El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado este miércoles que el país volverá a confinarse a partir de este viernes, aunque las medidas no serán tan estrictas como en la primavera.

“He decidido que hay que volver al confinamiento que detuvo el virus”, ha dicho Macron.  Los colegios de primaria y secundaria seguirán abiertos esta vez, “con protocolos sanitarios reforzados”, al igual que las guarderías. También se permitirán las visitas en residencias de ancianos, al contrario que en primavera. Para salir de casa, a trabajar, hacer la compra o “tomar el aire”, hará falta una declaración jurada.

El confinamiento en Francia comenzará en la noche del jueves al viernes y durará “como mínimo hasta el 1 de diciembre”, explica Macron. Cada 15 días se evaluarán las medidas y se decidirá si hay que endurecerlas o se pueden aliviar, especialmente en lo que concierne a los comercios.

El objetivo, dice Macron, es “reducir fuertemente la transmisión, pasar de 40.000 a 5.000 contagios diarios y reducir significativamente los ingresos en hospital”. El presidente asegura que las fronteras interiores en el espacio europeo “seguirán abiertas” pero, “salvo excepciones, las exteriores permanecerán cerradas. Evidentemente, los franceses en el extranjero podrán seguir volviendo al territorio” francés, ha agregado, sin dar más especificaciones. Este jueves Macron prevé discutir con sus socios europeos estas medidas, según ha anunciado. 

Anne Hidalgo, alcaldesa de París, ha escrito en Twitter que “El presidente de la República acaba de anunciar el reconfinamiento. Más que nunca, el servicio público municipal estará al lado de los parisinos, las familias, los jóvenes, los más vulnerables y todos los que ya están muy afectados por la crisis”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre