Cinco de Septiembre de 1946. Isla de Zanzíbar. Hospital Shangani. Jer y Bomi Bulsara acurrucan en sus brazos al pequeño Farrokh, la pareja es feliz, llevan nueve meses esperando este momento. Jer Bulsara siente algo extraño al observar la mirada del recién nacido, en ese mismo momento la joven madre sabe que su hijo será alguien especial. Jer no se equivoca, el pequeño Farrokh se convertirá en Freddie Mercury. Escuchamos los primeros acordes de Bohemian Rapsody interpretada en el concierto de Wembley mientras vemos los ojos del pequeño Farrokh descubriendo el mundo. Fundido a negro.

Este podría ser el comienzo de un no muy prometedor biopic sobre Freddie Mercury. Esta semana el célebre cantante de Queen habría cumplido 70 años y todavía no existe una digna película sobre su vida. En los últimos años ha habido varios intentos de llevar a la gran pantalla la vida de Mercury; Sacha Baron Cohen estuvo mucho tiempo involucrado en un proyecto que no termina de convertirse en realidad. Y si os digo la verdad, a mí me no me entristece esta situación. Tengo que decirlo, salvo algunas excepciones, no me gustan los biopics; es un género del que no soy un gran admirador. Es cierto que muchas de las grandes películas del séptimo arte se basan en personas y hechos reales para desarrollar sus historias. Quiero matizar esto. Cuando me refiero a biopic me quiero centrar en esas películas que basan su existencia en reflejar la vida de personajes conocidos y reconocibles por el gran publico; personajes de los que tenemos una información previa. Hoy estoy creativo, y para que quede claro, voy a renombrar esta rama del biopic que no me gusta como “biopic mediático”. Este subgénero cinematográfico ha invadido nuestras carteleras en los últimos años: Capote, The imitation game, En la cuerda floja, Cantinflas, La vida en rosa, Coco, El hundimiento, La teoría del todo, Selma, Yves Saint Laurent, Grace de Mónaco, Jobs, Diana, Trumbo

¿Por qué no me gusta el “biopic mediático”?. El primer motivo se encuentra en que estos films intentan condensar una vida entera en 90 minutos, y hacer eso interesante para el público es muy complicado. Se agradece que haya biopics que centran sus tramas en momentos concretos de la vida de sus protagonistas (Mi semana con Marilyn, The Queen) o que su guión posea una estructura diferente (Steve Jobs, I´m not there). El segundo motivo es que siempre en estos films se intenta hacer un lavado de imagen del personaje retratado, o se obvian aspectos de su vida que pueden disgustar a las grandes masas. Y el último motivo por el que no me gustan los “biopics mediáticos” es que generalmente no disfruto de las interpretaciones, siento que los actores están constantemente pendientes de ser fieles al personaje original. Estas interpretaciones suelen ganar muchos premios pero para mí les falta frescura; parece todo encorsetado; hay algo que a mí no me engancha. Tras exponer todo esto quiero remarcar que sí existen “biopics mediáticos” que me apasionan: Ed Wood, Diarios de Motocicleta, Bonnie and Clyde, La Red Social, La rosa, Amadeus, Pollock, Bird, Mar Adentro, Frida, Toro Salvaje

Creo que es justo decir que en el género documental es donde se han producido aproximaciones más interesantes, diferentes y arriesgadas a personajes conocidos. Un ejemplo de esto son películas recientes como Janis, Man on Wire, Senna o Amy. Estoy deseando ver la última película del director Asif Kapadia sobre la vida de Maradona.

Mientras llega ese biopic sobre Freddie Mercury, recomiendo a todo el mundo que vea esa joya dirigida por Bruce Weber sobre la vida de Chet Baker llamada Let´s get lost. Este film está rodado en un espectacular blanco y negro y es una perfecto estudio de la figura del inigualable músico de jazz. Let´s get lost es bella, honesta, dura, melancólica, triste, tierna, real… Let´s get lost es Chet Baker, y eso sí es un buen biopic.

Artículo anteriorLa difícil cuadratura del círculo
Artículo siguienteBrasil, un golpe de estado para que vuelva a ser el “patio trasero”
Licenciado en Comunicación Audiovisual, ha sido analista de guiones y también ha trabajado en el departamento de dirección en cine, televisión y publicidad. El trabajo como ayudante de dirección le ha permitido trabajar con directores y directoras de amplia trayectoria dentro del mundo audiovisual. Juan ha cosechado varios premios y más de doscientas selecciones en festivales nacionales e internacionales con sus cortometrajes como director y guionista. Durante un año se mantuvo en la cartelera madrileña la obra de teatro El día que decidí olvidarte, con texto y dirección suyos, una experiencia de la que guarda gran recuerdo. Actualmente, trabaja principalmente como realizador de publicidad para marcas como Bosch, Yves Rocher o Fundación La Caixa, a la vez que busca financiación para sus proyectos de largometraje.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre