Vaticano

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene previsto contactar con los superiores de la comunidad religiosa que se encarga del Valle de los Caídos para sortear la negativa del prior falangista de la abadía, Santiago Cantera, a la exhumación de los restos de Franco. Cantera ocupa el cargo desde 2004, cuando fue elegido, no por consenso, sino por un administrador. Si esta instancia no fuera suficiente, la vicepresidenta, Carmen Calvo, volvería a ponerse en contacto con el Vaticano para lograr la autorización e iniciar la exhumación de los restos del dictador.

El prior de la abadía, Santiago Cantera, rechaza otorgar este permiso, a pesar del sesgo ideológico que tiene su decisión, enmarcada dentro de su biografía y bibliografía nacionalcatólica. Por el contrario, el Arzobispado de Madrid, que preside el cardenal Osoro, evita entrar en la polémica y sin oponerse a la exhumación de los huesos reclama un acuerdo entre Gobierno y familia.

Los monjes benedictinos del Valle son quienes gestionan la Basílica, gozando de plena autonomía. Sobre el prior falangista del Valle solo tienen autoridad directa el abad de Solesmes, Philippe Dupont, y el Papa.

A finales de año se hizo público un informe de la Delegación del Gobierno de Madrid que rechazaba enterrar en la catedral de La Almudena al dictador “por motivos de orden público”, ya que no se puede garantizar la seguridad “de los ciudadanos que circulan por la zona”, tanto en el interior de la cripta como en el exterior.

El informe de 12 páginas finiquita la posibilidad del traslado a la Almudena “por motivos de orden público, de riesgo de amenazas terroristas, de colapso de la zona en fechas señaladas o de enfrentamiento entre partidarios y detractores dentro de la cripta, donde la policía no puede entrar por ser un lugar sagrado”.

Este informe serviría de pretexto al Gobierno de Pedro Sánchez para rechazar la pretensión de la familia del dictador. Para evitar este contratiempo el prior del Valle de los Caídos ha salido en defensa de la familia, como último bastión para perpetuar sus privilegios, que ni la monarquía, ni la Constitución vedaron.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, envió el 11 de diciembre un oficio al prior, con copia a sus superiores jerárquicos, “reclamando la autorización para el acceso a la zona donde está el sepulcro con el objetivo de cumplimentar los trámites necesarios que requiere el expediente en marcha”. Cantera se opuso. En su respuesta, el prior falangista alega “falta de consentimiento de los Franco”, además de que “el asunto está aún en proceso judicial sin resolver”.

Fuentes de la Moncloa han cargado con dureza “contra el pasado falangista de Santiago Cantera” y han recordado que ese religioso, antes de ingresar en la orden de los benedictinos, “fue candidato a las elecciones generales de 1993 y a los comicios europeos de 1994 por el partido Falange Española Independiente”.

También acusan a Cantera de actuar en contra de la exhumación sin “seguir las indicaciones dadas sobre este proceso por las autoridades eclesiásticas españolas, tanto desde el Arzobispado de Madrid como desde la Conferencia Episcopal, según le consta al Gobierno”.

Desde Moncloa se apunta que la denegación de Cantera “evidentemente hará que la opinión pública pueda llegar a considerar que la iglesia española avala en su conjunto la negativa de este antiguo candidato falangista, hoy superior de los monjes benedictinos del Valle de los Caídos y, con ella, la negativa de la propia familia Franco”, agregando que “se continuará con el plan y se harán las gestiones previstas para conseguir el traslado de los restos mortales del dictador fuera de la Basílica, incluyendo entre las mismas el traslado de todos los requerimientos legales a las instancias superiores del prior”. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, señaló “que el Gobierno se dirigirá a los superiores del prior porque son quienes tienen la autoridad para resolver esta crisis”.

 

En manos del Vaticano

Greg Burke, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, hizo pública una nota de prensa el pasado mes de octubre, a propósito de la reunión que mantuvieron el Secretario de Estado de la Santa Sede y la vicepresidenta del Gobierno de España, señalando que el cardenal Pietro Parolin no se opone a la exhumación de Francisco Franco.

Y aclaró que al cardenal “le pareció oportuna” la solución propuesta por la vicepresidenta, que “expresó su preocupación por la posible sepultura en la catedral de la Almudena y su deseo de explorar otras alternativas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Que dejen al Caudillo dormir el sueño de los justos tranquilo, fué un hombre providencial en su momento, lo de dictador lo fué para los rojos y maleantes, pero no para la gente de bien.
    Que era España en el 1936 una locura con asesinatos golpes de estado una anarquía .
    Mi abuelo fué asesinado en una carretera y dejado en la cuneta, esto es la verdadera memoria Histórica, Franco no condenó a nadie, los que condenaron fueron los jueces de carrera y tribunales militares.
    Como ahora hay la Audiencia Nacional , los juzgados, audiencias y Tribunal Supremo
    A partir de 1939 llegó la paz y la tranquilidad, mejorando progresivamente la vida de TODOS los españoles, seguridad social, desempleo, casas y pisos de promoción pública, trabajo para todo el mundo que quisiera y un largo etc, nunca estuvimos tan bien protegidos, no había violencia de género ni se mataban esposas, había justicia dura, DURA LEX ES LEX.
    YO A MIS 66 AÑOS SOLO TENGO AGRADECIMIENTOS A FRANCISCO FRANCO, CAUDILLO Y GENERALÍSIMO DE ESPAÑA. FUE UNA GRACIA DE DIOS

    Los ladrones y asesinos, ahora campan a su aire en España, ademas pagamos una barbaridad de Impuestos para mantener a muchos políticos y funcionarios que no hacen nada, solo recaudar para mantenerse ellos.

    El Rey poca cosa hace, la reina consorte un desastre total, una roja viviendo en plan reina sin contraprestación de servicios a España, con una República podríamos ir peor o mejor depende del personaje que la presidiera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cuatro =