Las conclusiones de las investigaciones adelantadas por el exfiscal Ad Hoc para el caso Odebrecht, Leonardo Espinosa, lo llevaron a presentar a la Corte Suprema de Justicia un revelador informe sobre las pesquisas e indagaciones que desarrolló durante los cinco meses en que estuvo en el cargo, según las cuales se han descubierto serias omisiones que se concretarían en graves denuncias por las que el exfiscal Néstor Humberto Martínez deberá responder.

Aunque el exfiscal Espinosa ha dicho que no es exacto que haya remitido copias a la Corte Suprema de Justicia de Colombia contra el exfiscal Martínez, sí dijo que envió la denuncia del senador Jorge Enrique Robledo a la Comisión de Acusaciones, por cuanto su despacho carece de competencias para este trámite. En lo que estuvo claro y contundente fue en reconocer que solicitó la investigación contra los dos delegados del ente acusador por las omisiones en el proceso contra el ex congresista Otto Bula, los fiscales Álvaro Betancur Martínez y Daniel Ricardo Hernández Martínez.

Espinosa informó de que, mediante una comunicación dirigida al Fiscal Jefe de la Fiscalía Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, Fabio Espitia Garzón, se remitieron copias contra Daniel Ricardo Hernández Martínez y Álvaro Betancur Martínez, fiscales delegados ante el Tribunal Superior de Bogotá, al encontrar omisiones manifestadas en la no imputación de los delitos de blanqueo de activos y acuerdo para delinquir contra el señor Otto Nicolás Bula Bula. Para el ex fiscal Ad Hoc la tarea consistió en revelar hechos que pueden tener algún tipo de irregularidad, sobre todo en la forma en que actuaron los funcionarios.

Por otro lado, según sus averiguaciones en el proceso contra las ex ministras Gina Parody y Cecilia Álvarez, se presentaron varias irregularidades, razón por la que ordenó la reactivación del mismo. Según informó a la Corte, encontró nuevas pruebas contra las exministras, porque otras autoridades hallaron causas para abrir investigación. Por otro lado, Espinosa declaró ilegal el archivo porque las razones aducidas por los Fiscales a órdenes de Martínez Neira requerían del control previo por parte de un juez de garantías, que nunca lo tuvo.

De acuerdo con estas informaciones la investigación estaría bastante avanzada y se espera que, con la revisión final de los resultados obtenidos hasta ahora, se presenten certezas para llegar a un escenario de imputación de cargos. Para Espinosa la orden de archivo se emitió por un razonamiento de atipicidad subjetiva lo cual no era procedente por estar vinculado a una causal de pérdida de facultad procesal que debía pasar por el control judicial. Para su despacho, la cooperación de la policía judicial ha llevado a nuevos elementos de convicción y se calcula que, en el curso de estas averiguaciones, aparezca la opción de llegar a la audiencia de imputación e incluso a que se produzcan detenciones.

Cuando se empezaron a revisar los documentos en el despacho del fiscal Ad Hoc se comenzaron a evidenciar ciertas demoras en el trámite de órdenes de captura o en el registro de las mismas, a la hora de acudir a las instancias pertinentes para el tema de circulares con apoyo de Interpol que, a su juicio, no tenían ninguna explicación diferente a una negligencia obstructiva. De esas circunstancias fue informado, en su momento, el fiscal Martínez Neira para que compartiera o le solicitara explicaciones a los fiscales que tenían a su cargo estas investigaciones.

El informe del fiscal Leonardo Espinosa enviado a la Corte Suprema de Justicia, contiene una relación detallada de sus actuaciones como coordinador de las investigaciones del caso Odebrecht, sobre hechos relevantes de su gestión como el impulso que le dio a la intención del exsenador Bernardo Miguel Elías Vidal de colaborar con la Justicia respecto del capítulo de los sobornos de Odebrecht que no se pueden ocultar y que han salpicado a políticos y a campañas presidenciales.

Algunos apartes del documento de Espinosa dan cuenta de los actos de colaboración ofrecidos por Bernardo Miguel Elías Vidal, y de las reuniones que se mantuvieron con la abogada Silvia Margarita Rugeles, para agendar el cronograma de declaraciones juramentadas del conocido “Ñoño” Elías, condenado por la Corte a 6 años y 8 meses de prisión por cohecho y tráfico de influencias.

Las declaraciones de Pizano sobre Odebrecht

Por otro lado, el informe del fiscal Ad Hoc revela que en el caso de las “Coimas” (expresión utilizada en Latinoamérica para referirse a los sobornos) se evidencia que los fiscales a cargo de Néstor Humberto Martínez cometieron irregularidades al no imputar el delito de blanqueo de activos, que es el más grave, con mayor pena, que no es excarcelable y que tiene múltiples consecuencias negativas.

Según Leonardo Espinosa, los fiscales a órdenes de Martínez Neira cometieron serias irregularidades en las órdenes de captura de los directores brasileros de Odebrecht que actuaron en los sobornos trasnacionales en Colombia. De acuerdo con sus averiguaciones, existieron actuaciones indebidas en el trámite de las órdenes de captura contra Eder Paolo Ferracuti, Marcio Marangoni y Amilton Hideaki Sendai. Estas pesquisas reflejan la relación insuficiente de hechos jurídicamente relevantes para los cargos objeto de la acusación, y la remoción unilateral, y sin acudir a la figura de la preclusión, de conductas punibles que habían sido debidamente formuladas en la audiencia de imputación.

Según este revelador informe del Fiscal Ad Hoc, los investigadores a cargo de Néstor Humberto Martínez crearon radicados internos y diferentes procesos contra los brasileños, con lo cual se creaba un conflicto administrativo que entorpecía el normal funcionamiento del Fiscal Ad Hoc. Espinosa asegura que estas alertas se las comunicó a Martínez y a sus delegados y que ellos nunca contestaron. Estas inconsistencias administrativas condujeron a irregularidades en el trámite de las órdenes de captura de los brasileros. Para Espinosa se observa “escasa o casi nula actividad investigativa” en los procesos de los brasileños “los cuales a la fecha siguen en etapa de indagación. De esta comunicación nunca se recibió respuesta por parte del entonces Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira”.

En círculos de la Fiscalía se preguntan si estas actuaciones, que reflejan lo que llama el senador Robledo “encubrimiento” por parte de Martínez, Betancur y Hernández, fueron conducidas con el mismo rasero con que se actuó contra Carlos Mattos, ya que, extrañamente, son los mismos fiscales que actuaron ilegalmente en el caso Odebrecht. Incluso la defensa de Mattos había pensado en solicitar un Fiscal Ad hoc porque encontraban similitudes en el tratamiento del caso, en la falta de rigor y exceso de subjetividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =