Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la reunión mantenida en mayo en Moncloa.

Tensión y frialdad. Con estas palabras se podría definir el primer encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Ambos líderes no han ocultado el distanciamiento que se ha creado tras las constantes peticiones del secretario general de Unidas Podemos de tener presencia en el gobierno y la intención del PSOE de que el Ejecutivo esté formado únicamente por socialistas.

A todo esto, además, hay que sumar el hecho de que se haya puesto encima de la mesa por parte del gobierno la posibilidad de la repetición electoral si no se consigue llegar a un acuerdo.

Como decimos, Iglesias y Sánchez no han intercambiado palabra alguna en el posado ante los medios gráficos, un momento en el que, para romper el hielo, los protagonistas cruzan reflexiones, casi siempre con una sonrisa en la boca, mientras se estrechan las manos.

Hoy no ha ocurrido así y, aunque sí que hubo sonrisas, las palabras brillaron por su ausencia. Ni siquiera las miradas. No se vio tanta frialdad ni siquiera en las reuniones mantenidas en los primeros días de mayo con los líderes de la derecha Pablo Casado y Albert Rivera (quien, como no podía ser de otro modo, quiso teatralizar su oposición a Sánchez).

La reunión apenas ha durado una hora y cuarto.

Este distanciamiento entre los líderes deberá ser limado en las negociaciones que tendrán lugar en las próximas fechas porque, de otro modo, la repetición de las elecciones supondrá que la izquierda bajará su apoyo por el castigo de sus electores, mientras que la derecha mantendrá sus 10 millones de votantes. Sánchez e Iglesias ya conocen las consecuencias de una repetición electoral y no deberían volver a caer en los mismos errores que en 2016, cosa que parece que no está sucediendo.

Por otro lado, por más que se quieran mantener una serie de planteamientos máximos para alcanzar un acuerdo, lo que la ciudadanía no entendería jamás es que se les llamara de nuevo a las urnas por el enrocamiento y la imposibilidad de llegar a pactos entre los dos únicos partidos capaces de implementar políticas que devuelvan la justicia social que las élites y el Partido Popular arrebató al pueblo.

De llegar a una nueva convocatoria electoral surge una pregunta clara: ¿están preparados nuestros políticos para gestionar las vidas de más de 47 millones de seres humanos?

1 Comentario

  1. Sanchez aprende mira como las tres derechas enseguida se ampuesto de acuerdo y el PSE y PODEMOS dos pelagatos y parece que te da alergia formar un gobierno de izquierdas que yo sepa iglesias no se come alos niños

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre