La osadía de Núñez Feijoo no tiene límites. El presidente de la Xunta de Galicia, destructor de la Sanidad pública en su comunidad,  se atreve a enviar a Pedro Sánchez una “propuesta” de reforma de la Ley Orgánica de Salud aunque, como es lógico dadas las circunstancias, obvia al presidente de su  partido, Pablo Casado, que durante al día de ayer se dedicó a celebrar el auto del TSJM que tumbaba las medidas que, según expertos y técnicos en Sanidad,  son imprescindibles para frenar el avance de la pandemia en la Comunidad de Madrid.

La propuesta, según el Feijóo, persigue “que los presidentes autonómicos puedan adoptar medidas sin asumir riesgos jurídicos”.

No deja de sorprender de Alberto Núñez Feijoo, que a pesar de haber ganado holgadamente las elecciones en Galicia,   tiene un enorme asterisco rojo en su gestión en Sanidad después de haber recortado más de un 21% el servicio de Atención Primaria;   múltiples intentos de privatización,  en algunos casos alcanzado;  rebaja del número de camas hospitalarias; precariedad en enfermería y pediatría; las saturaciones en urgencias que provocaron muertes de pacientes en las salas de espera; un claro  deterioro en la calidad asistencial en las zonas rurales, entre otras barbaridades, tenga la desfachatez de proponer ni una coma a la reforma de la Ley Orgánica de Salud.

El documento que aporta Feijóo consta de 7 folios,  ha sido redactado por “asesores y expertos” de la Xunta y “bebe del Tribunal Constitucional”. La propuesta, que ha sido tildada por el presidente autonómico  como “una herramienta excepcional” a la hora de establecer restricciones de movilidad,  u otros mecanismos contra la expansión del virus.

La reforma que propone el líder del PP de Galicia consta de «dos bloques»: Uno contiene “las medidas” y, el  otro “los requisitos que se deben dar” para poder adoptarlas. El primero incluye el “control de personas enfermas, sus contactos estrechos o las normas que restringen la circulación o las reuniones de personas” y,  el segundo, que tales medidas “se adoptarán con la urgencia que el caso requiera, de forma motivada y serán siempre temporales” y,  “respetarán, en todo caso, la dignidad de la persona”.

Reiterando el argumento que otros destacados populares repitieron públicamente,  Feijoo aseguró que “no tenemos una legislación adecuada y suficiente, hay un vacío de regulación” y que “la legislación española carece de contenidos y precisión para tomar este tipo de medidas”.

Cabe recordar que el presidente de la Xunta de Galicia, hace unos días, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se pronunció en contra de las medidas que había que aplicar en Madrid y sin embargo aplica medidas igual de restrictivas en Ourense ante unos datos que ni se acercan a los de la capital de España.

Así las cosas, también es llamativo que el TSJ de Galicia diera luz verde a las restricciones en la comunidad gallega a contrario sensu al auto emitido este jueves por el TSJ de Madrid en referencia a las mismas restricciones de movilidad.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Dios mio! Feijóo, A Peste, propone entregar la sanidad pública de todo el Estado a las transnacionales de la medicina, tal como hizo y hace en Galicia. Habría que estudiar quienes son sus testaferros, ahí encontraríamos la raíz de tanta maldad y perversidad.

  2. Muchos deberían probar los servicios de sanidad en muchas zonas de nuestro país y después compararlas a la gallega,y ya quisieran muchas zonas un conselleiro de sanidad recién nombrado como tenéis ahí que ha aplicado medidas punteras que todo el país copio.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre