Foto Agustín Millán

La Coordinadora de la España Vaciada, de la que forman parte más de 100 plataformas y movimientos sociales, ha hecho repicar las campañas, en un grito silencioso por la España vaciada. Se ha parado cinco minutos para reivindicar un Pacto de Estado contra la despoblación, que afecta principalmente a comunidades como Castilla y León, Castilla La Mancha, Andalucía o Extremadura, que exigen una oportunidad de futuro.

Denuncian la situación de la España «rural, lenta y silenciosamente vaciada«

La protesta simbólica de la coordinadora se ha llevado a cabo en 23 provincias españolas, tomando tras la manifestación que hace seis meses recorrió las calles de Madrid para denunciar la situación de la España «rural, lenta y silenciosamente vaciada«.

Los convocantes piden la puesta en marcha de una nueva política de vertebración territorial que atienda a las provincias y territorios rurales que han sufrido el vaciamiento poblacional. Esto ha ocurrido, sobre todo, al haberse favorecido más el desarrollo de otras zonas del país.

En la manifestación que tuvo lugar el pasado 31 de marzo en Madrid, se convocaron a más de un centenar de plataformas de una veintena de provincias españolas y fue impulsada por las coordinadoras ciudadanas de Teruel Existe y Soria ¡Ya!

El objetivo de este nuevo acto reivindicativo, según la Coordinadora de la España Vaciada, no se plantea contra nadie, sino “en favor del futuro de nuestros pueblos de la España Vaciada, es que esos pueblos vivan en igualdad de condiciones que los más desarrollados”, han señalado.

Con este acto se trata de llamar la atención a los Gobiernos, instituciones y partidos políticos, sobre todo por la convocatoria electoral del 10N. Pero también para llamar la atención a los gobiernos autonómicos que estos días están elaborando los presupuestos regionales.

Con esta protestas se ha tratado de transmitir la urgencia de impulsar una nueva política de vertebración territorial que reconozca la potencialidad que tiene el medio rural y que subsane el abandono que ha sufrido durante décadas.

Con el paro de cinco minutos se quiere reivindicar “la firma de un Pacto de Estado por la repoblación y el equilibrio territorial”. También se ha reivindicado la creación de un Ministerio específico “dada la magnitud del problema o, al menos de una Secretaría de Estado, con objeto de abordar este reto de forma consciente, decidida e inmediata”.

La España Vaciada propone un mecanismo estable de financiación que permita conseguir esos fines con independencia de los gobiernos que haya en cada momento. Ese Pacto de Estado, según la coordinadora, debe acometer una reforma de las actuales políticas de equilibrio y cohesión territorial en España, priorizar la ejecución de las infraestructuras pendientes y de las telecomunicaciones, impulsar la actividad económica y garantizar los servicios a la población y vivienda en las zonas afectadas, además de empoderar al medio rural y hacer cambiar la imagen con la que es visto desde las ciudades.

España Vaciada destaca la importancia de que la población se concentre ese día para que quienes nos gobiernan sepan que “Todos paramos, para que nadie nos pare”. A la protesta se ha sumado el parlamento de Aragón.

“Paramos para no parar. Nos callamos para que se nos oiga mejor», recoge el manifiesto. «Somos la rabia serena de una España vaciada, que se desangra ante el olvido y la indiferencia de quienes debieran ser sus principales valedores. Pero somos también la idea de una España viva, esencial, de alma inconformista y brava que, harta de promesas incumplidas, pide la palabra y quiere ser escuchada”, concluyen en el manifiesto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here