En un vídeo difundido por su cuenta de Twitter, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, junto al opositor Leopoldo López, hizo un llamamiento a la rebelión militar contra Nicolás Maduro desde el exterior de la base militar La Carlota, que nunca estuvo bajo el control de los sublevados.  Guaidó, por más que afirmara que su «lucha está enmarcada en la Constitución y en la no violencia», y emplazara a las Fuerzas Armadas, «a todos los soldados, a toda la familia militar a acompañarnos en la lucha no violenta. Desde la base aérea de La Carlota que nos acompañen al cese de la usurpación», la realidad es que fracasó porque la cúpula militar no se adhirió al levantamiento.

A su lado se encontraba el líder opositor Leopoldo López, quien fue liberado por militares «a la orden de la Constitución» tras haber sido indultado por Guaidó. López ha afirmó que «el mayor riesgo es continuar con la usurpación de Nicolás Maduro, que representa muerte y hambre». A lo largo de la jornada, López desapareció de las calles y, en primer lugar, se refugió en la embajada de Chile y, horas más tardes, se desplazó a la de España, donde se encuentra en la actualidad. Esa huida, ese dar la espalda a quienes estaban dando la vida en las calles de Venezuela, deslegitimó a López como líder opositor. Una cobardía que también es la demostración de que la oposición venezolana no está unida, y, en algunos casos, está cercana precisamente a quienes se enriquecieron con la corrupción de PDVSA.

Cuando Guaidó hizo el llamamiento de tomar las calles, Leopoldo López fue el primero que huyó cuando vio que el levantamiento había fracasado y Guaidó, por otro lado, desapareció cuando su lugar estaba en la vanguardia de las barricadas como hizo en su momento Simón Bolívar, mientras el régimen reprimía con violencia las manifestaciones. No se puede incitar a una rebelión y no ponerse en la primera línea junto al pueblo que, en realidad, es quien ha derramado su sangre.

¿Cuál será el próximo movimiento de Leopoldo López? ¿Intentar que el gobierno español le saque clandestinamente de Venezuela para traerlo a nuestro país y vivir con el dinero que su padre ha estado recaudando junto a abogados que, casualmente, también defienden a bolichicos que se enriquecieron bajo el paraguas del ex ministro chavista Rafael Ramírez o que trabajaron para el régimen de Maduro antes de instalarse en España?

Sin embargo, Juan Guaidó aún no ha acometido una de las principales acciones que anunció cuando accedió a la presidencia interina de Venezuela: la congelación de las cuentas de los ciudadanos que se enriquecieron a través de la corrupción, sobre todo de los que lo hicieron bajo el amparo de Rafael Ramírez y de PDVSA, la empresa petrolera venezolana. Esos ciudadanos, los llamados «bolichicos» o «boliburgueses» están operando con total impunidad desde España con el dinero hurtado al pueblo y, según informaciones con las que cuenta Diario16, estarían apoyando a la lucha de Juan Guaidó.

Esos ciudadanos venezolanos que están operando desde España, además, se han acercado, a través de regalos o prebendas, a los partidos políticos de la derecha española. El Partido Popular, por ejemplo, protegió a Rafael Ramírez en sus estancias en Ávila, tal y como adelantó este medio. Medios de comunicación venezolanos en España han llegado, incluso, a publicar portadas en las que se podía leer «Pablo Casado, rumbo a la Moncloa».

La presencia de Leopoldo López en el llamamiento de Guaidó genera dudas, no sobre él, sino sobre quien le representa legalmente desde España, puesto que se trata de un despacho de abogados que también tiene como clientes a alguno de esos bolichicos que ahora pretenden subirse al carro de Guaidó, en concreto, a Jorge Neri.

Diario16 dispone de información que demuestra la vinculación del venezolano con Ramírez y, por lo tanto, es la prueba de que la lucha de los derechos y la libertad del pueblo venezolano podría estar financiada por, precisamente, estos bolichicos que se han enriquecido gracias a la corrupción y que han traído su dinero a España a través países como Hong Kong, Luxemburgo o Panamá. Hay que recordar cómo este dinero fue canalizado, por ejemplo, a través de Andorra, hecho que desencadenó el Caso Banco Madrid o por medio del BPA, tal y como desveló la periodista venezolana Maibort Petit al publicar los movimientos de estas cuentas en favor de empresas pantalla propiedad de los bolichicos, algunos de ellos asentados en España como, por ejemplo, Nervis Villalobos:

El caso concreto de Jorge Neri es significativo, puesto que, durante el mandato de Ramírez en PDVSA, fue uno de los más importantes socios de Baldo Sansó, cuñado y administrador del ex ministro chavista, en la creación de empresas en diferentes países a través de las cuales canalizar, presuntamente, el dinero sacado de Venezuela. Eso lo podemos ver en diferentes documentos como, por ejemplo, un correo enviado por Neri en octubre de 2013, al que ha tenido acceso este medio, en el que Neri trata sobre una campaña internacional de comunicación y promoción de PDVSA y de Venezuela. Ese mail fue enviado a un editor español y en copia estaba Baldo Sansó, el cuñado de Ramírez. Uno de los fragmentos del documento dice así: «El objetivo fundamental que se persigue con toda la campaña internacional (propia, según propuesta adjunta y de revistas de renombre), debe ser informar al mundo de la realidad de Venezuela, para tratar de cambiar la percepción de riesgo y con ello bajar la tasa de interés que se le aplica a la deuda de la República y de PDVSA». Para este proyecto salieron de Venezuela, avalados o sin avalar, 10 millones de euros que pretendieron colocar en España a través de alguna de las más importantes entidades financieras.

Igualmente, Diario16 ha tenido acceso, entre otros muchos documentos que vienen a demostrar que Jorge Neri es uno de los bolichicos que representan a Ramírez, y a él mismo,  en este grupo, a un mensaje de WhatsApp del año 2015 en el Jorge Neri que solicitó a un socio el teléfono del presidente de Abanca, el también venezolano Juan Escotet.

Este documento muestra claramente las relaciones de Neri con, en primer lugar, el régimen de Nicolás Maduro (Hugo Chávez murió en marzo de 2013), y, en segundo término, con Ramírez, a través de Baldo Sansó. Sin embargo, ha habido quien ha calificado a Jorge Neri como «gran adversario intelectual del régimen de Maduro», cuando, en realidad, trabajó por y para el régimen. El periodista venezolano Alek Boyd, ya mostró en las mismas fechas en que se envió ese correo electrónico las relaciones de la familia Neri con el régimen de Maduro:

En los últimos tiempos Neri, al igual que otros bolichicos, se ha acercado a algunas de las diferentes facciones de la oposición venezolana. En concreto, en España se ha acercado al entorno de Leopoldo López por medio de su abogado que, además, también defiende al opositor, un letrado que está actuando como «lobista» de algunas facciones de la oposición venezolana, como lo demuestra su actividad como promotor de encuentros con importantes personalidades de este país y, sobre todo, por su cercanía con Juan López, a quien en ciertos círculos de Madrid ya se le conoce como «el recaudador» y que es asiduo a estos encuentros —en los que se recauda dinero—, junto con algunos de los bolichicos venezolanos que operan en España.

En esos eventos en los que participa el padre de Leopoldo López, según ha podido saber Diario16 a través de diferentes fuentes, se recauda dinero con promesas de futuros negocios que se harán en Venezuela una vez que la oposición alcance el poder, es decir, que se están utilizando las mismas tácticas que, por ejemplo, se usaron en la trama Gürtel en la que los empresarios pagaban al PP para asegurarse de contratos públicos. En el caso de Venezuela, las promesas se hacen en la gestión de los ricos recursos que tiene el país. Por tanto, se está permitiendo un escenario de presunta corrupción de la que sólo saldrán beneficiados los López y los bolichicos.

Según información recogida por Diario16 de diferentes periodistas venezolanos cercanos a la oposición, Juan Guaidó es consciente del intento de algunos bolichicos para acercarse a su causa, incluso de la relación familiar existente entre algunos de los más importantes opositores con boliburgueses. Tal es el caso de Leopoldo López que es primo de Alejandro Betancourt. El presidente interino de Venezuela cometería un grave error si permitiera que estas personas financiaran su causa porque, si lograra su objetivo de derrocar a Maduro, intentarían entrar en las instituciones para controlar el país y seguir enriqueciéndose con sus recursos. El propio Ramírez ya se postuló para una candidatura en la que, según él, iba a representar al «chavismo».

Para despejar todas las dudas, Guaidó tiene solicitar de manera urgente a los gobiernos que le reconocieron la congelación total de las cuentas de estos bolichicos y recuperar el dinero que se llevaron de Venezuela. Muchos de ellos han montado empresas en la Unión Europea que, presuntamente, utilizan para blanquear el dinero que tienen escondido en paraísos fiscales. No obstante, cometería un grave error si encargara ese cometido a despachos de abogados o a personas que representan a estos ciudadanos venezolanos enriquecidos con la corrupción de PDVSA.

Las sensaciones y las sospechas de que la rebelión de Guaidó es una lucha de la burguesía contra los militares parece que se van certificando. Realmente esta es una rebelión de los bolichicos que pretenden seguir enriqueciéndose. En realidad, se trata de una lucha entre los que se hicieron millonarios con la corrupción de PDVSA contra los que se están enriqueciendo ahora con la corrupción de Maduro. Es decir, una lucha entre corruptos por el control del botín de los recursos de Venezuela que ha colocado al pueblo como rehén, al pueblo que llena con su sangre las calles del país.

1 Comentario

  1. …Y la embajada de borbonia sirviendo como refugio de golpistas. Además de servir para blanquear el robo a Venezuela de los golpistas. Golpistas que pretenden justificarse con una constitución a la cual traicionan con sus actos cuando les conviene: Igual que en borbonia, hacen los franquistas. Amparados por el gran terrorista americano.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre