Hace unos días se abrió la veda con la convocatoria de elecciones autonómicas por parte de la señora Ayuso. Después de unos días, esta parece haber esquivado las balas que constituyeron las mociones de censura presentadas por el PSOE y Más Madrid.

Esta estrategia se revela bastante audaz si tenemos en cuenta que el PP cada vez esta más cercado tanto por la justicia, como por la ultraderecha de VOX, aunque esto segundo sea culpa del propio partido, que le esta haciendo el juego pactando con ellos, siendo así una fuerza inútil para la moderación y el centroderecha.

Ante esto, la izquierda madrileña solo debe tener un objetivo claro, ganar, cueste lo que cueste, aunque ello implique la confluencia en una o dos listas electorales. Pablo iglesias ya ha tomado nota, postulándose como una alternativa ante una Ayuso que parece estar desbocada.

Más allá de mis opiniones, que son muy cercanas a la creación de listas conjuntas y a la recuperación del espíritu de los frentes populares, debemos destacar al candidato socialista Ángel Gabilondo. Este, ante la polarización de la sociedad madrileña no se postula como una opción, sino como una necesidad.

A mi modo de ver, Gabilondo es una de las mentes más claras del socialismo español, con una sensibilidad extraordinaria hacia los problemas de los madrileños, una impecable trayectoria política y una excelente capacidad dialéctica.

Lo único que necesitamos los votantes moderados es que Gabilondo nos demuestre que no está ausente, que muestre un cambio respecto a los anteriores comicios.

Su larga trayectoria política no debe ser suficiente como para que le demos un cheque en blanco, pues él y su equipo han demostrado algo en las anteriores elecciones autonómicas, falta de agresividad.

Apuntemos que cuando se habla de agresividad, lo hacemos siempre en el sentido parlamentario, desde el respeto, aunque siendo certeros en las propuestas y en las intervenciones.

El candidato y los socialistas madrileños deben causar una impresión de utilidad al electorado, si no logramos esto, no tenemos absolutamente nada que hacer, y menos contra candidatos de la envergadura de Mónica García y Pablo Iglesias.

El gobierno progresista no llegará a Madrid si no entendemos que las candidaturas de izquierdas tienen dos tareas: captar votantes que anteriormente optaban por la abstención y movilizar a todo el voto anti-Ayuso. Tampoco tendremos posibilidad de vencer en estas elecciones sin la unidad de la izquierda.

Gabilondo en definitiva es un buen candidato, necesitamos un Gabilondo vivo, agresivo y certero.

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

  1. «A mi modo de ver, Gabilondo es una de las mentes más claras del socialismo español….»(sic)
    Y quizá tenga usted razón, sr. Pérez Cobo, pero primero tendrá que despertar y, mediante un buen chute de adrenalina, empezar a hacer algo, alguna cosa que se note. Para que parezca que está.

    • Gabilindo estra en campaña con un slogan qe parece mas un texto para webs d citas…solo le ha faltado …soy un poco lironcete…
      en politica esta de relleno…

  2. Gabilondo es el político en la oposición con más inacción que se pueda recordar, si eso hace en la oposición , no quiero ni imaginar por un momento que haría si fuera el presidente de la comunidad de Madrid, pero si usted le ve tan «avispado» será que ni se ha limpiado los cristales de las gafas (si es que usa gafas, porque de no hacerlo las necesitaría…)

  3. El Sr. Gabilondo es un cínico hipócrita como lo es todo su partido. Por un lado dice en un video de campaña que «sufre al ver a sus antiguos alumnos sin poder acceder a una vivienda y que siguen viviendo con sus padres», pero NO tiene las narices de decirle a su partido que RETIRE su propuesta de ley de vivienda que solo beneficia a los fondos buitre y grandes tenedores. Que CUMPLA lo firmado con U.Poemos. Una ley de vivienda que haga cumplir lo que dice el art 47 de la CONSTITUCION y regulen los precios máximos del alquiler como se hace en muchos sitios de Europa.
    PSOE=PP= cinismo, hipocresía y robo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre