Tenemos una semana marcada por la guerra comercial entra Estados Unidos y China con lo que como es de esperar los mercados no están siendo indiferentes a esta situación, generando gran volatilidad y dudas entre los inversores.

Venimos de un primer cuatrimestre de año mucho más que espectacular para la renta variable, ya que en realidad si nos lo hubieran anticipado en diciembre nos habría parecido un sueño. Después del mal final de año que se marcaron la mayoría de las carteras y unos comienzos de año tan buenos,  el mercado está especialmente sensible respecto a lo que a noticias geopolíticas se refiere.

Con un entorno tan sensible y la sensación por parte de los inversores de que el año está bien aprovechado en lo que llevamos de ejercicio, todo parece apuntar a que en cuanto vuelvan las dudas y las incertidumbres al mercado muchos inversores aprovecharán para cerrar posiciones y consolidar beneficios.

En realidad es una postura bastante lógica, ya que basándonos en los resultados de la renta variable en los últimos años nos damos cuenta que los meses a partir de mayo son cada vez más bajistas y,  más aún,  cuando el comienzo de año ha sido relativamente bueno

No sabemos, como es normal, cómo se va a desarrollar esta guerra comercial,  pero a nadie nos beneficia que esta incertidumbre y esta lluvia de acusaciones sigan forzando este tira y afloja,  para retrasar un acuerdo que muy probablemente se acabe produciendo.

Al fin y al cabo no es más que una dura negociación en la que con el paso del tiempo van cambiando las posturas,  ya que en este caso por ejemplo la economía americana está creciendo mucho más rápido que la economía china, y ésta es una razón de peso por parte de Estados Unidos para volver a las andadas y plantarse aprovechando esa posición de ventaja.

 

Daniel García, analista de XTB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =