Las empresas encargadas de la comercialización de los aceites de oliva virgen extra -denominados Fergus y Yo, verde– conocidos por las supuestas propiedades curativas y terapéuticas que posee (previene el cáncer, combate la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento, entre otras) han recibido varias denuncias ante la Sección de Consumo Territorial de Palencia y el Servicio Provincial de Consumo de la Junta en Jaén.

FACUA-Consumidores en Acción ha presentado varias denuncias contra las empresas Dispafar y Aceites Yo, verde SL ante la Sección de Consumo Territorial de Palencia y el Servicio Provincial de Consumo de la Junta en Jaén que comercializan estos aceites de oliva virgen extra por atribuir al producto propiedades curativas milagrosas.

La asociación ha subrayado que el Reglamento (UE) 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, especifica lo siguiente: “la legislación sobre información alimentaria debe prohibir el uso de información que pueda inducir a engaño al consumidor en cuanto a las características de los alimentos, sus efectos o propiedades; así como atribuir propiedades medicinales a los alimentos.

En este sentido, la responsable comercial de la marca del aceite de oliva Yo, verde, afirmó recientemente que “este aceite de oliva virgen extra funciona como el mejor ibuprofeno natural para el organismo”.

Sin embargo, FACUA ha detectado una serie de irregularidades en un producto que, al parecer se comercializa como “excelente para diabéticos, anticancerígeno, previene enfermedades cardiovasculares, ayuda a reducir el colesterol, es el mejor antiinflamatorio natural y previene el envejecimiento”, enumera la página web donde se puede adquirir el producto.

Yo, verde se puede encontrar en varios supermercados y grandes almacenes, o incluso en farmacias. Además, dicho aceite se vende en lotes de 6 botellas de 500 ml cada una. La caja entera tiene un precio de 81 euros; lo que equivale a 27 euros cada litro de este aceite milagroso para la salud.

En el caso del aceite Fergus, se trata de “nuestro jarabe de vida”. Con estas palabras se promocionó un producto que el Gobierno promovió en las redes sociales, a través de un tweet publicado por la Marca España que hacia referencia a este aceite como “remedio alternativo del ibuprofeno”. Tiempo después, Marca España pidió disculpas por la comparación, y tanto la administración como la empresa Dispafar rectificaron. Actualmente la página web a sustituido la palabra ‘Jarabe de vida’ por ‘Zumo de vida’.

Sin embargo, FACUA ha informado a las autoridades que el aceite Fergus sigue publicitándose en las páginas webs de varias farmacias con las supuestas propiedades curativas milagrosas. Además, la asociación ha advertido que muchos usuarios pueden adquirir fácilmente el producto Fergus y Yo, verde, “inducidos por una publicidad engañosa y fraudulenta”.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre