lunes, 15agosto, 2022
25 C
Seville

Feijóo aún no lo sabe, pero Ayuso se lo está comiendo por los pies

La presidenta madrileña contraprograma y matiza cada mensaje que lanza el presidente del Partido Popular

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Feijóo tiene un serio problema y no se llama Pedro Sánchez sino Isabel Díaz Ayuso. La presidenta de la Comunidad de Madrid ya no se comporta solo como un verso suelto, sino que es un voluminoso poemario rupturista contra todo tipo de autoridad, norma o regla establecida. La papisa de Chamberí no reconoce ningún otro poder por encima de ella misma y se mueve con ese tumbao que tienen las chulapas de las zarzuelas al caminar, o sea manos en los bolsillos, parpusa calada, clavel en el ojal y siempre mirando por encima del hombro a todo aquel que pasa por su lado. Ayuso ya piensa a lo grande, viéndose a sí misma como futura presidenta de la nación incluso más aún: como reina misma de España. Isabel III por la gracia de Dios.

La indómita gobernanta castiza liquidó en su día a Pablo Casado y va camino de pasarse también por el esmeril al gallego presuntamente moderado. Así es ella, una mantis religiosa de la política que se traga a sus compañeros de partido y rivales con una voracidad que asusta, una killer del poder que no va a dejar ni uno solo vivo hasta que consiga hacer realidad su sueño de verse en el trono absolutista de la Moncloa. Estos días Alberto Núñez Feijóo está empezando a olfatear el rastro de su propia sangre. Su desleal delfina no solo le contraprograma el discurso, dejándolo en evidencia, sino que impone el suyo propio sin complejos. Si el presidente del PP dice que es preciso sacar la política española del “enfrentamiento y de la hipérbole permanente”, ella echa más leña al fuego de la crispación. Si el líder popular alega que estudiará el plan de ahorro energético de Sánchez, ella compara la medida con los “regímenes totalitarios” y sentencia que Madrid no se apaga porque ello la convertiría en una ciudad pobre, oscura y triste. Cada vez que Feijóo va a dar una paso en su estrategia de oposición tiene que pensar primero por dónde le va a salir la díscola aristócrata de la Meseta, la marquesona de Villa y Corte, la señorona ácrata, rebelde e insumisa que no respeta a nada ni a nadie, ni al Gobierno de España, ni a la Ejecutiva Nacional, ni a su jefe, ni siquiera al imperio de la ley, que ni le importa ni le preocupa porque ella es trumpista y los trumpistas se mean en las reglas del juego democrático.

Ayuso afila la faca y no será que no se veía venir. Cuando Feijóo llegó a la jefatura de Génova 13, tras las reyertas entre casadistas y ayusistas que estuvieron a punto de reventar el PP, todos le susurraban al oído, como con miedo, que esa mujer era un peligro, un problema sin resolver, un constante incordio y una amenaza para la unidad de la familia popular en el futuro. Entonces el pacificador Feijóo optó por lanzar un mensaje de reconciliación, coser el partido, suturar las viejas heridas y remar fraternalmente en la misma dirección aunque el barco hiciese aguas con tanto motín a bordo. Frente a ese discurso dialogante y enternecedor, Ayuso no engañó a nadie, pidió las cabezas de aquellos que habían estado conspirando contra ella y contra su hermano, el de los contratos de las mascarillas, y advirtió que por su parte seguiría yendo por libre como siempre. Una vez más, y como buena libertaria de derechas, se pasó el principio de autoridad por el arco de triunfo de la Puerta de Alcalá.

¿Qué hacemos con ella si sigue en ese imparable proceso de voxización ultra?, estará pensando a esta misma hora Feijóo a la vista de que el mito, el icono pop, la estrella del rock, sigue viniéndose arriba y cada día gana en gancho y tirón entre el electorado de derechas. El líder de la oposición, aunque comulga con la ideología neoliberal ayusista –sagrado derecho de propiedad, deificación del mercado, privatización de los servicios públicos y mínimo intervencionismo estatal– no practica el anarcocapitalismo salvaje que propugna la presidenta de los madriles. El gallego es un hombre de orden poco amigo de la política descerebrada, macarra y gore de su compañera de partido. Por utilizar un símil musical, Feijóo sigue una partitura política clásica, mozartiana, ortodoxa, mientras que Ayuso toca como los Sex Pistols, desafinando, aporreando la guitarra y soltando vómitos de odio contra el sistema sanchista bolivariano. Feijóo está hecho para la ópera y los escenarios más exquisitos y elitistas; la lideresa castiza toca en los garajes, tugurios grasientos y polígonos industriales de los extrarradios, de ahí que asuma su papel de tabernaria y barraquera. Tienen públicos distintos, hablan para votantes diferentes, son personajes creados para proyectos políticos irreconciliables. Uno pretende engatusar al socialista desencantado; la otra quiere recuperar al pepero rebotado, que terminó en Vox, seduciéndolo con propuestas delirantes al más puro estilo Trump como querer recluir el Orgullo Gay en un gueto de la Casa de Campo o las becas para ricos. Ninguna de esas disparatadas ocurrencias propias de la política gamberra ayusista ha gustado a Feijóo. Y sin embargo, ella le marca la agenda todo el rato.

