domingo, 19septiembre, 2021
18.4 C
Seville

George Floyd ayudará a salvar el mundo que le rodeaba

Domingo Sanz
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y tres nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015.
- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

Acabo de ver, una vez más, dos o tres instantes de aquellos nueve minutos letales durante los que una rodilla asesinaba lentamente a una persona como usted y como yo, a miles de kilómetros de aquí y durante un abuso policial que tuvo lugar hace menos de un año.

El corresponsal en Minneapolis habla de la sentencia que ha condenado al culpable y yo estoy sentado, mirando la pantalla. Aquel coche, aquel cuello aplastado contra el asfalto, aquellos gritos apagados y ahora tengo la sensación de que George Floyd se está muriendo en el suelo de la habitación donde tengo la tele, a menos de dos metros de mis ojos. Ese aparato al que tantas veces he derrotado con la fuerza del sueño.

De repente me siento dominado por otra pantalla brutal. Era el 2 de septiembre de 2015, yo estaba trabajando en la oficina con el ordenador y todo mi mundo se convirtió en un niño con un niqui rojo, un pantalón azul y los zapatitos puestos. Estaba tirado en una playa, pero no durmiendo porque yacía boca abajo y sus manos, inertes, me enseñaban las palmas. Un policía le estaba mirando, de pie, cerca del lugar donde una ola descansaba para acariciar la arena sin romperla.

Las imágenes y las palabras se siguen moviendo por la tele mientras, poco a poco, consigo volver a la sentencia de Floyd. Los periodistas preguntan a personas que están llorando de alegría y decido anotar la respuesta de un joven: “No estamos contentos porque una persona vaya a prisión, sino porque no han podido ocultar la verdad”. 

Habrá un antes y un después de un George Floyd que quizás comenzó contribuyendo a la derrota de Trump. Ojalá que este buen cambio se extienda por todo el mundo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Hidalgo Bayal, el gran tapado de la literatura española

A sus 70 años, podría pensar perfectamente que los premios no son lo que parecen ni lo que más se ansían, pero sin duda...

Una ley para la memoria

Recientemente el gobierno ha tramitado el proyecto de Ley de Memoria Democrática. Desgraciadamente vivimos en un país en el que parece que todo tiene...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Hidalgo Bayal, el gran tapado de la literatura española

A sus 70 años, podría pensar perfectamente que los premios no son lo que parecen ni lo que más se ansían, pero sin duda...

Una ley para la memoria

Recientemente el gobierno ha tramitado el proyecto de Ley de Memoria Democrática. Desgraciadamente vivimos en un país en el que parece que todo tiene...