Ni entre los sanitarios más pesimistas se esperaba que se volvieran a repetir las escenas del horror en las UCI´s por el coronavirus. Pero aquí están de nuevo unas cifras que España no podía permitirse mientras muchos de sus políticos juegan, como en el caso de Isabel Díaz Ayuso, a nefastas políticas de comunicación, a través de Miguel Ángel Rodríguez (MAR) para conseguir aquello de “que hablen de una, aunque sea bien”.

La mitad de las comunidades tiene sus UCI ocupadas en más del 25% por pacientes COVID, lo que las situaría en riesgo extremo según el plan de niveles de alerta aprobado por el consejo interterritorial.

Sorprende, en esté sentido, la situación de Melilla, que tiene el 64% de sus UCI con pacientes COVID-19. La ciudad autónoma arrastra semanas con unos altos niveles de presión hospitalaria y también se encontraría en riesgo extremo en cuanto a la ocupación de camas en los hospitales.

Mayores

Otra de las treguas de la nueva ola de coronavirus vuelve a afectar directamente a los mayores. Así, el 90% de las 14.000 muertes no esperadas en la segunda ola de la pandemia es de mayores de 65. La tercera edad vuelve a convertirse en el sector más vulnerables mientras las residencias pasan también por su segunda ola del coronavirus con desánimo y sabiendo, eso ya sí, lo que les espera.

De hecho, durante el segundo periodo de la pandemia han fallecido en España 12.515 mayores de 65 años más que en 2019. Los datos de exceso de mortalidad muestran que los mayores siguen siendo los más golpeados por la COVID-19.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorA Leonor ya le buscan novio
Artículo siguienteY dos huevos duros!
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre