Foto perfil de Twitter

Es cierto que cualquier persona que se precie puede subir a Internet una foto, escribir unos versos y publicarlos. Digamos que, parra muchos, más de lo que se creen, el oficio del poeta se les ha escapado de las manos. No existe control, aparente, y por ende, la literatura es más democrática, si puede. Aunque muchos crean que no es suficiente como para asegurar cierta calidad. Eso dicen ellos. Yo sólo intento medio escribir, en este instante.

Ahora, la disciplina literaria, tiene muchos más competidores y su quehacer artístico –por llamarlo de alguna manera, si es que se le puede llamar así, sin caer en la sorna- ya no es único e innato. Más aún, cuando vivimos en una sociedad donde la lectura y la escritura están tan globalizadas y generalizadas que ya no pertenecen al patrimonio de ningún exclusivo sector de la sociedad. Que con los anteriores modelos, lejos de crear una apertura, se había capitalizado y gestionado solo para algunos amigos íntimos y para los usos partidistas y partidarios de los propios y típicos de menesteres que emanan del seudo poder.

Una de las causas de este nuevo y repentino auge de la literatura ha sido la consolidación de las redes sociales y el cambio de concepto de las generaciones con respecto a la lectura. Eso sí es evidente. La juventud ya no tiene que ir a un majestuoso salón, con las cortinas de visillos, con los muebles anacarados y pintados de pan de oro, para deleitarse de la buena poesía o de la literatura en general. Solo tienen que coger un par de euros, dirigirse al primer bar de la ciudad, pedir una cerveza fría, darle una pata a un barraquito y esperar a que salgan cuatro o cinco poetas a recitar. Así ha cambiado el concepto de parte de la literatura en estos últimos años. Ya había conatos anteriores en las ciudades. No estamos inventado nada nuevo. La poesía en los bares, el alcohol y los poetas malditos ya estaban fabricados desde mucho antes. Pero la crisis ha echado a la calle a una juventud que antes se podía permitir el lujo de disfrutar de viajes y espectáculos de ocio a todo tren. Y que, ahora, por falta de liquidez y esperanza, se lanzan a la ciudad a buscar poetas undergrounds y algunos poemas que poder echarse a la boca. En un intento suicida de reconocerse en uno de ellos. He aquí los nuevos tiempos de la literatura. Don Charles Bukowsky y Jack Kerouac, entre otros muchos, solo fueron unos visionarios más que a través del insomnio y el sueño supieron, junto con sus compañeros de generación, definir la nueva cultura pop y adaptarla a los nuevos tiempos. Quizás, porque ellos también estaban vetados para las grandes citas y los grandes eventos. Porque pertenecían a un sector social que poco podía ofrecerles, que no fuese heroína o crack. O, simplemente, porque no vivieron un sistema dictatorial que olía a muerte y recitar o leer poemas era ya un acto subversivo.

Nosotros, aquí, desde la distancia y con el respeto que merece la historia, no vivimos ese momento social –lo vivieron a lo sumo nuestros padres, en los ochenta, o nuestros abuelos, en el régimen dictatorial. Pero sí es cierto que desde nuestro sillón aburguesado y tardío estamos adoptando ciertas costumbres que a la larga seguro que nos pueden beneficiar. Sobre todo, porque es la antesala de la verdadera educación de la cultura. Porque por una vez estamos empezando por el principio, que no es otro que llenar los teatros a través de los locales y los garitos. Digamos que en una evolución del ser humano y, como final a una trayectoria, no descarto que esta sociedad que estamos formando dentro del ámbito literario culminará en unas décadas por llenar los teatros y de cumplir el viejo sueño de un sistema social más culto y más justo. Y si se empieza por leer “al Marwan y compañía”, bienvenidos sean los lectores que el resto de poetas no han sabido acercar a este bendito y milagroso acto que es la literatura.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMaduro: ‘Game over’
Artículo siguienteApoyo a Gara: periodistas de distintos territorios se suman en la denuncia contra la libertad de prensa
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre