Ginebra es una explosión de influencias, una metrópolis en la que conviven alrededor de 200 nacionalidades que comparten el gusto por el arte, el diseño y la artesanía. Esta descripción fue compartida por las 14 instituciones que se dieron cita hoy en el edificio Gran Vía HUB27 de Madrid, para acercar de primera mano, la oferta cultural de la ciudad suiza.

El evento ha sido organizado por Suiza Turismo, la Ville de Genève y la Fondation Genève Tourisme & Congress con un slow dating food, en el que las personas asistentes han compartido impresiones y debates sobre cada una de las corporaciones invitadas. En este sentido, el agregado de cultura y ciencias de la embajada, Alberto Giovanetti, ha definido a Ginebra como “una ciudad discreta y de rutas, pues todos las vías -al igual que Roma- llevan a Ginebra a nivel cultural, científico, gastronómico… etc”. Por su parte, el CEO de la fundación organizadora, Adrien Genier, ha destacado en cifras el potencial cultural de esta ciudad, que no llega a los 500.000 habitantes, pero que cuenta con 40 museos, 103 festivales y eventos artísticos, 71 centros de arte, 1800 restaurantes con 12 estrellas Michelin, 250 viticultores y 93 parques urbanos.

Al evento asistieron el Museo Ariana de cerámica y vidrio, que cuenta con una de las cinco colecciones europeas más importantes dedicadas a las artes del fuego; el artgenève/Sculpture Garden – Geneva Biennale, una feria de arte moderno y contemporáneo que ya es todo un referente pese a su juventud; el Museo Barbier-Mueller que muestra el arte precolombino y precolonial de América, África y Asia; la Fundanción Baur, Museo de Arte del Extremo Oriente, concebido para dar a conocer la riqueza del arte asiático; la Fundación Martin Bodmer que cuenta con una de las colecciones de manuscritos más importantes del mundo, protegida por la UNESCO; el Festival Internacional de Cine de Ginebra (GIFF) con una programación de novedades cinematográficas y televisivas, además de acoger exposiciones de arte digital como el Geneva Digital Market; el Gran Teatro de Ginebra que brinda otro tipo de representaciones con sesiones nocturnas, brunchs y aperitivos musicales; Conservatorio y Jardín botánico de la Ciudad de Ginebra, se trata del más grande del país; Mamco Geneve, museo de arte contemporáneo más amplio de toda Suiza en un edificio industrial; el museo de historia natural de Ginebra con 15 millones de especímenes; Museo internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna que busca mostrar al visitante los desafíos globales de la ayuda humanitaria; el museo internacional de la Reforma (MIR) adentra a los curiosos a la evolución del protestantismo y su relación con la ciudad de Ginebra, y la plataforma Musées de Genève que aglutina a los museos públicos y privados de la ciudad.

Un festival que acerca la injusticia social a la gran pantalla

Cada mes de marzo, desde hace 18 años, se celebra en Ginebra un festival tan particular como necesario, el International Film Festival and Forum of Human Rights (FIFDH), un encuentro donde cine, documental y activismo se dan la mano para acercar la cruda realidad de otros lugares del mundo a través de historias.

“La característica de este festival es el diálogo con las instituciones que se dedican a los derechos humanos, como la ONU, pero en un foro más abierto donde hay mucha más libertad y posibilidad de expresar opiniones diversas y puntos de vista”, explicó a Diario16, Laura Longobardi, responsable del festival.

Para esta edición los temas centrales son la emergencia climática y la movilización de los jóvenes aunque, en términos generales, “la programación va dedicada a todas las personas en el mundo que se están manifestando por una mejora de las condiciones desde un movimiento real y diverso”, comentó Longobardi.

“La forma de trabajar gira siempre en torno al sentimiento y al debate”, afirmó la responsable del festival, quien aprovechó para recordar que “las películas cuentan historias y abren ventanas para mostrar qué está sucediendo en otras partes del mundo y que son la mejor manera de entender o empatizar con estas situaciones”. Al mismo tiempo, estas proyecciones generan debates posteriores y desde el festival buscan “profundizar en las temáticas con la compañía de expertos, periodistas y activistas con el fin de que la experiencia sea 360º”.

El FIFDH proyecta 40 películas y cuenta con una afluencia de 40.000 asistentes durante los 10 días que dura el festival. Hay tres categorías de competición: documental, ficción y documental creativo. Además de brindar coloquios con los directores, encuentros con algunos de los protagonistas de los documentales y otros espacios de interacción entre público, ONGs y de personas del ámbito audiovisual. Asimismo, el festival cuenta con 170 socios, algunos de ellos fundadores, entre las que se encuentran fundaciones privadas e instituciones públicas, así como la colaboración con organizaciones internacionales no gubernamentales expertas que aportan la calidad y profesionalidad en el aspecto humanitario como Amnistía Internacional, Médicos sin Fronteras o Human Rights Watch.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre