algún alto cargo, pero con mucha militancia detrás. Una lucha épica en la que David volvió a vencer a Goliat.

¿Qué pasó con el poder de las bases?

Hoy miro con tristeza que estamos volviendo al pasado, a pedir los apoyos a los alcaldes, secretarios generales, etc., y no me queda más opción que preguntarme: qué pasó con el poder de las bases, qué pasó con nuestra ilusión por cambiar las cosas, dónde quedó aquello de que cuando las bases se mueven no hay quien las pare… Para mí, la respuesta sigue estando en cada uno de mis compañer@s, aquellos que en su mirada veo que me piden que tengo que seguir intentándolo, que no puedo parar hasta que, realmente, en Andalucía, nos llegue el 39 Congreso y poder volver a decirles que lo volvimos a conseguir. Es por ello por lo que la militancia que formamos parte de  Andalucía Socialista va a presentar un proyecto serio, ilusionante y con gente leal que está trabajando, esforzándose y dando parte de su tiempo para contribuir a su elaboración y puesta a punto, sin pedir nada personal a cambio, sólo quiere “cambio”.

Andalucía Socialista

Es por lo que llevamos meses trabajando y haciendo propuestas en los grupos de trabajo regionales y provinciales, y ahora en el Ágora de Andalucía Socialista, para devolver la ilusión a tod@s los que habíamos dejado de creer en la revolución de las rosas, a los que seguimos leales a aquello que nos unió y no creemos en las mesas camilla, en definitiva, a los que pensamos que el cambio es posible y que volveremos a ilusionar a nuestra tierra con un proyecto de izquierdas, social y realizable con un líder que vuelva a conseguir la mayoría suficiente para devolver a Andalucía un gobierno Solidario, igualitario, sensible, feminista y  de izquierda.

Ahí es donde me encontraréis siempre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre