Tuve la suerte de leer una prueba de Enseñando a nadar a la mujer casada de Juan Carlos Friebe, pero ahora que tengo el libro en papel se cumple el adagio de JRJ según el cual en ediciones diferentes los poemas dan cosas distintas, si entonces pude decir al poeta que no tuviera dudas: ahora el libro me parece todavía mejor.

Sí, es un libro de poemas y lo primero que llama la atención es el propósito narrativo en torno a un personaje central, Juana de Arco, y el carácter de denuncia que atraviesa todo, pues además de la martirizada por la Iglesia y santificada por la Iglesia (sic) Dama de Orleans son citadas y dignificadas Margarita de Porete (una beguina que fue quemada por hereje), Mariana Pineda (víctima política y quizá amatoria de un español muy español) y Aisha Ibrahim Duhulow (lapidada en 2013 con trece años en Somalia), además del asesinato a cuchilladas de una mujer por su pareja y otra mujer embarazada ahogada tras ser arrojada desde la patera en la que intentaba acceder a nuestras costas.

Es un libro sobre la intolerancia y los que ejercen de indiferentes (otra forma de intolerancia, ay de quiénes hoy no ven lo que se les reprochará mañana); con sutileza el autor consigue llevarnos a los clímax de indignidad contra las víctimas, donde aparecen en todo su esplendor con un único pecado: la singularidad. Ser distintas en la fe, en la ideología, en el género, en la piel y la pobreza… por ser mujer o no querer serlo, qué más da, el opresor siempre encuentra obligado su reprimir: se siente inocente de dañar y justificado.

La trama y las intenciones de Friebe se las dejo a ustedes. No sé por qué (quizá porque compartamos pasión) cuando lo imagino trabajando se me vienen a la cabeza músicos psicodélicos como el Syd Barrett de los originales Pink Floyd, capaces de lo infantil en lo terrible, de lo grave en lo ligero y de lo complejo en lo llano. Hay un niño asustado y travieso en él.

Su escritura aúna un uso del verso sabio y siempre atinado, con la inclusión de imágenes densas, duras, al tiempo que directas. Tiene el autor gusto por arrastrar el sonido creando una sensación de realidad muy presente: “huellas hollando huida con las prisas de la culpa”, “varones hasta cien a ciencia cierta anhelan”, “Cuitado y circunspecto, canónigo y notario / del primer día al último del proceso eclesiástico”, “con ese obsceno celo de lasciva virtud”, “saben que dicen que saben / bien amañada artimaña”… son versos que prueban ese placer meditado en los sonidos y la aliteración, la música cadenciosa que fluye a través de las estrofas, mucho endecasílabo y mucho alejandrino, todo bien trabado.

No hay nada de sensibilidad cursi en este libro alternativo, distinto, todo está al servicio de la denuncia del sufrimiento, como ya ocurriera en publicaciones anteriores como Las briznas o Poemas a quemarropa, los textos parecen tener una intención purgativa, buscan la purificación ante la estupefacción causada por el mal gratuito.

Poemario diferente con poco amor y menos metafísica, clamando por la libertad de ser cada cual lo que la realidad nos vaya sugiriendo: “[…] si no desvelo secretos de hadas, / si no ruego perdón por ser yo misma, / si no me pliego a sus reconvenciones: / si en vez de vestir Juan me invisto Juana”. Sobrecoge el relato que nos queda a lo largo del volumen de la perversión indecente de los asesinos, baste con esta cita y lean, por favor, a Juan Carlos Friebe:

 “Te quitaron la ropa. De hembra te vistieron.
   Ardiste pronto. Y se exhibió tu cuerpo
   para que el pueblo no tuviese duda alguna
   de que aún conservabas figura de mujer”. 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPSOE y Podemos presentan una Proposición de Ley Orgánica para eliminar el voto rogado
Artículo siguienteM. Rajoy puede ser cualquiera
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre