El delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, ha confirmado esta tarde ante la jueza que “no puedo ser responsable del 8-M”.

Franco  ha declarado durante hora y media como investigado por un delito de prevaricación al no prohibir la manifestación del 8 de marzo cuando ya había casos de coronavirus.

De poco a servido que ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado no encontraron causa para la imputación. La jueza ha decidido seguir adelante con el caso.

No está acreditado

Franco ha incidido en que «no está acreditado bajo ningún concepto» que el incremento de casos registrado el 9 de marzo «tuviera que ver con la manifestación», dado que el contagio tarda unos 14 días en manifestarse, y ha subrayado que «se hizo lo que en aquel momento marcaba la ley» y lo que les indicaban los expertos sanitarios. Lo ha hecho ante varias decenas de periodistas, más de 50, que le han rodeado, permaneciendo juntos durante los aproximadamente tres minutos de declaración en los que no se han guardado las distancias de seguridad aconsejadas, pese a que tanto el delegado como los informadores llevaban mascarillas.

El delegado del Gobierno ha explicado que su declaración ante la magistrada ha consistido en «dejar perfectamente claro que la actuación ha sido siempre con arreglo a la ley y a las noticias que se iban teniendo por parte de los expertos». Y ha insistido: «No había elementos ni recomendaciones que llevase a la Delegación a prohibir el derecho fundamental de manifestarse«.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSanto Domingo
Artículo siguienteTras feroces críticas a la ‘paguita’, ni PP ni VOX se atreven a oponerse al ingreso mínimo vital
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

7 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre