“Y si yo fuera Eric Boullier: dimitiría, sin que fuera necesario despedirme. El responsable, el que recibe el coche y le da el visto bueno, o debería, es él; y es evidente que lleva muchos años haciendo su trabajo fatal.”, escribíamos en Las Almas y la F1, de Diario16, después del Gran Premio de Francia .

Pero en la rueda de prensa del siguiente gran premio Austria, la segunda de las tres carreras que, demencialmente, se están celebrando seguidas, el buen señor, el banflo de Eric Boullier le decía a la prensa, que ya nos había leído, por supuesto, a los de Diario16, afirmó, sudando y enfadado que no, que él no iba a dimitir.

¿No vas a dimitir, Eric Boullier? No te preocupes, nosotros te dimitimos. Ponte mirando hacia Terranova, agáchate un poco hacia delante. Eso es, así. Patada en el culo y a volar, volar volar, oh gran Eric Boullier.

Desde Las Almas y la F1 llevamos años considerándole el principal responsable del desastre de McLaren, como se explica en el primer párrafo de este artículo. No es que tengamos información confidencial sobre donde compraba los gayumbos Eric Boullier, pero trabajamos desde la cabeza, el corazón y la intuición. Apostamos por Nico Rosberg, y acertamos, en 2016, e incluso antes comenzamos a hacer sonar los tambores de guerra: si McLaren quería tener alguna oportunidad de volver a ser un equipo puntero tenía que librarse de Eric Boullier. Eric Boullier es gafe .

Así que hoy estamos contentos, y sobre todo esperanzados, aunque quizá sea demasiado tarde; pero más vale tarde que nunca como dicen los poemas y las canciones. Ahora se puede soñar, hay una posibilidad, después de haberse librado del gran torpe, el jefe de equipo que jamás -¡ni una sola vez!- admitió su responsabilidad, que cuando el coche iba bien en tal o cual circuito admitía, su sonrisa no especialmente inteligente, que “no comprendía ni sabía por qué”.

Personalmente no tenemos nada en contra de Eric Boullier, y a favor: mucho menos, pero creemos que es una buena noticia. Sea cual sea el futuro hay que librarse de lo que no sirve.

Hoy lo vamos a celebrar en la intimidad de nuestro bar, El Ring, hasta que Julián Chicheri, dueño y amigo, se quede sin reservas de espiritosos.

Otro burbon, por favor. Y adiós para siempre -“te deseamos lo mejor para el futuro” ha dicho burlón Zak Brown- a Eric Boullier.

 

Tigre tigre.

 

Tenemos que empezar pidiendo disculpas, machacándonos la cabeza, porque el artículo de la semana pasada de LAS ALMAS Y LA F1, empezaba como sigue:

“Ya sé que él, Fernando Alonso, está hecho de una pasta especial, extra especial, pero si yo fuera él, por un proceso de metempsicosis me convirtiera en él, creo que no correría en el Gran Premio de Austria de la semana que viene.”

Si yo fuera Fernando Alonso, después del GP de Francia

Somos unos bocazas, unos blandos y unos moñas: lo que hay que hacer en la vida es aguantar y luchar, como ha hecho Rafael Nadal siempre en el tenis y está haciendo -como el héroe que es- Fernando Alonso en la Fórmula1 y en sus incursiones en otras categoría.

¡Bravo de nuevo por la victoria en Le Mans!

¡Y un bravo igual de grande por el octavo puesto del Español Volador en el Gran Premio de Austria 2018!

¡Saliendo del pit-lane!

¡Adelantando nada menos que a Leclerq en pista!

Maravilla también la conducción de Max Verstappen, que ha ganado como un campeón, consiguiendo hacer sobrevivir sus neumáticos donde ha fallado el piloto más apreciado de la parrilla por su inteligencia al conducir, su compañero Daniel Ricciardo.

¡Qué carrera! Los coches estallando como si llevasen bombas dentro. ¡Fuegos artificiales! Los neumáticos despellejándose como suecos en la costa del sol en los años setenta… qué maravilla es es calor…

Los dos Mercedes reventados, los dos Renault reventados, un Red Bull reventado… Bang bang.

Fascinante también la torpeza infinita del estratega de Mercedes, que no mete a Hamilton en boxes en el momento oportuno, le hace perder la carrera y probablemente también es la razón del abandono al obligarle a forzar su Flecha Plateada hasta el paroxismo. ¡Mil collejas para el estratega de Mercedes!

Un buen domingo. Y Vettel vuelve a ponerse primero del campeonato del mundo. Y Ferrari no obliga a Raikkonen a dejar pasar a su “compañero bonito”. Y Mercedes ya no es líder del mundial de constructores.

Bravo. Buena marcha. Divertido divertido divertido.

 

Tigre tigre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − trece =