El exclusivo Club de Golf La Moraleja (GLM) y sus presuntas desviaciones presupuestarias vuelven a salir a la palestra. Diario16 ya informó el año pasado de importantes desviaciones que detectó la auditora Ernst & Young sobre presuntos despilfarros que ascendían a 130 millones de euros, en los que se había pagado unos sobreprecios descomunales por terrenos rústicos en Algete, que no tenían casi valor al tener “una calificación urbanística de suelo no urbanizable de especial protección del futura Parque Fluvial de la Vega del Jarama”.

Asimismo, según rezaba el informe, el dinero también se derrochó en diferentes obras de reformas de vestuarios, cuartos de palos y obras en las que se repetían los sobreprecios y en las que, en el mayor de los casos, se autorizaron por personal sin poderes. Además, en el acta notarial a la que tuvo acceso Diario 16, Ricardo Noreña, de Ernst & Young señaló que “en los proyectos ya adjudicados, además, se iban incorporando a veces cosas a petición de comités, de nuevas prestaciones para mejorar la viabilidad técnica y funcional, y otras veces, “se producen desviaciones por las mediciones, alcances y calidades por estar erróneamente presupuestados y ofertados […] ya se ponía de manifiesto en ese momento que había una debilidad en esa área”.

Noreña también afirmó que el Consejo de Administración del Club estaba informado de estas desviaciones presupuestarias y que las aprobó por la necesidad de terminar las obras en un plazo razonable. Ernst & Young también identificó inversiones y gastos aprobados por el Consejo de Administración desde el año 2004 hasta el 2009 por un importe de 95 millones de euros. Y se evaluó la posible existencia de conflicto de intereses, ya que “se estaba contratando a socios o a compañías vinculadas a, digamos, órganos directivos”, indicó el representante de la auditoria en el acta, que añadió la detección de “contrataciones de forma recurrente con empresas que se repiten y también la falta de documentación”.

GLM fue construida en Madrid el 23 de junio de 1972 y su objeto social es la construcción, conservación y mantenimiento de campos de golf, y de las instalaciones de otros deportes y residenciales para el uso de sus socios. Cuenta con cuatro campos de golf de 18 hoyos, un recorrido de nueve hoyos, ocho pistas de tenis, 12 pistas de pádel, dos de squash, dos chalets sociales, un chalet infantil, otro chalet de tenis e instalaciones complementarias. Los campos 1 y 2 se encuentran en la urbanización La Moraleja (Alcobendas) y los campos 3 y 4 en el municipio de Algete.

Con estos precedentes, Diario 16 ha tenido acceso a un informe referido a los procedimientos acordados en el ejercicio 2010-2014 elaborado por la auditora internacional Grant Thornton, un informe cuyo contenido iremos analizando y publicando las conclusiones próximamente.

El acta integra el análisis de la existencia y funcionamiento de un adecuado control interno de la sociedad que verifica “los posibles riesgos detectados en los anteriores procesos administrativos instaurados por la sociedad, al objeto de minimizar los errores o posibles fraudes del sistema de control interno”. Por otro lado, trabaja el análisis de los gastos e inversiones realizados que comprende “la obtención de un detalle de todos los proyectos de inversión presupuestados, el detalle de los presupuestos de inversión realizados; el análisis de las posibles variaciones entre las inversiones previstas y las finalmente realizadas, con el fin de determinar el motivo y la razonabilidad de las posibles diferencias significativas y la selección de número de proyectos de inversión.

De igual modo, repara en la aprobación de inversiones, revisión del método de selección de proveedores, análisis del control del seguimiento de las inversiones y justificación de las posibles desviaciones, así como en la razonabilidad del coste incurrido a los precios de mercado, la verificación física de las inversiones seleccionadas y la evaluación de la adecuada contabilización y valoración de las anteriores inversiones.

El informe también investiga sobre posibles conflictos de interés entre las distintas partes vinculadas y los proveedores de las inversiones. Del mismo modo, el análisis de los gastos incurridos inciden en los gastos más significativos, las posibles desviaciones entre los gastos presupuestados y los realizados; el detalle de los proveedores; la verificación de la existencia, razonabilidad y adecuación de la documentación soporte justificativa  de los gastos seleccionados; el cumplimiento de las políticas internas con la aprobación de los gastos y del método de selección de proveedores para la compra de bienes o prestación de servicios, el control del seguimiento y la justificación de las posibles desviaciones con el análisis de facturas, albaranes, etc.

En efecto, el acta también contiene la verificación física con objeto de cotejar su existencia y efectiva realización, una adecuada contabilización y posibles conflictos de interés entre las distintas partes vinculadas con la sociedad y los proveedores.

Finalmente, el informe de Grant Thornton pudo comprobar cómo “en ocasiones no se cumplen los procedimientos establecidos o bien no hemos dispuesto de la información suficiente para verificar su cumplimiento”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre