Bruno Pérez Juncà,

Bruno Pérez es un especialista en ciberseguridad reconocido internacionalmente. Algunos de los protocolos que utilizamos en la persecución de la ciber delincuencia han venido de su mano. Sus apuntes sobre la sextorsión a través de las redes sociales son utilizados por la Guardia Civil y la propia Policía, muchos de cuyos agentes han sido alumnos suyos. Especialmente se le ha reconocido esta capacidad en países tan diversos como México, Israel o la propia policía americana, con quienes mantiene buenos contactos. Habla idiomas. Es alto y bien parecido y sabe transmitir confianza y conocimientos; su proactividad es bien conocida por sus compañeros peritos tecnológicos.

Por eso, cuando se anunció su fichaje como Director General de Administración Electrónica y Sociedad del Conocimiento del Gobierno Aragonés, pensé que no solo habían acertado, sino que además habían apostado seriamente para dar el salto y hacer atractiva de nuevo esa España que se vacía día a día. Sólo pensemos que vive menos gente en todo Aragón que la que vive en la ciudad de Barcelona.

Pero hete aquí, que la estrella tenía un defecto, el mismo que tenemos muchos. Es “indepe” catalán y no se esconde por ello.

El cargo le ha durado “de Nadal a Sant Esteve”, es decir, un día. El Gobierno presidido por el señor Lambán decidió, en cuanto el primer periodista preguntó por qué habían elegido a un catalán e “indepe”, cesarlo de inmediato. Es decir, cesarlo por una ideología, que ni está prohibida, ni es violenta.

Realmente hemos de remontarnos a la más oscura época franquista para ver situaciones comparables. También se dio algún caso parecido con el nombramiento de judíos en la Alemania Nazi.

Se ha hecho, de nuevo, buena la frase de que “los catalanes son los judíos preferidos de los españoles”. Y eso es históricamente cierto. Allá por el 1.500 expulsaron a los judíos de España. ¿Y luego quien quedaba así un poco diferente?… pues los catalanes. Y así generación tras generación desde el centro se ha acusado a ese grupo que vive en la periferia de todos los males, a los que se puede y debe vejar, porque no pasa nada.

Pero también se ha hecho buena de nuevo, la idea de que el PSOE es un edificio de cartón piedra democrática, pero que dentro están y mandan, de verdad, son los hijos de los franquistas de toda la vida. Los que entraron, junto con la Gestapo y la rojigualda en Barcelona el 26 de enero de 1939 y mantienen con variadas excusas, nuestras cunetas llenas de fusilados que no han podido enterrarse dignamente.

Los ancestros, del Sr, Bruno Pérez, junto con muchos otros catalanes estaban organizando la resistencia francesa y alistándose en la Nueve que iba a liberar París de nazis alemanes, fascistas italianos y franquistas españoles.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Me parecia el artículo perfecto, hasta que has relacionado a los catalanes con los judios y los nazis. Esperpentico. Sería de imbéciles mantener a un enemigo ideologico en un puesto tan importante. Mas, sabiendo lo que os gusta manipular y tergiversar todo lo que cae en buestras manos. Historia, noticias, verdad, etc.

  2. Ayer mismo vi un no-do de la época donde se veía a miles de catalanes homenajeando a franco en la diagonal (bastantes más de los que los indepes llegan a concentrar en la diada de la marmota); el homenaje sería porque “en la más oscura época franquista” no les iba tan mal. Por cierto, a ver cuando devolvéis el patrimonio cultural que durante siglos habéis estado robando en las parroquias aragonesas, chorizos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre