Tiene una enorme relevancia el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), toda vez que es el Organismo que garantiza parcialmente el cobro de las indemnizaciones y/o salarios adeudados a los trabajadores en los casos de que, tras su despido o extinción contractual, la empresa carezca de patrimonio suficiente para hacer frente a las mismas, una vez que ha sido declarado por el Juzgado correspondiente incursa en estado de insolvencia.

Este Organismo se creó en el año 1976, si bien su mayor concreción se realizó en 1978 y fué ya en el Estatuto de los Trabajadores de 1980 en el que se concretó la redacción del mismo, aún vigente. Y hay que indicar que este Organismo se nutre con las aportaciones empresariales del 0,2% de la base de cotización por enfermedad o incapacidad del trabajador. Por tanto, su viabilidad económica va en relación directa con el número de empresas cotizantes y la cuantía de los pagos a los que debe hacer a los trabajadores, sin perjuicio del derecho que le asiste a resarcirse en el patrimonio de las empresas declaradas insolventes, resarcimiento que por razones obvias suele ser claramente insuficiente.

Fué en el año 2006 cuando se alcanzó el techo máximo de prestación y, con la Reforma Laboral del PP de Rajoy, cuando alcanzó sus mínimos de prestación. Usando estos dos parámetros, vamos a exponer un cuadro ilustrativo de antes de la Reforma y después de la Reforma.

Año 2006 Año 2012
Indemnización 30 días/año, con el tope de 12 meses. A razón del triple del salario mínimo interprofesional (SMI). 30 días/año con el tope de 12 meses. A razón del duplo del salario mínimo interprofesional (SMI).
Salarios 5 meses, a razón del triple del salario mínimo interprofesional (SMI). 4 meses, a razón del duplo del salario mínimo interprofesional (SMI).

Es fácil de apreciar que el recorte de prestaciones realizado por Rajoy fué cuantitativamente muy sustancioso. Lo que ocurre es que hay un factor que tiende a eliminar esa rebaja tan sustancial, toda

vez que el salario que se tiene en cuenta para calcular los pagos de este Organismo es el SMI. En el año 2006 la cuantía de éste era de 540,90 € … pero el presente año este salario ha sido elevado por el actual Gobierno a 950,00 €, con la promesa electoral de seguir incrementándolo. Es decir, que de facto el recorte de los pagos ha quedado compensado e incrementado por el más de un tercio que ha subido el SMI.

La situación económica en la que presumiblemente va a quedar sumida la economía española tras el COVID-19, ya hemos indicado que va a ser devastadora, con lo que se va a producir un elevado número o bien de cierres de empresas o bien de despidos o extinciones contractuales de trabajadores, de cuyas indemnizaciones y salarios pendientes de pago no podrán afrontar tales empresas, con lo que el único Organismo que da cierta garantía de cobro parcial de los mismos es el FOGASA, y no es excesivo, tampoco presumir, que este Organismo va a tener dificultades de financiarse en cuantía suficiente para afrontar tales pagos.

En consecuencia, naturalmente que sería posible restituir la Reforma de Rajoy en el pago de prestaciones de este Organismo, pero es previsible que tampoco aquí se produzca la derogación de la Reforma llevada a cabo por éste, no ya sólo porque incrementaría las responsabilidades de este Organismo que harían peligrar su supervivencia sino porque, incluso ésta podría tener que ser suplida por aportaciones del Estado, que no harían sino que elevar el déficit público. Así que, nos encontramos en presencia de otro aspecto de la Reforma laboral que no va a ser abordada por el actual Gobierno.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre