La entrada ayer en prisión de Rodrigo Rato y del resto de encausados por las tarjetas black de Caja Madrid cierra el círculo a uno de los máximos exponentes de la corrupción a través de las cajas de ahorro del todo el país. Es el final de un hombre todopoderoso, que alcanzó los niveles más altos en el ámbito político y económico.

Aviso para navegantes de quienes, y especialmente de la mano del PP, pero no únicamente, creyeron en los 90 y el principio del nuevo siglo que todo era posible.

Final de la historia de éxito

Llega así el final de la historia de éxito del ex vicepresidente del Gobierno de la época de José María Aznar, Rodrigo Rato, que llegó a presidir el Fondo Monetario Internacional, para acabar al frente de la entonces próspera Caja Madrid.

El altivo Rodrigo Rato ha pedido públicamente perdón minutos antes de ingresar en la madrileña cárcel de Soto del Real para cumplir su condena de cuatro años y medio de prisión por el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid.

Pido perdón a la sociedad y las personas que se hayan podido sentir decepcionadas o afectadas”, ha asegurado Rato respecto a su gestión al frente de Caja Madrid y, más tarde, de Bankia, y ha explicado que acepta sus obligaciones con la sociedad, en alusión a la pena confirmada hace tres semanas por el Tribunal Supremo.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLos taxistas ganan la batalla ante Uber y Cabifay
Artículo siguienteDimite la directora de la “residencia de los horrores”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre