La comunicación en medio de una crisis es fundamental. En eso los militares son expertos: mensajes cortos y muy concretos que son los que dan efectividad a los movimientos diseñados a la hora de su ejecución. En medio de una crisis sanitaria como la que se está viviendo en la actualidad, los diferentes gobiernos del mundo, evidentemente los cuerdos, democráticos y sensatos, se han visto obligados a luchar contra lo desconocido porque nadie, hasta ahora, estaba preparado para las consecuencias sociales, económicas y políticas de una pandemia global que ha paralizado el mundo.

De ahí que, frente a lo ignoto, los gobiernos del mundo, en general, y el presidido por Pedro Sánchez, en particular, hayan tenido que ir planteando medidas en base a varios aspectos: la asimilación de otras adoptadas por otros países y que han tenido cierta eficacia; la opinión de los científicos y, sobre todo, la prudencia a la hora de levantar medidas restrictivas como, por ejemplo, el confinamiento.

España ha sido uno de los países donde más ha golpeado el virus, junto con Italia, China y Estados Unidos y, quizá, el que más restricciones ha implementado a la movilidad de los ciudadanos. Medidas valientes y cautas a la vez pero que, en algún momento, han carecido de una concreción en la comunicación de las mismas, lo que ha generado confusión entre una ciudadanía ya confusa después de más de un mes de confinamiento.

Por tanto, es conveniente que, una vez que se vayan adoptando las medidas de relajación del estado de alarma y que la movilidad de la ciudadanía vaya acercándose, con prudencia, a una normalidad controlada, el Gobierno sea muy concreto y no deje lugar a ningún tipo de duda poniendo, como ejemplo, lo que se está aplicando en otros países y la efectividad que esas medidas han tenido.

El doctor Fernando Simón anunciaba que la toma de decisiones se estaba realizando siempre desde un punto de vista científico y sanitario, lo cual es una decisión adoptada desde la responsabilidad más absoluta, sobre todo cuando son los científicos los que pueden dar respuestas a lo desconocido.

Esto es de agradecer y considerar por toda la ciudadanía, que el Gobierno se apoye en criterios sanitarios porque es la salud de la gente la que está en juego y, como se ha visto, el virus no distingue entre ricos y pobres, entre derechas e izquierdas.

Además, este aval científico no hace sino evitar que los bulos lanzados desde la extrema derecha y comprados como argumentos de oposición por la cada vez más sospechosa derecha «democrática». Las manipulaciones de la oposición quedan desnudas cuando una medida se adopta en base a lo indicado por los expertos sanitarios.

Sin embargo, la concreción es fundamental para dejar sin argumentos a los que sólo quieren asaltar el poder cueste lo que cueste y se use lo que se use. De ahí que para Sánchez y su Gobierno es fundamental marcar los tiempos no sólo en la toma de decisiones sino en la comunicación inteligente y concreta de las mismas para no dejar cabida a la interpretación manipulada que luego se convierte en bulo. La desescalada de las medidas restrictivas debe comunicarse de tal forma que no dejen lugar a la duda, tanto para los menores, los mayores y los trabajadores en su vuelta a sus centros de trabajo.

Dejar lugar a esa duda o a esa interpretación dará siempre munición a quien no está respetando la lealtad que se exige en una crisis global y, sobre todo, pondrá en riesgo la salud de quien, o no lo ha entendido o no lo ha querido entender.

1 Comentario

  1. Gracias a este gobierno seguimos teniendo contenedores en las calles, de lo contrario la calle sería un incendio provocado por la quema de éstos. Gracias PP.Cs y Vox por estar en la oposición.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre