miércoles, 22septiembre, 2021
28.6 C
Seville

Guerras del siglo XXI

“David reunió al pueblo y, marchando contra Raba, la atacó y se apoderó de ella” (II Samuel: 12, 29).

Julián Arroyo Pomeda
Catedrático de Filosofía Instituto
- Publicidad -

análisis

La Inquisición de Vox emprende su «caza de brujas» en el Parlamento

Vox ha vuelto a montar un nuevo altercado en el Congreso de los Diputados. Esta vez el encargado de liarla ha sido el diputado...

El Repaso del 22 de septiembre: última info sobre vacuna en niños contra el covid-19

En El Repaso de hoy nos hemos centrado principalmente en las vacunas a los más jóvenes contra el Covid-19. A raíz de la publicación...

Ahora la Justicia dirá que el grito nazi «fuera maricas de nuestros barrios» es libertad de expresión

Diversas asociaciones han presentado una querella contra los organizadores y participantes de la manifestación nazi de Chueca. Es lo menos que se puede hacer...

Pedro Sánchez pone en juego la transparencia de la democracia

La democracia española podría estar en serio peligro de supervivencia si desde el poder Ejecutivo no se actúa en base al bien común y...
- Publicidad-

Hay guerras internacionales y guerras domésticas. No nos falta nada.

Los ecos del Antiguo Testamento vuelven a oírse con un estruendo de destrucción y muerte en forma de bombas y misiles que lo arrasan todo allá donde caen. Ahora se han vuelto las tornas y es Goliat el que golpea a David. Bombardeos permanentes con el objetivo de la destrucción de un país. No parecen haber entendido nada de las experiencias del pasado. Israel contra Palestina. Pueblos próximos con una historia muchas veces común se tienen declarada una guerra a muerte.

Unos y otros estrechan lazos con otros gobernantes para hacerse más poderosos, ganándose su apoyo. Solo un ejército más fuerte podrá vencer al enemigo. No hay otra solución, dicen. Que cada uno se las arregle como pueda. Esta dialéctica se extiende al resto de los países e instituciones internacionales. Nadie quiere parar la guerra, aunque la excusa es que no pueden. Hasta el exterminio total. Hay que empezar matando a niños y adolescentes, porque estos se convertirán en sus enemigos dentro de muy poco. A los mayores y ancianos pronto les sorprenderá la muerte natural. Así se expresa la dialéctica de la guerra internacional.

El clima mortífero se extiende a otras guerras más domésticas, que también trabajan en sus particulares intereses y no en los públicos y comunes. Se rompen los acuerdos vigentes a la menor ocasión. Así no avanzamos como pueblo. La guerra del Consejo General del Poder Judicial lleva varios años en cuartel. Pocas veces se hace explícita, actuando siempre de modo larvado. El presidente de los jueces pide en publicó a los poderes políticos que se pongan de acuerdo y lo renueven, sabiendo de antemano que no lo harán. Mientras sigamos, parecen pensar, continuaremos afianzando las estructuras básicas del gobierno con una cúpula más poderosa. No se les ocurre dimitir en bloque, poniéndolo todo en evidencia. Esto no lo pueden hacer por responsabilidad.

Los políticos, unos más que otros, se cierran en banda para no hacer una mínima concesión al adversario. Ya está claro desde hace tiempo que solo se renovará el gobierno de los jueces, cuando sea vencido el adversario y los que se encontraban en la oposición se hagan con el gobierno del Estado. Esto solo manifiesta la miseria política de lo que son.

Las guerras entre Estados solo acaban dañando siempre a los más débiles. Incluso los niños son sacrificados por intereses políticos. Ahora las relaciones diplomáticas entre España y Marrakech han provocado que miles de inmigrantes hayan llegado a la ciudad de Ceuta. Los periódicos de la derecha aprovechan para atacar al Gobierno en lugar de pedir firmeza y unidad. Cuando uno no se doblega a los mandatos del otro, llega la venganza sin tardar. El Polisario es mi enemigo y quien lo favorezca también lo será, así que habrá que producir la inundación de seres humanos. Claro que la política internacional tampoco tiene por dónde agarrarla. No se les ocurre más que pagar millones de dólares para que un país se quede con las migraciones con el fin de que no puedan molestar a otros países europeos. Gobiernos sin demasiados escrúpulos se aprovechan bien de las situaciones y las custodian como ganado y con el látigo preparado. De las causas de la venida ya no se habla.

Socios fiables, que agradezcan las condiciones favorables con el viento a favor, ya no hay ninguno. Se trata de la política del caudillismo total. Guerra entre ellos mismos para colocar a los mejores peones. Declaraciones estruendosas, que pueden contradecirse, incluso, pero todo vale. Ningún tipo de colaboración que favorezca a un equipo de gobierno, porque puede poner en peligro la economía, pero no importa, porque solo yo puedo salvarla. Esto no es sentido de Estado, ni tampoco disciplina democrática alguna, únicamente hay que prepararse para el ataque final. La convivencia se hace así imposible.

Los colectivos profesionales son atacados sin piedad. Sanitarios y educadores ven rebajadas sus expectativas cada año. Si hay que bajar el gasto público, ya se sabe quiénes lo pagaran: Sanidad y Educación. No se piensan en la salud de los ciudadanos, ni en su formación. Hay que privatizarlo todo, porque las empresas pueden hacerlo mejor. Potenciar lo público ha quedado obsoleto, es lo privado lo que garantiza el futuro. Así las mentes se van reduciendo y lo que estaba abierto y procedía libremente ahora tiene un nuevo canal, que cierra las perspectivas y las concentra unilateralmente.

Guerras ideológicas para que renazca lo que parecía perdido, pero nunca se fue. Lo viejo y caduco vuelve para agostar lo nuevo, que solo renace con las peores dificultades posibles. El clima de valores trasnochados se mantiene, mientras que los que debían implantarse ahora no tienen el suficiente empuje para imponerse. La degradación se va haciendo fuerte y por eso no despunta firme para solucionar los problemas cotidianos urgentes. No han cesado las guerras desde el siglo de las luces racionales a todos los niveles. Todavía hay guerras en el siglo XXI, sin que estalle una paz segura y brillante. En la época de la igualdad y la solidaridad se hacen presentes nuevos nubarrones amenazadores contra un modo de vida occidental y libre. Otra vez se impone la vergüenza como humanidad, porque no nos soportamos unos a otros. ¿Quién podrá ser ahora la luz del mundo y el mensajero de la paz? Seamos positivos, todo esto tiene que pasar. Que sea pronto y no a largo plazo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Los talibanes quieren entrar en Naciones Unidas

El Gobierno de los talibanes, ya instalado al frente de la máxima autoridad de Afganistán, quiere formar parte de Naciones Unidas. Así lo ha...

Agenciamiento electoral

Tal como cualquier resultante o síntesis de dos fuerzas, en este caso creer y desear, es imposible determinar la prevalencia conceptual de uno con...

Sánchez se quedará sin «sus» Presupuestos si no aprueba una reforma fiscal realmente progresista

La izquierda española tiene una oportunidad de oro para poder implementar las medidas de corte verdaderamente progresista que necesitan España y su ciudadanía para,...

El Ayuntamiento socialista de Burgos se resiste a retirar la campaña completa donde se señala a las mujeres como cómplices de la prostitución

El Ayuntamiento de Burgos, gobernado por el socialista Daniel de la Rosa, ha decidido mantener una parte de la polémica campaña publicitaria de concienciación...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Los talibanes quieren entrar en Naciones Unidas

El Gobierno de los talibanes, ya instalado al frente de la máxima autoridad de Afganistán, quiere formar parte de Naciones Unidas. Así lo ha...

Agenciamiento electoral

Tal como cualquier resultante o síntesis de dos fuerzas, en este caso creer y desear, es imposible determinar la prevalencia conceptual de uno con...

Sánchez se quedará sin «sus» Presupuestos si no aprueba una reforma fiscal realmente progresista

La izquierda española tiene una oportunidad de oro para poder implementar las medidas de corte verdaderamente progresista que necesitan España y su ciudadanía para,...

El Ayuntamiento socialista de Burgos se resiste a retirar la campaña completa donde se señala a las mujeres como cómplices de la prostitución

El Ayuntamiento de Burgos, gobernado por el socialista Daniel de la Rosa, ha decidido mantener una parte de la polémica campaña publicitaria de concienciación...