El que fuera el primer presidente del Gobierno de España por el PSOE, después de la dictadura franquista, parece estar empeñado en dejar su opinión continuamente, y llenar titulares.

No apunta, normalmente, en la línea del partido en el que aún milita y que hoy gobierna en coalición con Unidas Podemos. Últimamente han reaparecido viejos «jarrones chinos» que parecen querer influir en la opinión pública aunque sus ideas generen grietas en las acciones del gobierno. O quizás sea, precisamente eso, lo que pretenden.

La última afirmación de Felipe González tiene que ver con el asunto de Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela en el Gobierno de Nicolás Maduro. Sobre ella había una prohibición de pisar suelo europeo, al igual que le sucede a otros integrantes del gobierno que así fueron sancionados por Europa hace algo más de un año.

El escándalo que está acechando al ministro Ábalos parece no acabar nunca: y ahora se suma, una vez más, el ex presidente Felipe González.

Según acaba de afirmar públicamente, la vicepresidenta del gobierno de Maduro «no debería haber pasado por España». Una afirmación que se hace justo después de conocerse que el juez ha considerado que es importante mantener las grabaciones sobre lo sucedido en el aeropuerto de Adolfo Suárez para poder dirimir lo que ocurrió en el encuentro entre Ábalos y Rodriguez.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre