odio

El Ministerio del Interior, según ha informado su máximo responsable Fernando Grande-Marlaska, refuerza la Oficina Nacional de Luchas contra los Delitos de Odio. Acciones violentas, de amenazas y de xenofobia, para lo que se utilizan las redes sociales, que responden a ataques por razón de raza, sexo, ideología, identidad sexual, religión, discapacidad o situación económica.

La estrategia establece una amplia serie de medidas para combatir la discriminación y las expresiones de odio contra colectivos vulnerables por motivo de su origen nacional o étnico, sexo o género, ideología, identidad sexual, religión, capacidades intelectuales o físicas y situación socioeconómica, entre otras razones.

Aunque cuantitativamente estos delitos no representen un porcentaje significativo del total de infracciones penales cometidas en España, son un objetivo prioritario del Gobierno por representar un ataque especialmente grave contra los derechos humanos y los valores de diversidad y pluralidad que sustentan la democracia.

Se trata de graves delitos contra los derechos humanos

Grande-Marlaska ha presentado en la sede del Ministerio del Interior un plan que incluye 47 medidas y 13 objetivos englobados en cuatro líneas de acción: formación en delitos de odio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, prevención de los incidentes y delitos, atención a las víctimas, y respuesta ante estos incidentes y tipos penales.

El ministro del Interior ha definido como “una prioridad” la lucha contra la discriminación. “En los últimos años estamos viendo cómo avances en derechos que creíamos consolidados se están poniendo en cuestión y prolifera el discurso del odio hacia quienes no encajan en un modelo de sociedad monocolor y sectario que algunos pretenden imponer”, ha declarado Grande-Marlaska, insistiendo en que “los derechos nunca se dan por adquiridos y hay que estar vigilantes”.

Asociaciones contra el odio

La Oficina Nacional de Lucha Contra los Delitos de Odio queda reforzada en su papel de organismo responsable de coordinar las medidas contempladas por el plan. La Oficina depende de la Secretaría de Estado de Seguridad y se constituye como la herramienta clave para el estudio y análisis de los delitos de odio, así como para impulsar la colaboración con otros departamentos ministeriales, Cuerpos policiales, organismos públicos y privados, asociaciones y ONG.

La colaboración de ONG y asociaciones especializadas ha sido especialmente importante para identificar las necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =