Si ayer la detención del pederasta, ex entrenador de fútbol de la Eskola de Basauri (Vizcaya) daba esperanzas a la víctimas -ya hay siete denuncias presentadas- de que se hiciera justicia, a las pocas horas, como un jarro de agua fría, volvía a una realidad incomprensible. El abusador de menores quedaba en libertad con cargos y sin fianza alguna.

Así, Pepe Godoy, quien primero dio un paso al frente para denunciar los hechos ocurridos hace más de treinta años, manifestaba a diario16.com su sentir: “es incomprensible que no le hayan puesto medidas cautelares”.

Igualmente de decepcionado está esta víctima, que con su valentía abrió la caja de los truenos y ayudó a que seis afectados más denunciaran los abusos, con la Eskola de Fútbol de Basauri, que cuando conoció los hechos por Pepe Godoy no hizo nada y esperó a que los medios de comunicación se hicieran eco del tema y el pueblo de Basauri saliera en masa a la calle a pedir justicia con las víctimas y apoyar a Pepe Godoy.

Así, este héroe, como Diario16 le definió en su primera entrevista a nuestro medio, manifiesta con rotundidad el “comportamiento vergonzoso del Baskonia Eskola de fútbol”, que ayer sacó un comunicado en el que destacaba “su dolor y consternación por los hechos”.

La detención del ex entrenador fue posible gracias a que no habían prescrito los hechos en el caso de la última víctima que denunció.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior«Un tal Toni»
Artículo siguienteLa patronal del juego tacha de oportunista el borrador que regula medidas de protección a los menores
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre