El papel de los directores de comunicación (Dircom) de las grandes empresas pasa absolutamente desapercibido cuando se está fuera del sector de la prensa. Hay muchos perfiles, pero siempre resaltan aquellos que conocen el funcionamiento de los flujos de relación entre periodistas y grandes corporaciones ya que el caudal de información que suelen generar estas sociedades suele ser muy grande, tanto para lo positivo como para lo negativo.

Gabriel Martínez ha desarrollado un trabajo en Banco Sabadell en este sentido marcado, generalmente, por la eficacia y eso ha tenido su recompensa con el reciente nombramiento de subdirector general de la entidad presidida por Josep Oliu, porque un director  de comunicación puede centrarse sólo en cuestiones técnicas, pero también puede tener una visión estratégica basada en la rentabilidad de una buena comunicación basada en una credibilidad cimentada en el respeto a los valores.

En una entrevista concedida al portal PRNoticias, Gabriel Martínez ha realizado un análisis de lo que significa el fenómeno de las «fake news» y lo ha resumido en pocas palabras: «Antes las noticias falsas eran bulos o noticias incompletas o inexactas, ahora son ‘fake news’ y, con el hecho de llamarlas ‘news’, estamos convirtiendo en noticia lo que antes no era una noticia».

Es cierto que un dircom tiene que luchar muchas veces con la cintura necesaria para capear la publicación de una noticia de este tipo, pero el conocimiento y la relación profesional con todos y cada uno de los medios, grandes y pequeños por igual, provoca que las estrategias de comunicación sean tan efectivas como para evitar que de la entidad en la que se desarrollan las funciones de dircom salga indemne o, directamente, se la respete por lo que realmente ocurra y que sea noticia, positivo o negativo.

Gabriel Martínez, además, hace un análisis muy certero a la hora de determinar las nuevas estrategias de comunicación a implantar por las empresas para evitar la difusión de esos bulos que pasan, necesariamente por «recoger una nueva realidad que no existía hace diez años», afirmó en la entrevista. Esto es fundamental. El periodismo se ha ido adaptando a las nuevas tecnologías con profesionales provenientes de un mundo analógico. El modo de gestionar la información tras la revolución tecnológica no es el mismo que en la época del papel. Las noticias caducaban a la hora del café  en los diarios tradicionales, mientras que en el digital permanecen en el tiempo. Por eso, para una entidad como Sabadell, contar con una estrategia de comunicación adaptada a los nuevos tiempos es una herramienta más para generar efectividad a la propia idiosincrasia del mundo actual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here