Las masivas protestas y manifestaciones en contra del fallo judicial a los miembros de La Manada han hecho mella en el Gobierno y el ministro Catalá ya ha solicitado a dos finales que revisen el Código Penal.

El Gobierno revisará el digo Penal de 1995 para estudiar si los delitos sexuales están bien tipificados. La reacción del Ejecutivo llega tras las protestas ciudadanos en toda España en respuesta a la leve condena a los cinco miembros de La Manada, condenados por abuso sexual y no por agresión/violación, por los hechos por todos conocidos ocurridos en los Sanfermines del 2016.

El ministro ha manifestado que el Gobierno acata y respecta la sentencia de la Audiencia de Navarra, pero ha subrayado que no es firme y que caben recursos y que la Fiscalía ya ha anunciado el suyo. ”El Gobierno siempre ha estado, está y va a estar con las víctimas”, ha dicho para recordar el pacto de Estado contra la Violencia de Género. En esta línea, ha calificado de “deleznables” los hechos por los que se ha condenado a La Manada.

Ha destacado que el primer pacto firmado por el Gobierno ha sido contra la violencia de género, con la que se ha comprometido “a seguir luchando hasta que esta lacra desaparezca”.

Fuentes del Ejecutivo reconocen que están dispuestos a llevar a cabo reformas en nuestra legislación si se aprecia nuestro ordenamiento se ha quedado “desfasado” u “obsoleto” en esta materia.

 

Protestas

Al grito de “vergüenza” y “es violación” cientos de miles de personas se manifestaron el jueves, como ya informó Diario16, en las principales ciudades españolas para mostrar su rechazo a la decisión del Tribunal de no reconocer agresión sexual a la hora de dictar el fallo de “la Manada”.

Los gritos de indignación se mezclaron con lágrimas y un enfado general al que también se unieron representantes de la izquierda, como Podemos, IU y del PSOE.

“Yo sí te creo” gritaban también al unísono desde diferentes lugares de la geografía española como mensaje a la víctima de la Manada, cuyos componentes sólo han sido condenados a nueve años de prisión. La pregunta “¿dónde está la ministra de Igualdad?”, también fue coreado una y otra vez por los y las manifestantes.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. La presión social a veces consigue lo que no consigue la ley ni el sentido común. Esperemos que no quede en promesa para quedar bien y que el Gobierno, y su ministro, por fin estén a la altura

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre