La Fiscalía de la Audiencia Nacional investigará si puede haber un delito de rebelión en las actuaciones de protesta de los Comités de Defensa de la República (CDR), que en los últimos días han cortado carreteras y ocupado peajes para reivindicar la libertad de los políticos presos por el «procés».

El ministerio público ha explicado en un comunicado que esas actuaciones pretenden subvertir el orden constitucional y que la Fiscalía, como garante del mismo, «actuará con contundencia» para llevar a sus autores ante la Justicia.

Fiscalía considera que las acciones llevadas a cabo por los CDR «pudieran constituir delitos de rebelión, malversación y otros delitos contra el orden público».

Durante ayer y hoy, un grupo de activistas han ocupado varios peajes, como el de la autopista AP-7 a la altura de La Roca del Vallès (Barcelona) y otros puntos de la provincia de Tarragona, o el de la C-32 a la altura de Sitges (Barcelona), en dirección a la Ciudad Condal, y han levantado las barreras para permitir que los vehículos puedan circular sin tener que pagar.

Estos hechos, para la Fiscalía, «ponen en peligro no solo la paz pública y el orden constitucional, sino la misma esencia del sistema democrático».

Por todo ello, y aunque el ministerio público no ha especificado cuántas diligencias ha abierto por el momento, sí que ha concreta que la Fiscalía de la Audiencia Nacional, «con el apoyo de la Fiscalía General del Estado», investigará junto a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado «estas conductas, más allá de las meras y concretas acciones individuales».

«No puede obviarse el hecho de que con su actuar lo que se pretende es la subversión del orden constitucional, amparando y ensalzando con violencia a personas judicialmente investigadas por los más graves delitos que pueden darse en un Estado social y democrático de Derecho, como es la rebelión», afirman en el comunicado.

«Durante esta Operación Retorno de Semana Santa, vengas de donde vengas, no pagues ningún peaje», señala uno de los mensajes que los CDR ha difundido en los últimos días en su cuenta oficial de Twitter, acompañados de lemas como «No tendrán a quién mandar, si nosotros desobedecemos».

Otra protesta tuvo lugar ayer cuando cortaron la carretera C-13 a la altura de Térmens (Lleida) para celebrar una «procesión» independentista, con cruces amarillas y un paso de Semana Santa en el que portaban una urna como las utilizadas en la votación del referéndum del 1-O.

También, en la AP-7 a la altura de L’Hospitalet de l’Infant (Tarragona), los activistas portaron una pancarta en la que se leía «Bienvenidos a la república catalana».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre