sábado, 31julio, 2021
26.9 C
Seville

Filomena, al igual que el coronavirus, pone en evidencia el fracaso de las políticas ultraliberales en Madrid

El sector público está bajo mínimos tras los sucesivos gobiernos del PP

- Publicidad -

análisis

El Repaso del 30 de julio: información importante sobre contagios en personas vacunadas, vacunación a embarazadas y protección

Como cada día en El Repaso ponemos el foco en aquella información que consideramos ha de ser explicada y desarrollada. Hoy, especialmente ponemos el...

El caso Kitchen airea las vergüenzas de la Justicia española

El juez García Castellón ha dejado el caso Kitchen en nada. Es cierto que prosigue la investigación contra el ex ministro de Interior Jorge...

La pobreza de Salamanca a 350 metros de la foto de familia en la Cumbre de Presidentes

Ciudades cultas, monumentales y muy bien cuidadas, como la de Salamanca, esconden, sin embargo, mucha pobreza. Son los contrastes de las políticas del PP...

¿Quién perseguirá la violencia contra la mujer?

La ministra Irene Montero nos anuncia un plan contra la violencia de género (para no perder nunca esta calificación) muy imaginativo. Se basa en...
- Publicidad-

Vecinos que sacan sus palas a pasear para achicar nieve en la calle; gremios de conductores que se agrupan para rescatar coches de las carreteras; taxistas y camioneros que se ofrecen para llevar comida a domicilio a las personas que han quedado aisladas en sus casas. Es la sociedad civil que se moviliza allá donde no está llegando el Estado de bienestar, totalmente desbordado por el temporal Filomena. Cuarenta y ocho horas después de la nevada del siglo, Madrid sigue siendo una ciudad sepultada bajo una inmensa lápida de hielo por la que transitan, de acá para allá, sombras solitarias, tambaleantes, ateridas de frío. Ni un invierno nuclear dejaría una estampa tan desoladora, sobre todo por la noche, cuando las temperaturas se desploman hasta los veinte bajo cero y los mendigos del Metro caen congelados, como los árboles quebradizos del Retiro.  

Filomena, un nevazo de proporciones bíblicas que se recordará durante años y que está poniendo en evidencia la capacidad de todo un país para reaccionar ante grandes catástrofes, ha venido para demostrarnos que España no estaba preparada para una inclemencia meteorológica que en la Europa del norte, en la Europa rica, se afronta con muchos más medios y eficacia que aquí. Si el covid-19 nos ha enseñado que no teníamos la mejor Sanidad pública del mundo –un año después del estallido de la pandemia el personal sanitario sigue en precario y los hospitales saturados− la lección que nos deja el gélido vendaval es que los servicios de emergencia y Protección Civil también estaban bajo mínimos tras años de duros recortes y políticas neoliberales, hasta el punto de que los efectivos han quedado fuera de combate en cuanto han empezado a caer los primeros copos de nieve.

El temporal estaba anunciado desde hacía semanas pero por lo visto decretar el estado de alarma era mucho pedir. El alcalde Martínez Almeida debió creer que la alerta roja solo se activa en caso de invasión comunista y no apretó el botón a su debido tiempo. Si Filomena está siendo un temporal histórico, la imprevisión de los gobiernos de Madrid no lo está siendo menos. Lo que se vivió en las primeras horas de nevada no tiene nombre: autobuses urbanos encallados en la nieve, monumentales atascos en la M30, centenares de personas atrapadas en la carretera, un caos general. ¿Es que a nadie se le ocurrió consultar el parte meteorológico del día, prohibir la circulación en toda la provincia y ordenar que la población se quedara a resguardo en sus casas? ¿Acaso activar el protocolo de emergencia era también una medida bolchevique, como dice la conspicua presidenta regional cuando se opone a las medidas de confinamiento contra la plaga de Wuhan? Claro, es mejor no perder votos que gobernar y tomar medidas impopulares. Es mejor no hacer nada y que la multitud se contagie el coronavirus en infantiles y multitudinarias batallas de nieve en plena Gran Vía, donde el covid campa a sus anchas en un blanco carnaval de peste y muerte que ni el Decamerón de Boccaccio.

Por supuesto, Díaz Ayuso y Martínez Almeida están encantados con la respuesta solidaria de los madrileños, que a través de las asociaciones vecinales se han organizado para tratar de solventar las graves deficiencias de la Administración local y regional. Cientos de madrileños trabajan a esta hora como un solo hombre, como un Ejército improvisado abandonado en las trincheras por sus nefastos políticos. En los momentos difíciles el pueblo siempre supera en valor y tesón a sus gobernantes. Pero eso para el Partido Popular es lo de menos. Que la ciudadanía se remangue y dé el callo con la pala quitando hielo a destajo, y por turnos, es el gran sueño hecho realidad del PP casadista. Patriotismo en estado puro. Todo lo que hagan los sufridos madrileños se traducirá en gastos que se ahorrará Díaz Ayuso; todo el trabajo que recaiga sobre las espaldas de los abnegados vecinos (ya machacados por la tos mortal del coronavirus) es dinero que no saldrá de la Alcaldía y que terminará cuadrando a final de año en los balances municipales. Así se construye la leyenda ficticia de que las derechas gestionan mejor los caudales públicos que la izquierda. Y un cuerno, nada más lejos. Lo que hacen es aplicar la filosofía del puño cerrado, cicatear, tacañear, escamotear a los ciudadanos una inversión necesaria que llegada la hora, cuando estalla una pandemia global o cae una fría glaciación, se echa en falta.

- Publicidad-

Los del PP son pescadores que siempre ganan con el río revuelto. IDA, como buena ultraconservadora que es, no cree en la inversión pública ni en el Estado de bienestar, de modo que no aprenderá la lección de Filomena ni comprará una sola máquina quitanieves para que este sindiós no se vuelva a repetir el próximo invierno. La presidenta vive obsesionada con no rebasar el déficit de su paraíso fiscal castizo y no desea quedar como el “manirroto” Gobierno Sánchez. En todo caso el año que viene, cuando llegue la hija adelantada de Filomena −que vendrá como consecuencia del irreversible cambio climático−, ya habrá privatizado la brigada de excavadoras, los trajes de los operarios, la sopa caliente y hasta la sal que se echa en las carreteras, sacándole así un dinerillo al temporal. Por su parte, Martínez Almeida se conforma con que Sánchez movilice al Ejército. Aquí las chapuzas políticas se pasan a los cuarteles y a otra cosa mariposa. Que estalla una epidemia, que vaya el Ejército; que los de Cañada Real se quedan sin luz, ya irá el Ejército; que cae la nevada del siglo, para eso está el Ejército. Por lo visto, lo de tomar medidas de prevención, coordinar a los efectivos de Protección Civil, prohibir que la población salga a la calle y cortar la circulación de vehículos también debe ser cosa de filocomunistas. Eso sí, el alcalde le pide a Sánchez la declaración de zona catastrófica, que con ese maná de Moncloa se podrán construir unos cuantos hoteles, urbanizaciones para ricos y campos de golf. Que fluya el capital en la capital, que no pare la fiesta ultraliberal ni en medio de un infierno de virus y nieve. El negocio siempre es lo primero. Así reza en el gran catecismo neocon pepero, así se anula un Estado, así se liquida lo público mientras se arenga al pueblo para que empuñe la pala y se lance al Stalingrado madrileño para darlo todo por la patria, como aquellos héroes sacrificados de Chernóbil.

Ignacio Aguado, con total descaro y desparpajo, ya se lo ha dicho alto y claro a la gente: “Si tienes una pala en casa, te animo a que ayudes a quitar nieve”. ¡Quítela usted con sus manitas de manicura, no te amuela!, habría que decirle a este muchacho. Aguado no ha cogido una pala en su vida y envía a otros al frente coronavírico para agarrarse el trancazo mortal en medio de la pandemia. Hay que echarle frescura, nunca mejor dicho. El ministro Ábalos es quien mejor ha definido la desvergonzada forma de hacer política de toda esta gente trumpista: “El señor Casado puede coger una pala, otros pueden hacer un muñeco de nieve. Cada uno disfrutó de la nieve como quiso, otros estábamos trabajando tratando de que fuera más efectivo”. No gaste saliva en balde, don José Luis, que de donde no hay no se puede sacar.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

4 Comentarios

  1. a toda gente que no tenga palas ni sal ni pico que los dan gratis en todas las sedes del pp vox y cs con una foto del casado con la pala y el aguado y el abascal con la bandera ir que se acaban enseguida correr pratiotas

  2. Escribe José Antequera «Ignacio Aguado, con total descaro y desparpajo, ya se lo ha dicho alto y claro a la gente: “Si tienes una pala en casa, te animo a que ayudes a quitar nieve”. ¡Quítela usted con sus manitas de manicura, no te amuela!, habría que decirle a este muchacho»
    Sepa señor Antequera que en los países europeos que nieva de forma habitual «la gente» (incluidos los señoritos como usted) tienen la obligación de limpiar la nieve de delante de sus casas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El brote masivo de Delta en Massachusetts infectó principalmente a los vacunados

La información que estábamos esperando ya se ha hecho pública. Los CDC han compartido el documento donde analizan la incidencia de la variante delta...

El PSOE se supeditará aún más a Pedro Sánchez

Como suele ocurrir en estas ocasiones, la ponencia marco del PSOE para su 40 congreso federal que se celebrará en Valencia los días, 15,...

Y nos quedamos en blanco y negro

Fascinante, es la primera palabra que me viene a la cabeza. El primero que te recibe al llegar al aeropuerto. Un hombre que convirtió un...

Lacerado

Tristes, infelices, con bajo estado de ánimo, lacerados… así nos encontramos las personas de bien cuando escuchamos declaraciones de la derecha defendiendo la presunta...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El brote masivo de Delta en Massachusetts infectó principalmente a los vacunados

La información que estábamos esperando ya se ha hecho pública. Los CDC han compartido el documento donde analizan la incidencia de la variante delta...

El PSOE se supeditará aún más a Pedro Sánchez

Como suele ocurrir en estas ocasiones, la ponencia marco del PSOE para su 40 congreso federal que se celebrará en Valencia los días, 15,...

Y nos quedamos en blanco y negro

Fascinante, es la primera palabra que me viene a la cabeza. El primero que te recibe al llegar al aeropuerto. Un hombre que convirtió un...

Lacerado

Tristes, infelices, con bajo estado de ánimo, lacerados… así nos encontramos las personas de bien cuando escuchamos declaraciones de la derecha defendiendo la presunta...