Foto: Flickr PP/DAVID S. BUSTAMANTE

El Partido Popular ya no sabe qué excusas poner para facilitar la investidura de un nuevo presidente del Gobierno. Todo da a entender que el dogmatismo en que se ha establecido la derecha está chocando con el espíritu de partido de Estado de los conservadores/liberales. Es el «quiero y no puedo» de quien se siente como una formación que antepone a sus intereses las necesidades del país pero que se resiste a hacer lo que el cuerpo le pide para no desmentir las palabras y acusaciones realizadas por sus líderes al actual presidente en funciones.

La última ocurrencia, o frikada, que han tenido es la confirmación de que, o han perdido definitivamente el oremus, o que realmente quieren facilitar esa investidura. El planteamiento es sencillo: proponer como fórmula para desbloquear la situación política actual el nombramiento por parte de Felipe de Borbón de un candidato de consenso que no sea Pedro Sánchez. ¿Pretende el PP que el Jefe del Estado tome la iniciativa cuando la Casa Real no lo ha hecho desde el 23F?

La propuesta la ha hecho Teodoro García Egea, secretario general del PP, porque, según el político murciano, por qué tiene que ser Sánchez el candidato si ya ha recibido el rechazo del Congreso de los Diputados. Olvida el señor García Egea que el secretario general del PSOE es el líder más votado en las últimas elecciones. ¿Se olvida el PP de que fue el pueblo el que decidió?

Para reafirmar esa nueva propuesta, Egea ha afirmado que la principal causa del bloqueo es el propio Sánchez porque no tiene la confianza del Parlamento.

Sin embargo, las ocurrencias no han terminado ahí y el número dos del PP ha hecho otra propuesta: un gobierno del Partido Popular y de Ciudadanos con la abstención del resto de partidos constitucionalistas, es decir, también del PSOE.

¿Se han vuelto locos o es que hemos entrado en el escenario en el que «todo vale»? ¿Quiere repetir el PP las experiencias lamentables de Castilla y León, Murcia, Comunidad de Madrid o Andalucía en el que están gobernado gracias a la extrema derecha?

La realidad es que al PP quiere apoyar un gobierno socialista pero no sabe cómo venderlo a sus votantes. De ahí que parezca que dicen ante la prensa lo primero que se les pasa por la cabeza. Eso se le podía permitir a Rivera, que no conoce más sentido de Estado que el que favorezca a sus pretensiones, pero no se esperaba que el PP se haya dejado contagiar por el «cuñadismo» de la formación naranja.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Sanchez Y ahora que teagustado esta propuesta del pp yo labeo nua animalada pero tu como lavez estan haciendo lomismo que tu le as pedido a pablo iglesias que seapartara para un lado y lo acepto aprende tu

  2. ¿No era también una ocurrencia vetar al lider del partido que necesitas para ser investido presidente?
    El articulista ve las cosas como le interesa

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre