España, tal y como publicó Diario16,está en medio de la polémica por el sobreseimiento provisional por parte del juez Santiago Pedraz del caso de blanqueo de capitales que afecta a Banco Santander, BNP y HSBC. Sin embargo, muchos ciudadanos se hacen la pregunta de por qué las grandes organizaciones financieras globales, entre las que se encuentran los principales bancos españoles, continúan realizando importantes operaciones de blanqueo de capitales. Según hizo público el ICIJ, sólo 5 grandes bancos movieron más de 2 billones de euros de dinero negro desde Estados Unidos a todo el mundo desde 1999 a 2017, según los documentos depositados por las propias instituciones financieras en el FinCEN, la Red de Aplicación de Delitos Financieros dependiente del Departamento del Tesoro.

Si las estrategias contra el lavado de dinero se están endureciendo, ¿por qué los bancos lo siguen haciendo? ¿Por qué siguen perfeccionando los métodos para eludir la ley? Muy sencillo, porque es muy rentable.

Los bancos pueden aumentar sus resultados finales o cubrir pérdidas con las tarifas que cobran a medida que el dinero se mueve a través de las redes de cuentas que, a menudo, mantienen usuarios corruptos del sistema financiero. JPMorgan, por ejemplo, obtuvo millones de dólares al servir como el banco de preferencia de Bernie Madoff, según consta los documentos presentados en el caso de quiebra generado por el colapso de su esquema piramidal de miles de millones de dólares.

Sin embargo, JP Morgan pagó en enero de 2014 2.600 millones de dólares a agencias estadounidenses para resolver las investigaciones sobre su papel en el esquema de Madoff. El banco de inversión, no obstante, registró ganancias de más del doble de esa cantidad solo en ese trimestre, 22.000 millones de dólares de beneficios en ese año para el año. Madoff se declaró culpable y cumple una sentencia de 150 años en una prisión federal.

Al ser rentable este tipo de operaciones, JPMorgan continuó, después de esas acciones de ejecución, moviendo dinero para personas involucradas en presuntos delitos financieros. Entre ellos, se puede contar el caso paradigmático de Jho Low, un financiero acusado por las autoridades de varios países de ser el autor intelectual de malversar más de 4.500 millones de dólares de un fondo de desarrollo económico de Malasia, llamado 1Malaysia Development Berhad (1MDB). Movió poco más de 1.200 millones a través de JPMorgan de 2013 a 2016, según muestran los registros recogidos en los Papeles FinCEN.

Movimientos sólo en dólares

Diferentes agencias federales estadounidenses desempeñan un papel muy importante en los esfuerzos contra el blanqueo de capitales en todo el mundo, sobre todo porque los grandes lavadores de dinero utilizan el mismo sistema legal que muchos clientes bancarios que operan a través de las fronteras: mover dólares estadounidenses, la moneda global de facto, entre titulares de cuentas en diferentes países.

JP Morgan pagó en enero de 2014 2.600 millones de dólares a agencias estadounidenses para resolver las investigaciones sobre su papel en el esquema de Madoff, pero registró ganancias de más del doble de esa cantidad solo en ese trimestre

Los grandes bancos estadounidenses y europeos con importantes operaciones en Nueva York pagan comisiones por realizar este truco, aprovechando su acceso privilegiado a la Reserva Federal de Estados Unidos. Las operaciones estadounidenses de estos bancos también pueden ayudar a convertir el dinero local en dólares estadounidenses, otro objetivo clave del lavado de dinero.

La ley estadounidense confía a los bancos la responsabilidad de prevenir el blanqueo, a pesar de que sus incentivos financieros van completamente en la dirección de mantener el dinero, sucio o limpio, en movimiento. Si bien los bancos están autorizados a detener una transacción si parece dudosa, no necesariamente se les exige que lo hagan. Simplemente tienen que presentar un informe de actividad sospechosa.

Los trabajadores de cumplimiento en los principales bancos a menudo recurren a búsquedas básicas de Google para tratar de saber quién está detrás de las transferencias

El FinCEN, que tiene solo 270 empleados, recopila y analiza más de dos millones de nuevos informes de actividades sospechosas cada año de bancos y otras firmas financieras. Comparte información con las agencias de aplicación de la ley de EE. UU. y con servicios de inteligencia financiera en otros países.

Los sistemas de los grandes bancos globales para detectar los flujos de efectivo ilícitos dependen de personal con escasos recursos, que normalmente trabajan en oficinas administrativas lejos de la sede y tienen poca influencia dentro de sus organizaciones. Los trabajadores de cumplimiento en los principales bancos a menudo recurren a búsquedas básicas de Google para tratar de saber quién está detrás de las transferencias que involucran cientos de millones de dólares.

El resultado de esto es que los bancos, con frecuencia, presentan informes de actividades sospechosas solo después de que una transacción o un cliente se convierte en el tema de un artículo de noticias negativo o una investigación del gobierno, generalmente después de que el dinero ya está blanqueado.

Más de una docena de exoficiales de cumplimiento en HSBC, en declaraciones al ICIJ, pusieron en duda la efectividad de los programas contra el blanqueo de dinero del banco. Algunos llegaron a afirmar que el banco no les dio suficiente tiempo para hacer mucho más que una mirada superficial a los grandes flujos de efectivo, y que, cuando solicitaban información sobre quién estaba detrás de las grandes transacciones, las sucursales de HSBC fuera de Estados Unidos los ignoraban.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre