Más de 11.000 científicos de todo el mundo han aunado sus voces en un informe publicado en la revista BioScience. Alertan así de la amenaza catastrófica planetaria y dicen que tienen la obligación moral de advertírselo a la humanidad: estamos, aseguran, ante una emergencia climática. De hecho, ha desaparecido el 60% de los vertebrados en sólo 50 años.

En los últimos 1.000 años la población mundial ha crecido despacio. Pero, con la revolución industrial, el crecimiento demográfico se disparó. Hoy somos cuatro veces más gente que hace un siglo.

Se necesita más carne para comer

Para alimentar a todos necesitamos demasiada carne, explican estos científicos. El ganado rumiante ha aumentado un 20% en sólo 25 años. Y con tanta gente y tantas vacas, estamos agotando el agua dulce del planeta. En sólo 50 años hemos perdido más de la mitad del agua disponible por habitante en ríos o lagos.

A los bosques les pasa igual. En 25 años hemos perdido una extensión de bosque igual a toda la superficie de España y Francia juntas.

Y como desaparecen los bosques y el agua, mueren también los animales que viven en ellos. Hoy hay un 60% menos animales vertebrados que en 1970. Especialmente grave es la situación de los peces de agua dulce. El 80% ha desaparecido en sólo 50 años.

Sí hay algo que ha crecido: las emisiones de CO2, un 60% en 25 años. «Cuántos más somos, más consumimos, más emisiones y más degradación ambiental», apunta David Vieites, científico del CSIC y coautor del manifiesto. ¿El resultado de todo esto? Un aumento de la temperatura de un grado en sólo medio siglo. Lo más preocupante, el termómetro sigue subiendo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDenunciantes de corrupción reclaman el fin de la tortura a la que el Estado les somete
Artículo siguienteDenuncian 157 cotos de caza por actuar de forma ilegal
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 8 =