Dicho lo cual, analizado cómo está hoy por hoy el patio genovés, cabe preguntarse qué puede pasar en el futuro con el PP. A corto plazo nada, los populares saben que las encuestas les son propicias, tienen las elecciones prácticamente ganadas y solo necesitan esperar a que estalle la temida recesión de otoño, a que la inflación siga alimentando el descontento en la calle y a que los españoles empiecen a sufrir cortes de luz y agua cuando a Putin le dé por cerrar el grifo del gas. A largo plazo cualquier cosa puede suceder, incluso que salgan a navajazos en prime time, tal como ocurrió hace unos meses con el cruento derrocamiento de Casado. Lo único cierto es que a Díaz Ayuso nadie la va a domar porque sabe que tiene unos cuantos millones de votantes que la siguen fielmente y la respaldan en su evolución hacia el lepenismo nacionalista. Será Feijóo quien tenga que mover ficha y tomar cartas en el asunto llegado el momento. De cualquier manera, este no es el PP unido que nos quieren vender. Hay dos almas que pugnan por hacerse con el cuerpo. Una batalla que promete ser encarnizada.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

6 COMENTARIOS

  1. Son los medios los que construyen, sobre el principio de ningún discurso ni programa, sobre la base de la queja histérica permanente y el apriete de filas a través de la oferta de enemigos, la apariencia de un leader. Feijóo, está tan vació como lo estaba Casado y, a estas alturas, ha demostrado no tener otra cosa que apariencia y ninguna alternativa que ofrecer como gobierno; tan falto de alternativas que el mismo éxito electoral obtenido en Madrid por quien no se diferencia en lo absoluto de Vox (pertenece al mismo sector interno del PP, que ha mantenido la tradición franquista en estado latente en su seno) es suficiente para que el personaje parezca rodeado de una aureola brillante de imágenes religiosas. La peregrinación acabara como acaban todas estas cosas, cuando se vea que los milagros solo son historias de distracción inventadas para el fanatismo.
    Pero de momento, como con Berlusconi, Tramp, o Bolsonaro, la cosa funciona y retrasa toda instauración de avance social que pudiera hacer perder pie a esta derecha ultramontana que no tiene más objetivo que evitar cualquier tipo de cambio. Como Mussolini cuando le preguntaron en su momento en que consistía su programa y respondió que, gobernar Italia, el del la derecha española es exactamente eso el mismo: gobernar España.
    Freud comentaba sobre la Piscología de Masas…., una de las posibilidades de la formación de grupo es ese común que hace posible la identificación entre sus miembros consistente en la “hostilidad hacia alguien o hacia algo”. Es lo que explica la polarización y confrontación identitaria y la demonización y construcción de fobias personales para que mantengan prietas sus filas.

  2. Comentario de un usuario del grupo perdedor de las elecciones autonómicas Madrileñas alentado por un articulista arengando a la plebe a derrocar a la que los condenó al ostracismo, a la nada…
    Le guste o no a ud y muchos como ud tiene pinta que la estupendamente descrita por el articulista será presidenta de este país algún día, a ninguno de los dos, usuario y articulista les gusta esa idea pero…. me da que se van a tener que tragar mucha bilis todavía.
    Feijoó es lo que es….a nadie gusta pero tampoco descontenta, pues eso, un tíbio, un ni fú ni fá, un paso obligado, el presentador de la estrella…
    ¡Ah! y no soy Madrileño, no voto ahí, y poco o nada me importa lo que pase en la capital del Reino, solo opino solo lo que leo.
    No los queda matraca que tragar ni»ná».

      • Llevan privatizando la sanidad, la educación y toda la pesca desde el año 1978, a otro perro con ese hueso que ya soy muy mayor….
        Lo dicho, disfruten de su musa lotitos sistémicos, que repiten sus mantras hasta la saciedad….y se los creen, eso es lo mejor

        • ANDALUCIA BATIO SU RECORD EN DERIVACIONES A LA SANIDAD PRIVADA EN EL 2021 SE GASTO EN ELLOS 200 MILLONES DE EUROS CASI EL DOBLE QUE EN 2019 Y AQUI EN MADRID MAS O MENOS LO MISMO DINERO A LO PRIVADO Y LO PUBLICO CADA VEZ PEOR CERRANDO CENTROS DE SALUD BAJO LA FALSAS EXCUSA DE QUE NO HAY PERSONAL SANITARIO ERES MAYOR DICES NO TE CREO

    • Será, o no será; ya veremos. De momento la realidad es la que es y quien gobierna el país no es la derecha aunque, es cierto, el sistema funciona y en Madrid, ahí tenemos, más destacadamente que en ningún sitio, incomprensiblemente y como comenta Benjamin de Prado, Ayuso tiene la peluquería llena. Lo que no es ninguna garantía de nada sino un hecho sobre el que estamos opinando, como tampoco da valor a la opinión emitida tu propia opinión sobre el lugar desde el que la emites. Hace ya quinientos años que Étienn de la Boétie, describió en El discurso de la Servidumbre Voluntaria como funciona esta dependencia que hace de las victimas el mejor apoyo para el victimario.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído