“In” es un prefijo negativo que niega la palabra a la que acompaña: inofensivo, inverosímil, informar… Si, según la RAE, informar es “dar noticia de algo” mientras que formar significa “dar forma a algo, preparar intelectual, moral o profesionalmente a una persona o a un grupo de personas”, comprendo por qué la formación que hemos recibido la Generación X hace aguas frente las ​fake news que fabrican o se tragan nuestros medios de incomunicación.

En parte, la explicación la daba la Ministra de Educación y FP, Isabel Celaá tras participar en Enlight_ED (Encuentro internacional de Educación, Innovación y EdTech) esta semana, al tuitear: “la escuela debe formar ciudadanos activos, éticos y preparados para el futuro”, lo cual, a priori, ya me parecía muy bien. Hasta que leí la respuesta de G. Lavín: “la escuela debe enseñar, formar ciudadanos cultos, críticos y autónomos. El conocimiento, el saber enciclopédico, el pensamiento crítico… estos conforman la función esencial de la escuela. No es una fábrica de obreros analfabetos, precarios, acríticos…”

Quizá la educación nos forma informándonos del futuro que podemos obtener, hipotecando nuestro presente, teniendo cuidado de que las expectativas nublen el juicio crítico con la finalidad de no generar frustración.

Como buen bocachancla que soy, me atrevo a plantear unas sugerencias para inspirar prácticas que eviten que nos traguemos las ​fake news que crean o se creen los medios de incomunicación que leemos o escuchamos con la intención de formarnos una opinión de la realidad.

Empecemos por las personas de 0 a 9 años:

  1. 1)  Evita engendrar hijos cuando toque por tu edad o porque te aburras en el confinamiento o quieras dar una segunda oportunidad a la relación.
  2. 2)  Rehúsa mentirles, les puedes premiar a final de año por su comportamiento acorde con tus valores, sin tener que ser parte de la gran mentira de San Nicolás, Papá Noel y los Reyes Magos. Se empieza por ahí y se acaba a los 40 años en el ​coach​.
  3. 3)  Razona tus planteamientos: aunque no sepan hablar, te comprenden perfectamente.
  4. 4)  Si cada uno percibimos la realidad de forma diferente, ¿por qué los problemas de matemáticas sólo tienen una solución? Al final, los niños se acostumbran a decir lo que los padres, los profes o los jefes quieren escuchar, escondiendo su talento y su don.
  5. 5)  Dales autonomía real para que elijan lo que quieran, aunque esté en contra de tus valores, religión, orientación sexual, etc… ¡respétales! Sí, antes de los 10 años.
  6. 6)  Enséñales a convivir con sus decisiones pasadas, para que vivan en el presente sin dudar ni siquiera cuando se den cuenta de que no se cumplieron sus expectativas.
  1. 7)  Enséñales a relativizar lo que opinen los demás, empezando por tus opiniones y siguiendo por lo que lee en Internet.
  2. 8)  Cuando surja el conflicto, no actúes como hicieron tus padres contigo, sacando la zapatilla, ahora quitándoles el móvil o similares.
  3. 9)  Si plantean algo diferente a lo normal, escúchalos aunque no les comprendas, puede que su don y su talento empiecen a florecer.

Ahora, con los niños a partir de 40 años, obesos de​ fake news:​

  1. 1)  Elige qué prefieres: que sigan dándote masticada la visión de la realidad o empezar a formar tu propia opinión. Lo primero es mucho más cómodo, ya que te expones menos al qué dirán.
  2. 2)  Práctica alguna de las sugerencias para las personas más jóvenes, nunca es tarde para ser uno mismo.
  3. 3)  Al despertar cada mañana, decide que va a ser un gran día, así tú cerebro evitará dejarse influir por los Whatsapps o noticias sensacionalistas que no tienen nada que ver con la ejecución de tu talento en tu día a día, llevándote a discusiones inútiles con perfiles de redes sociales que desconoces mientras el regalo de la vida, tu presente, se escurre entre tus dedos.
  4. 4)  Destina cinco minutos de tu tiempo a leer las cabeceras de tu medio preferido y el que crees que es la antítesis. Así irás prevenido y comprobarás que un mismo hecho se puede contar de dos maneras completamente opuestas.
  5. 5)  La mayoría de tus conocidos están tan centrados en alcanzar su futuro que les dan igual tus problemas personales. Relativiza el qué dirán.
  6. 6)  Del fracaso no se aprende, sirve para contar batallitas y para hacer callo para la siguiente vez que te estampes. Así que aprende a relativizar tus expectativas, para evitar frustraciones.
  7. 7)  Duda del meme de turno que pone a parir tus valores, pero nadie firma con nombre y apellidos, o del que asegura que X ha dicho Z. Así como de la publicidad encubierta en las noticias que empiezan por “un estudio afirma…»
  8. 8)  Visitar el Instagram de Yash Mathur, diseñador de la gráfica que encabeza esta columna, y tan bien la resume. Muy interesantes otras gráficas con doble perspectiva.
  9. 9)  También puedes crear tu suerte, cuestionando todo este texto: tu realidad es solo tuya.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorTenemos un nuevo hospital!
Artículo siguiente¿Cómo se gestó y consolidó Vox?
Soy abre puertas, se me da bien conectar necesidades con soluciones. Me rijo por tres frases: la de mi madre “la vergüenza pasa y el provecho queda en casa”; la de mi padre, “la persona más feliz es la que menos necesidades tiene”; y la mía, “para crear valor hay que tener valor”. En plan profesional, soy FEO (Facilito Estrategias Operativas), conecto innovación con el mercado, mentor y docente en @eoi y @SEK_lab. Emprendedor con mi startup de comida rápida saludable. Autor libro “abre puertas, cómo vender a empresas”. Miembro de @Covidwarriors. En otras décadas organicé en IFEMA la feria Casa Pasarela y fui gerente de un concesionario oficial en Madrid de motos Honda. Licenciado en Dirección y Administración de empresas por CEU San Pablo, diplomado en diseño industrial por IED (Instituto Europeo Di Design), master de comunicación aplicada en Instituto HUNE.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre