El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha en la Asamblea Político y Social de IU (APyS) sobre la “propuesta reformadora” del PSOE, que se “está inclinado a buscar el apoyo de la derecha de este país” para conseguir un Gobierno estable durante toda la legislatura. Frente a ello instó, entre otras cuestiones, a “centrar el debate en las cuestiones programáticas, con un acuerdo de gobierno que, sin duda, debe ser con la izquierda y siempre con el programa por delante”.

plantea “conseguir un acuerdo de gobierno que debe ser de izquierda y con el programa por delante”

Garzón realizó este análisis en la presentación de su informe al comienzo de la reunión de la máxima instancia de dirección de IU entre congresos que se ha desarrollado el sábado en su sede federal de Madrid. En la reunión se han valorado los resultados de los pasados comicios y se han analizado los distintos escenarios postelectorales para los próximos meses. En este marco, advirtió sobre la intención de la dirección socialista de aprovechar los malos resultados electorales a su izquierda para “concretar una propuesta que pivote sobre la derecha política”. Esto confirma las reiteradas denuncias hechas en la campaña de que el PSOE ‘se pone rojo antes de las elecciones y se anaranja cuando éstas pasan’.

De la misma forma, apuntó de forma crítica “que el PSOE copie ahora la estrategia de Mariano Rajoy  de dejar correr el tiempo y prolongar los márgenes para no hablar con nadie”.

El líder de Izquierda Unida criticó directamente que desde las elecciones del 28 de abril hasta hace apenas unos días “se ha dejado aparcado poder hablar del próximo gobierno. Hasta el próximo martes no habrá la primera cita y la invitación a ella se ha hecho a través de los medios, ni siquiera de una forma más directa como las redes y, además, el mismo día que otras fuerzas de la derecha”.

Alberto Garzón había iniciado su intervención “agradeciendo a la militancia, tanto a afiliados/as como simpatizantes, su participación intensa y su capacidad para volcarse en el trabajo cotidiano de estos últimos e intensos meses”.

Consideró que su informe político presentado a la APyS es “un buen punto de partida para abrir un debate sosegado que seguro que no agotaremos hoy”. Resumió cómo este ciclo electoral suponía la culminación en los resultados de una “triple pulsión”, por un lado la “pulsión de la ruptura democrática, de regeneración, la que hemos defendido en todo este tiempo a través de nuestros espacios de confluencia, que ha retrocedido”.

“El espacio político a la izquierda del PSOE ha ido perdiendo en este tiempo apoyo político, pero también electoral”

Están ahí también la “pulsión de naturaleza reformista, esa que se reflejó en el intento del PSOE y Ciudadanos de formar gobierno en 2016, que consiste en dar la sensación de cambiar todo para que nada cambie” y, por último, la “pulsión reaccionaria, impulsada a partir de lo ocurrido en Cataluña en 2017, que pretende que volvamos a estadios incluso anteriores de los de 1978”.

Garzón reconoció sin rodeos que “el espacio político a la izquierda del PSOE ha ido perdiendo en este tiempo apoyo político, pero también electoral”, que se ha plasmado en un “descenso notable en las elecciones generales, pero aún más notable en las últimas elecciones de mayo, teniendo en cuenta la heterogeneidad de los resultados de mayo”, concretado a modo de resumen en “un descenso de cuatro puntos en mayo, frente a los de abril”.

Para garzón, el “resultado es malo pero podría haber sido peor con todo el ruido mediático, escisiones y rupturas que tuvimos antes de las elecciones (sobre todo en IU de Madrid). No ha sido peor gracias a la militancia de IU y el resto de los partidos”.

Para Alberto Garzón, es el momento de analizar y decidir “qué debemos hacer, sabiendo que vamos a escenarios muy volátiles” y que ninguna de las dos últimas pulsiones mencionadas “ha crecido para el futuro”. Todo ello de sebe hacer “dentro de una crisis territorial y una crisis social, con una situación económica peor a la ya mala de 2011”.

Un “descenso notable en las elecciones generales, pero aún más notable en las últimas elecciones de mayo, teniendo en cuenta la heterogeneidad de los resultados de mayo”

Analizó que “la unidad política no es suficiente para lograr todos los objetivos, pero fuera de ella es aún peor”, y puso el ejemplo de aquellos territorios donde IU había logrado recuperar presencia en sus parlamentos, como Extremadura, La Rioja, el País Valencià, Madrid o Baleares”. Reiteró la idea expresada en los últimos días de que “a pesar de que el espacio se ha reducido, la unidad ha permitido resistir mejor esta situación”.

Garzón animó a los miembros de la Asamblea Político y Social y a sus respectivas federaciones a “utilizar la presencia institucional lograda para mejorar las experiencias de colaboración con otras fuerzas políticas, pero también con la sociedad civil organizada y, lo que debe ser uno de nuestros papeles, ayudar a que se organice la que aún no lo está”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 8 =