Según ha informado el Ministerio de Sanidad, el coronavirus se transmite por el contacto con animales infectados o a través de las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca. La persona contagiada suele tener fiebre, tos, y sensación de falta de aire. En algunos casos padece síntomas digestivos como diarrea y dolor abdominal. En las situaciones más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte.

Algunos estudios ya han mostrado que este tipo de virus puede persistir en las superficies y permanecer infeccioso a temperatura ambiente hasta nueve días. En promedio, sobrevive entre cuatro y cinco días. La baja temperatura y la alta humedad del aire aumentan aún más su vida útil. Las pruebas con varias soluciones de desinfección han confirmado que los agentes basados en etanol, peróxido de hidrógeno o hipoclorito de sodio son eficaces contra este virus.

Para protegernos del contagio, el Ministerio de Sanidad aconseja tomar una serie de medidas preventivas que pasan por: realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno; evitar el contacto estrecho con personas que muestren signos de afección respiratoria, como tos o estornudos; mantener una distancia de un metro aproximadamente con las personas con síntomas de infección respiratoria aguda; cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables o con el codo flexionado al toser o estornudar y lavarse las manos.

Y, ojo, ni el Ministerio ni la OMS recomiendan las mascarillas de tipo quirúrgico para la población general, ya que si la persona se encuentra sana, solo necesita llevar mascarilla cuando vaya a atender a un posible infectado. Además, este tipo de mascarillas, en personas sanas, no evitan el contagio. Solo sirven para que las personas con síntomas, al toser o estornudar, eviten propagar el virus, ya que están diseñadas de dentro hacia fuera. Solo las mascarillas de protección tipo FFP2 y FFP3 (usadas por el personal sanitario en contacto con enfermos), son las que pueden evitar el contagio por vía respiratoria de una persona sana. En cualquier caso, llevar una mascarilla de máxima protección no es suficiente si no se combina con un lavado de manos frecuente, ya que estos virus se transmiten también por contacto.

Pero si ya tenemos los síntomas, debemos quedarnos en nuestro domicilio o alojamiento y deberemos: contactar telefónicamente con un servicio médico a través del 112; evitar el contacto con otras personas y colocarse una mascarilla si no se puede evitar este contacto; lavarnos las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos y después del contacto con secreciones respiratorias. Usar un desinfectante para manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponibles; taparnos la boca y nariz al toser o estornudar con pañuelos desechables o con la parte interior del codo o de la manga de la camisa; y evitar en lo posible el contacto de las manos con los ojos, la nariz y la boca.

El periodo de incubación de esta enfermedad oscila entre 1 y 14 días, y en general se sitúan en torno a cinco días lo que se tarda en presentar los primeros síntomas, como tos o fiebre, según asevera una investigación reciente. El mismo trabajo asegura que los síntomas pueden prolongarse, por lo menos, otros 12 días. De ahí la idoneidad de imponerle al paciente un periodo de cuarentena.

Además del 112, algunas regiones han habilitado números de teléfono específicos para gestionar las consultas relacionadas con la epidemia. Andalucía: 955 54 50 60; Aragón: 061; Asturias: 112; Canarias: 900 112 061; Cantabria: 061/112; Castilla y León: 900 222 000; Castilla-La Mancha: 900 122 112; Cataluña: 061; Comunidad de Madrid: 900 102 112; Comunidad Valenciana: 900 300 555; Extremadura: 112; Galicia: 900 400 116; Islas Baleares: 061; La Rioja: 941 298 333; Navarra: 948 290 290; País Vasco: 900 203 050; Región de Murcia: 900 121 212; Ceuta: 900 720 692; Melilla: 112.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre